Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Un gel y una crema que alisan las arrugas y eliminan las bolsas debajo de los ojos. Aunque lo parezca, no es un anuncio de una nueva crema antienvejecimiento, es un avance científico: una nueva sustancia química que imita la piel humana joven y sana. Lo explica Robert Langer, ingeniero químico del Instituto Tecnológico de Massachusetts: “es un polímero que crea una segunda piel elástica, es transparente e invisible". Es decir, una piel joven, que no ha sufrido los daños del envejecimiento. Lo consigue un gel, que es la nueva sustancia, y encima se echa otra crema. Entre las dos se crea una especie de tirita que se pega a la piel, una segunda capa de piel artificial. Su uso es sobre todo estético, pero también podría proteger pieles con pequeños daños. Isabel Muñoz, responsable del Banco de Tejidos del Hospital de Getafe en Madrid, explica: “se le puede añadir un fármaco para proteger la piel con este polímero y que el fármaco se vaya liberando en la piel”. Esta investigadora lleva años trabajando para crear una piel artificial a base de células humanas. Lo que hacen es aislar todos los componentes de la piel y cultivarlos en un gel que luego, aplicado sobre el cuerpo, podría regenerar, por ejemplo, la piel abrasada por quemaduras graves.ATLAS

Una nueva sustancia que imita la piel humana

Un gel y una crema que alisan las arrugas y eliminan las bolsas debajo de los ojos. Aunque lo parezca, no es un anuncio de una nueva crema antienvejecimiento, es un avance científico: una nueva sustancia química que imita la piel humana joven y sana. Lo explica Robert Langer, ingeniero químico del Instituto Tecnológico de Massachusetts: “es un polímero que crea una segunda piel elástica, es transparente e invisible". Es decir, una piel joven, que no ha sufrido los daños del envejecimiento. Lo consigue un gel, que es la nueva sustancia, y encima se echa otra crema. Entre las dos se crea una especie de tirita que se pega a la piel, una segunda capa de piel artificial. Su uso es sobre todo estético, pero también podría proteger pieles con pequeños daños. Isabel Muñoz, responsable del Banco de Tejidos del Hospital de Getafe en Madrid, explica: “se le puede añadir un fármaco para proteger la piel con este polímero y que el fármaco se vaya liberando en la piel”. Esta investigadora lleva años trabajando para crear una piel artificial a base de células humanas. Lo que hacen es aislar todos los componentes de la piel y cultivarlos en un gel que luego, aplicado sobre el cuerpo, podría regenerar, por ejemplo, la piel abrasada por quemaduras graves.

volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora