Tudela se atrinchera ante la crecida del Ebro

Desde la madrugada de este jueves, Tudela se ha declarado en pie de guerra contra este exceso de agua, desbordándose por toda la localidad. Se han colocado barricadas con sacos de arena y pasarelas en las aceras ante el peligroso acecho del Ebro: con una altura de caudal de casi 8 metros. En el casco viejo esperan lo peor así que los vecinos sacan los coches de los garajes, atrincheran las puertas y ponen los muebles a salvo. Una tensa espera ante lo inevitable. El ambiente de precaución y resignación, rodeados de agua, recuerda a la gran crecida del 2015. Una crecida que ha desbordado las expectativas también en Castejón, donde la virulencia del Ebro ha cortado la nacional 113 y ha roto la mota de contención.