x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Debates

¿Debe continuar Diego Martínez en el banquillo de Osasuna?

FÚTBOL

¿Debe continuar Diego Martínez en el banquillo de Osasuna?

La mala campaña de Osasuna plantea la necesidad de hacer cambios. Entrenador, jugadores, cuerpo técnico... Los rojillos no han logrado el objetivo mínimo de meterse en los playoffs por el ascenso, lo que ha colocado en la picota al técnico vigués.

Fran Pérez A FAVOR
Fran Pérez

DIEGO SÍ

Se ha bajado el telón de la obra de teatro de Osasuna en la temporada 2017/2018. Lo que se prometía en un principio, dado el elenco de actores, un exitazo seguro y varias nominaciones a los premios Txistorra del Balompié se ha quedado en un bluf. Fracaso total, petardazo, desilusión, nubes negras... Y llega la hora de hacer balance. ¿Diego sí?¿Diego no?

Osasuna, salvo el esperpento de temporada de Segunda con Urban, Mateo y Martín, se ha caracterizado por dar cuerda a los entrenadores y aguantar los proyectos. ¡Leñe, si nos hemos comido tres años al 'Macho' Camacho, un técnico cuyo conocimiento de fútbol y apreciaciones en la televisión están a la altura de los discursos políticos del expresidente don Mariano! De ahí que mi voto de confianza vaya para el técnico gallego, siguiendo la línea de funcionamiento de los gestores rojillos en las últimas campañas.

Diego sí. Por supuesto. Con peros, vale. Con algo más de presencia de la cantera rojilla, con menos miedos, con más rasmia, más coaching que hacía Martín. Porque este equipo ha sido el segundo mejor visitante. Porque hemos sido los segundos los menos goleados. Y por una mera y simple cuestión matemática que resumo. El primer año de Diego Martínez en Segunda hizo 53 puntos al frente del filial sevillista. Este año, con Osasuna, ha alcanzado los 64 puntos. A nada que tiremos de calculadora o hagamos las cuentas de la vieja, el próximo año nos vamos a los 75 puntos siguiendo la progresión lógica. ¿Saben con cuántos puntos han subido Rayo y Huesca este año? 76 y 75. Ahí lo dejo...

Además, los proyectos necesitan continuidad. Y esa continuidad necesita de un director técnico. Qué mejor que Diego apuntale lo que sabe que necesita el equipo, que se traiga lo que no se tiene, un portero, algún lateral izquierdo, un centrocampìsta estilo Borja Lasso y que se apueste por la gente de casa para hacer un proyecto bonito e ilusionante. Porque la temporada 2018/2019 en Segunda va a ser de muchos quilates. Málaga, Las Palmas, Dépor, Mallorca, los que se quedan y los que no suban de Valladolid, Sporting, Numancia y Zaragoza. Ahí es nada. Repitan conmigo: "Diego sí. Hasta subir..:".

Javier Iborra EN CONTRA
Javier Iborra

DIEGO NO

El fracaso de Diego Martínez es inapelable. Sin subjetividad. Basta con atenerse al argumento repetido hasta la saciedad durante toda la temporada por el propio Diego de que “lo único importante son los puntos”. Los puntos no han dado. No han sido suficientes. Suspenso.

Pero vamos a ir más allá. Estamos en junio, así que tenemos el “permiso” de los directivos y del director deportivo para hacer balance. Antes no se podía hacer, por lo visto, aunque poco o nada ha cambiado del Diego de hace un mes al de ahora, solo con la diferencia de que Osasuna entonces todavía tenía opciones de meterse en el playoff -y quién sabe si lo hubiera logrado con un cambio de timón- y ahora, por desgracia, no.

Para analizar la actuación del técnico voy a fijarme en varios parámetros: su capacidad como alineador, como táctico, como preparador físico, como motivador y como líder frente a la afición.

Como alineador, su actuación no aprueba. No se entiende que un jugador pueda estar 37 jornadas sin jugar y luego sea titular en la fase decisiva de la Liga -Miguel Flaño-, ni que Barja pase del once inicial al ostracismo, ni que tres delanteros coincidan sobre el campo aunque el sistema pida otro tipo de jugadores.

Como táctico tampoco convence. Ha probado con varios sistemas y no ha dado con la tecla. Ni ha tenido una idea firme ni ha sacado ningún partido a la flexibilidad. Lo único que ha conseguido es difuminar al equipo en varias fases de la temporada.

Como preparador físico, su equipo de trabajo no ha conseguido que Osasuna supere en ese apartado a ninguno de sus rivales y el trabajo individualizado tampoco ha dado frutos: Roberto Torres, Fran Mérida y Borja Lasso, los jugadores de más calidad -y quizá menos gasolina-, han dado muestras de estar con el depósito vacío en demasiados partidos.

Como motivador obtiene una de sus notas más bajas. Contra el Lorca y contra el Valladolid, en dos partidos en los que Osasuna debía haber sido un volcán, el equipo estuvo más frío que un iceberg. En la línea de toda la temporada, por cierto.

Y como líder frente a la afición, como “amo” de la sala de prensa, el suspenso también es rotundo. Sus excusas recurrentes, su contraproducente insistencia en calificar cualquier partido de “final” y su constante referencia a “la importancia de los puntos” por encima del juego han derivado en una falta de conexión con la grada más que evidente.

Cinco parámetros concretos, cinco suspensos, y en el objetivo general, un fracaso. Demasiadas contras como para mantener a Diego en el puesto.


La votación esta cerrada
A FAVOR 75 %
EN CONTRA 25 %
4 Votos

COMENTARIOS A FAVOR
COMENTARIOS EN CONTRA
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+