Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

¿Deberían regularse los deberes para los alumnos como proponen PSOE y Ciudadanos?

A FAVOR
Tere Bermejo

Cada inicio de curso se reabre un hasta ahora estéril debate en relación al exceso o no de deberes escolares. Lejos de que se convierta en un simple interrogante que se difumina conforme avanza el periodo lectivo, los partidos políticos pueden servir de altavoz para que se deje de obviar un problema que afecta de lleno al día a día de muchas familias. Es necesario plantear la necesidad de que los escolares no dediquen tantas horas a los deberes, en muchos casos centrados en tareas repetitivas y memorísticas.
¿Es más listo el que más deberes hace? ¿Aumenta el rendimiento académico de quienes ‘meten’ más horas en casa? No parece que las estadísticas respalden una respuesta afirmativa a estas cuestiones. Los escolares, especialmente en Primaria, deben tener tiempo para disfrutar de otras actividades una vez que terminan las clases, tiempo para jugar, para estar con sus familias… Si los adultos reclamamos desconexión tras la jornada laboral, ¿cómo no les vamos a conceder a nuestros hijos esa misma desconexión?
Depositar toda la responsabilidad en los docentes, sin un marco que regule una cantidad de tareas proporcionada a cada etapa educativa y encaminada a mejorar aspectos como la creatividad o el espíritu crítico o de investigación, es dar la espalda a un problema real. El horario lectivo debería ser suficiente para que el docente enseñe los contenidos y el alumno los asimile. Resultaría conveniente establecer unos parámetros comunes que ayuden a que los escolares no perciban los deberes como una carga, sino como una forma de avanzar en su aprendizaje sin ver coartado su derecho al ocio.
En Contra
Sara Sánchez

En las últimas décadas, hemos vivido una vorágine de leyes educativas al calor de las ideologías propias de cada gobierno. A los ciudadanos de a pie nos resulta imposible recordar tanta sigla: la LGE, la LODE, la LOGSE, la LOCE, la LOE y, finalmente, la LOMCE, la tan traída y llevada Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa. ¡Cómo nos gusta debatir en este país! ¡Dónde habrá quedado aquella bonita esperanza del pacto por la Educación! Ahora, le ha tocado el turno a los deberes. Sí, también hay que regularlos. ¿Diez minutos en 1º de Primaria? ¿Aumentamos a catorce al llegar a 3º? ¿Decidimos también qué materias? ¿Regulamos desde la administración como han de turnarse los profesores? Un absurdo. Hace un par de años, en el colegio de mis hijos, un grupo de padres mostró su preocupación por el excesivo tiempo que tenían que dedicar los pequeños a la tarea encargada por su tutora. Los padres se reunieron con ella y, sin muchos aspavientos ni grandes controversias, llegaron a un acuerdo para suavizar la carga. Y todos tan contentos. ¿No resulta esto más lógico que lanzar a la cabeza de los profesores una nueva ley? Existen diferentes modelos educativos y centros al gusto de todos. Elijamos el que más nos gusta. En mi caso, los deberes son una 'ventanita' abierta al día a día de mis hijos. Un momento para preguntarles sobre el cole y lo que están aprendiendo. Clases, tareas, juegos, deporte, tiempo en familia... todo tiene cabida si se aplica algo más de sentido común y un poco menos de parafernalia política.

Parece ser que usted ya ha participado. Solo se puede votar una vez.

Debate cerrado

A FAVOR 60 %
EN CONTRA 40 %
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE