El fuego transformador de Isabel Blanco Ollero

Es posible que la poesía posea una fuerza única y se nos ofrezca como un fuego transformador, como una catarsis, que siempre encuentra la forma de trasladar el mensaje y de llegar al lector por encima de todo lo que nos lastra. Es lo que nos propone la escritora Isabel Blanco Ollero con su nuevo poemario titulado ‘Brigid o el fuego de la transformación’, donde se reconcilia con el dolor y lanza un canto a la vida, más allá de la dureza de las circunstancias personales o globales que nos acechan.

Esta semana, su luz y su fuego alumbran el blog.

Sopa de Letras: ¿Cuál es el origen de ‘Brigid y el fuego de la transformación’?

Isabel Blanco Ollero: A raíz de unos poemas que tenía creados con temática social y de igualdad, donde analizaba facetas de la naturaleza humana y de la soledad existencial inherente a todos los seres. Muy concienciada con los pueblos en estado de guerras continuas, con esas heridas que nunca cicatrizarán, con esos niños y niñas que han visto truncadas sus vidas y porque no son números y estadísticas. Y porque se hace preciso ponerles rostros y que se conozcan sus historias. Así el primer capítulo “Paisajes de la furia y del dolor” habla de ello.

Posteriormente añadí otros tres capítulos que mantienen unidad propia pero con diferentes temáticas. Poemas que hablan de amor, poemas en defensa de la naturaleza,  sobre el dolor de las ausencias o poemas que tratan sobre la creación artística en sus diversas variantes se van desarrollando a lo largo de las cuatro partes del libro. 

Me parece interesante destacar que el prólogo lo ha escrito la crítica y poeta Pilar Gorricho y la ilustración de la portada corresponde a la pintora francesa asentada en Luxemburgo, Andréé Schwave.

SDL: ¿Se puede decir que el dolor es un elemento que define el contenido del libro?

IBO: El libro tiene cuatro capítulos muy diferentes entres sí: «Paisajes de la furia y del dolor», «El amor nos defiende», «Con la impaciencia de un águila salvaje» y «Algunos días». Es un libro donde vuelco “silencios” que no pueden contenerse, la visión que puedo tener de los hechos cotidianos que me rodean, que nos duelen o nos ofrecen esperanza. Me siento plenamente identificada con la época que me ha tocado vivir aunque me deprime las situaciones tan dolorosas y tan injustas que ocurren a nuestro alrededor. Mi empatía siempre está en continua observación y trabajando. Pero el ser humano siempre ha actuado de formas muy incongruentes, no creo que tengamos solución a nivel global, pero sí a nivel personal. Somos testigos de nuestro entorno.

Se hace preciso que cada uno de nosotros y nosotras luchemos dentro de nuestras posibilidades para intentar que la vida en las sociedades y los pueblos sea lo menos injusta posible. Quienes tenemos la facultad de crear en los distintos géneros artísticos, somos responsables de hacer llegar con nuestras obras mensajes de los que surjan auténtica conciencia.

SDL: ¿En qué momento vital te llega este poemario, Isabel?

IBO: En un momento personal muy delicado por lo que representa la enfermedad de Alzheimer en mi entorno directo familiar. Con la esperanza de que la vida no sea demasiado dolorosa en este trance y con el deseo de que no surja la desesperanza, para que esa persona tan querida sufra lo menos posible.

Espero y deseo tener la fuerza necesaria para compaginar todo bien, porque no hay que dejar que el desánimo nos venza. En mi caso, espero poder compaginarlo con mi trabajo cultural, pero sé que es como llevar una vida paralela y ello es muy difícil. La prioridad son nuestros seres queridos, sin ninguna duda.

SDL: ¿Cómo te cambia la vida a veces de un día para otro, de la forma más inesperada?

IBO: Efectivamente, sí puede cambiar de un día para otro, o de un segundo para otro. Hay circunstancias que nos hacen tener otra visión muy distinta a la que podíamos haber tenido anteriormente. En mi caso sufrí un A.I.T. hace escasamente un año , afortunadamente sin ninguna secuela. Pero sucede que en ese momento no sabes si vas a continuar con la vida y piensas que no te vas a poder despedir de quienes quieres, sobre todo si residen muy lejos, en otro país. Y en aquel momento, también pensé que no iba a ver publicado el libro en el que estaba trabajando. Y aquí lo tenemos. No puedo estar más agradecida. Este poemario es muy especial.

SDL: ¿Qué mensaje has querido trasladar al lector?

IBO: Son muchos porque el libro está elaborado a partir de numerosas circunstancias, y quienes se acerquen a él se van a sentir muy identificados en la mayoría de sus páginas. Y sin ninguna duda, transmitir esperanza y confianza en sí mismos y en el día a día. El presente siempre debe de ser lo más importante. No dejar que se esfume sin tener conciencia de ello. ¡Es tan mínimo el tiempo de la vida!

SDL: ¿Cómo te sirves de esos versos para comunicarlo a quien te lea?

IBO: Con metáforas sencillas, algunas veces. Otras llevan inherente un cierto misterio pero intento que sean sugerentes. Imágenes también con estética que atraigan. Y por supuesto que el fondo no deje a nadie con indiferencia.

SDL: La poesía, siempre, como herramienta para conectarte con el mundo.

IBO: Pues sí, pero a veces es el mundo quien se conecta también con nosotros. El mundo posee innumerables herramientas para hacerlo. A veces demasiadas. Ya elegimos y eso está bien.

SDL: ¿Desde cuando escribes, Isabel?

IBO: Ya de muy niña me sentía con deseos de escribir, me encantaba todo lo relacionado con la literatura y en la adolescencia escribía poemas de amor, como casi todo el mundo, es algo natural. Pero en firme, lo hago desde el año 1996.

SDL: ¿Por qué comenzaste a escribir?

IBO: Siempre pensaba que iba a tener mucho tiempo para desarrollar mi vocación poética. El ser humano piensa aquello de: Más adelante comienzo, ya tendré tiempo.
Evidentemente, no es así. No tenemos tiempo. El tiempo somos nosotros mismos.
En aquella época tuve un accidente de coche, me salvé milagrosamente y es cuando decidí que tenía que tomarme en serio la escritura. También me inicié como articulista. Me encantan los artículos de opinión. Y la actividad radiofónica me trae muy buenos recuerdos de cuando colaboraba durante mi estancia en Canarias, así como la época de hace unos años en Pamplona.

SDL: ¿Sigue siendo válida la escritura como forma de estar en el mundo?

IBO: Pues la verdad, más que nunca. Resulta imprescindible desde todos los ángulos. Solamente hay que descubrir y experimentar todas las ventajas que conlleva el universo poético y la literatura en general.

SDL: ¿Qué has aprendido a través de la literatura?

IBO: A tener más conciencia, tanto de mi vida como la de los demás. Resulta muy enriquecedor. Y también a comprender algunos aspectos de mí misma que antes no conseguía situarlos. Quizás tenga razón Octavio Paz cuando decía que la poesía lograba que descubriésemos ese 50% invisible que todo ser lleva dentro de sí.

SDL: Además, compaginas tu vocación como poeta con la dinamización de espacios para la cultura.

IBO: Así es, coordino clubes de lectura, talleres de creatividad literaria, lecturas dramatizadas y todo lo que conlleva organizar actos en mi faceta de gestora cultural, como representaciones de diversa temática en escenarios.

SDL: De todos tus libros, ¿de cuál te sientes más orgullosa y por qué?

IBO: Normalmente es una pregunta de difícil respuesta. Pero en este caso, he de decir que “Brigid o el fuego de la transformación” ha llegado en un punto tan vital para mí que a la fuerza he de elegirlo.

SDL: ¿Cuál te representa mejor?

IBO: En su momento pensé que los titulados “Salmo de tu cuerpo” y “El cuaderno de Montparnasse”, pero como digo anteriormente, es “Brigid o el fuego de la transformación” el que me resulta más querido y me representa mejor ahora.

SDL: ¿Próximos proyectos?

IBO: La coordinación del IV Festival Internacional de Arte y Poesía que vamos a ofrecer el próximo jueves 14 de marzo en el Planetario de Pamplona. Es un Festival solidario, con temática de Igualdad y que se celebra en más de 35 países durante el mes de marzo. Además, a finales de marzo asistiré a la VIII Feria del Libro de Trujillo, también impartiré unos talleres literarios infantiles en el mes de abril en la Biblioteca de Olaz, del Ayuntamiento de Egües. Tengo otros dos poemarios inéditos que se editarán el próximo año y un cuento infantil de fomento a la lectura, que estoy corrigiendo para su próxima publicación.

NOTA DE LA AUTORA SOBRE “BRIGID O EL FUEGO DE LA TRANSFORMACIÓN”

Quizás la poesía sea una alucinación, un lenguaje repleto de misterios, de contrastes, de silencios. De silencios que no pueden contenerse y nos hablan quedamente, con un fuego de lirismo y rudeza que nos domina sin hacer daño, sin artificios. Y si nos duele, también la aceptamos como parte de esa realidad que es necesario se nos muestre.

En la cultura celta, Brigid es una divinidad muy poderosa que representa al fuego, la sanación, las artes y la poesía, entre muchas otras atribuciones. Llama de la sabiduría se la honra como el origen de la inspiración creativa y se la equipara con Minerva, diosa romana y con quien comparte muchas de sus facultades.

Y bien es cierto, que el universo poético puede llegar a transformarnos. Es un género que ejerce un poder de conocimiento personal así como de ese entorno en el que estamos inmersos día a día, algo que nunca puede dejarnos insensibles, por justicia, por concienciación. Por ello, cada poema, cada verso, cada palabra, son a modo de teas que no sólo nos alumbran, también pueden llegar a quemarnos. Y es de agradecer, porque muchas veces, es la única forma de despertar.

Así el título de este poemario, donde Brigid tiene licencia para conseguir algo que siempre intento hacer tangible -sea en lecturas ajenas como en mi propia obra- que los poemas dejen de ser solamente unos versos sobre el papel, que tomen cuerpo y que nos perturben, que se dirijan con fuerza a nuestros corazones, que nos hechicen, que nos ayuden, que levanten sus manos al alba, que nos descubran, que nos transformen, que nos incendien si es preciso, pero que jamás nos dejen indiferentes. Con un solo poema que lo logre, ya me considero afortunada y que el fuego de la transformación de Brigid siga acompañándonos. En conclusión, que la hoguera de esta diosa celta nunca apague sus llamas.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *