Plagiar es de listillos, pero no de listos

En unos días en los que la sombra del plagio y las dudas en torno a la autoría de tesis y másteres sobrevuelan el panorama político nacional, la Asociación Navarra de Escritores ANE_NIE da en el clavo al ofrecer un encuentro con Noemí Plaza Guerra, una de las expertas nacionales más destacadas en el tema de los derechos de autor

Según la Real Academia de la Lengua, plagiar es “copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias./ Entre los antiguos romanos, comprar a un hombre libre sabiendo que lo era y retenerlo en servidumbre o utilizar un siervo ajeno como si fuera propio”. En cualquiera de las dos acepciones, tanto en la primera más actual, como en la segunda referida a la época de los romanos, el plagio supone una apropiación y un uso indebido. Un delito. Sin embargo, muchos han sido los famosos y reconocidos escritores que han caído en las redes de semejante tropiezo: Camilo José Cela, Carlos Fuentes, José Saramago, Manuel Vázquez Montalbán, Jorge Bucay, Lucía Etxebarria o Ana Rosa Quintana han protagonizado en las últimas décadas algunos de los plagios más sonoros. Estos últimos meses y en concreto en las últimas semanas son los políticos los que adolecen de la garantía necesaria para considerar que sus trabajos académicos son auténticos y no un plagio.

En medio de tanta sospecha y duda, este viernes tenemos la oportunidad de escuchar a una experta sobre el tema de la propiedad intelectual y los derechos de autor. Se trata de Noemí Plaza Guerra, miembro del equipo del Departamento de Servicios a Socios y Estrategia en CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos y la entidad que gestiona los derechos de propiedad intelectual de autores y editores españoles).

La experta hablará este viernes 21 de septiembre a las 18:00 horas en Civivox Iturrama invitada por la ANE_NIE y se referirá no solamente a la defensa de los derechos de autor sino también a los derechos de traductores, con el objetivo de “transmitir de una forma fácil y sencilla cómo funciona CEDRO, así como recoger las inquietudes de los autores y editores  para informarles y ayudarles“.

Esta semana, y con estos ingredientes, el blog ofrece un entremés de la charla para ir abriendo boca y tener las ideas claras acerca de lo que debemos tener en cuenta con el objetivo fundamental de evitar el plagio y que nos plagien.

Noemí Plaza Guerra. foto © Cedro

Sopa de Letras: ¿Por qué cuesta tanto que se respete la propiedad intelectual?

Noemí Plaza Guerra: Entre las razones principales creemos que están la falta de información y de formación que existe sobre el tema. La implantación de la tecnología generó la idea de que la facilidad de acceso o reproducción de los productos culturales (libros, periódicos, revistas, películas, música) iba acompañada siempre de la gratuidad de esos contenidos. Y esa concepción de gratuidad llevó, lamentablemente, a una falta de valoración de la cultura. No supimos reaccionar a tiempo, pero sí que considero que entre todos: creadores, editores, músicos, asociaciones del sector y también administración pública, tenemos que ser capaces de explicar el valor de la creación y de su contribución a la sociedad, así como como facilitar soluciones para que sea fácil respetar el derecho de autor.
La gestión de derechos que desarrolla CEDRO desde hace 30 años va orientada a ese fin. En el ámbito de la formación, llevamos a cabo dos líneas de actuación. Por una parte, trabajamos desde hace 13 años con profesores y alumnos de secundaria y bachillerato con el programa Es de libro, www.esdelibro.es, dirigido, fundamentalmente, a enseñar a los chicos a hacer trabajos de investigación sin el famoso “corta y pega”, enseñándoles a citar, a referenciar, en definitiva, a ser creativos y originales. Desde hace un par de años estamos volcándonos en la formación del profesorado en enseñanza reglada no universitaria. Es un trabajo lento, pero que está teniendo resultados.
Creemos que puede existir un equilibrio entre el respeto a los derechos de los autores, traductores y editores y el acceso a la cultura. Todos los agentes existentes en la industria editorial pueden ser capaces de facilitar ese equilibrio.

SDL: Estos días, el país entero bulle en la olla del plagio. ¿Qué lectura puede hacer alguien como tú, Noemí, de esta situación?

NPG: Si el plagio se comienza a valorar como algo negativo, creemos que es un comienzo para poder cambiar las cosas. El reconocimiento de la creación por parte de un autor es uno de los pilares de los derechos de autor. Es una oportunidad para hacer didáctica de la importancia del resto de los derechos de propiedad intelectual. Como tal, con ese nombre, el plagio no aparece en la ley, pero se entiende que se trata de atribuirse la titularidad de una obra ajena, por ejemplo, proponer un texto ajeno como propio. Es una vulneración evidente del primer derecho que tiene un autor: que se reconozca su autoría, que esa obra concreta es el fruto de su esfuerzo y trabajo creativo. Hay que diferenciarlo de la cita, que es otra cosa.

SDL: Más allá de esta situación generada en el ámbito político pero que se extiende al académico y hace temblar otros más, surge la pregunta: ¿Se respeta suficientemente a los autores en nuestro país?

NPG: Creemos que el trabajo del creativo no se encuentra suficientemente valorado, aunque estamos percibiendo algunos cambios. El Congreso de los Diputados aprobó hace unas semanas el informe para la elaboración del Estatuto del Artista, también hace unos días se dio un paso más para actualizar la legislación europea en materia de derechos de autor. Pero es muy importante que los propios creadores sean conscientes de la importancia de su trabajo y de la necesidad de reivindicar su contribución al patrimonio cultural común. Invitamos a todos los autores y traductores para que se unan a CEDRO (además no hay cuotas) y que recurran al asociacionismo como principal instrumento para poder conseguir el reconocimiento social, legal y retributivo que se merecen.

SDL: ¿Y se respeta más o menos que antes? Lo digo por las nuevas tecnologías que han llegado para quedarse pero también para complicar un poco más el tema de la propiedad intelectual y los derechos de autor.

NPG: La tecnología es un instrumento que nos facilita a todos nuestro trabajo. Es necesario encontrar modelos de negocio que permitan a los autores y editores seguir desarrollando su actividad en el ámbito digital con garantías al igual que las empresas que desarrollan sus negocios digitales utilizando como materia prima la cultura.

SDL: ¿Pasa lo mismo con los traductores?

NPG: Vaya por delante que los traductores son titulares de derechos de propiedad intelectual. Nuestra legislación reconoce a los traductores como autores. Se está trabajando mucho desde las asociaciones para hacerles visibles. En el primer programa de Página 2 de esta temporada ya incluyen a traductores en sus menciones. Ellos han creado la cultura escrita de este país. ¿Cómo hubiéramos podido conocer a Tolstoi si no? Seamos conscientes y actuemos.

SDL: ¿Cuál es la principal tarea de CEDRO en lo que se refiere a los derechos de autor?

NPG: Nuestra misión es proteger los derechos de los autores y editores de libros, revistas, periódicos y partituras. Nuestra asociación trata de que todos los usos que se hacen de esas obras, una vez que ya están en el mercado, se lleven a cabo de una forma legal y se remunere a los correspondientes autores y editores. Hay una serie de usos que vienen autorizados por la ley, como la copia privada o la remuneración por copias digitales en las universidades o el préstamo público. En CEDRO nos encargamos de recaudar los derechos que generan esas utilizaciones y hacérselos llegar a autores y editores. También concedemos licencias de derechos de autor para aquellas empresas, centros educativos e instituciones que necesiten reproducir y compartir fragmentos de las obras de nuestros socios. Disponemos, además, de ayudas de carácter asistenciales para escritores y traductores y también para el desarrollo de actividades de formación y promoción para los colectivos que representamos. Formamos e informamos sobre propiedad intelectual. La lucha contra la piratería es otra de nuestras líneas de actuación. Y colaboramos con los agentes principales, tanto públicos como privados, nacionales y extranjeros para defender los intereses de nuestros socios. ¡No paramos!

SDL: Para los despistados: ¿Podemos explicar cuándo nace CEDRO y para qué?

NPG: CEDRO nació hace 30 años, tras la promulgación de la Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Los propios titulares de derechos, escritores, traductores y editores, formaron CEDRO. Ha llovido mucho desde entonces y ya somos más de 25.000 socios. Nacimos para poder administrar derechos que son objeto de gestión colectiva.

SDL: …llegando a ser una entidad imprescindible y necesaria, como tú misma afirmas. Cuéntanos cuáles son los retos a los que se enfrenta esta institución.

NPG: CEDRO da voz a los titulares de derechos de obra escrita. Más de 25.000 socios nos han dado su confianza. Nuestro principal reto es que autores y editores puedan desarrollar su trabajo con seguridad y que su trabajo sea reconocido justamente, tanto en su dimensión social como en la legal y en la retributiva. También estamos muy centrados en los usuarios de las obras de nuestros socios. Estamos trabajando para darles soluciones legales y tecnológicas que les permitan utilizar las obras de texto de forma segura. El derecho de autor es la solución para hacer la cultura sostenible.

SDL: ¿Algún mensaje para terminar, Noemí?

NPG: Por último, quisiéramos trasmitir a todos los escritores que se acerquen a la charla la necesidad de estar asociados tanto con CEDRO como con ACE como con la propia ANE_NIE.

Parte del equipo de la Asociación Navarra de Escritoras y Escritores, entidad organizadora de la charla acerca de derechos de autor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Plagiar es de listillos, pero no de listos

  1. Manuel dijo:

    Para fomentar la creatividad y que la sociedad avance es preciso proteger la propiedad intelectual, el resto se base en lo que se base, redes, internet, etc solo es un premio a la mediocridad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *