Las vitaminas para la Optitud de Iosu Lázcoz

Los que conocemos bien a Iosu Lázcoz Iso sabemos que es un torbellino imparable de energía y de optimismo. Allá donde va, deja una estela de entusiasmo y buen rollo que es imposible no percibir a leguas. Estos últimos meses ha estado enfrascado en su nuevo libro titulado ‘Optitud ante la adversidad‘, que es anticipo de su gran proyecto para este 2018: el congreso ‘Pamplona en positivo‘. El libro, el congreso y el propio Iosu, vienen cargados de vitaminas para la felicidad.

Tras veinte años de carrera y éxitos nacionales e internacionales en el ámbito de las ventas y la formación, Iosu Lázcoz resume su andadura profesional y vital en las cerca de 225 páginas y 15 capítulos que dan forma a ‘Optitud ante la adversidad’. El libro, que se presentará el próximo 26 de septiembre en Pamplona, da pistas para mejorar nuestro entorno desde un enfoque que enlaza con la psicología positiva y que nos anima a sacar partido de todo nuestro potencial, partiendo de una fuerza motriz muy poderosa: la optitud, suma de optimismo y actitud.

Lázcoz, a través del libro, apela a la acción y nos recuerda que “estamos en la vida para algo más que para pagar las facturas, estamos para algo más que para ‘posturear’, estamos para dejar un legado, un legado de optitud que nos ayude a ser mejores, más sanos y sostenibles, para contribuir a la construcción de una sociedad mejor“. Esta semana en el blog nos tomamos una buena ración de vitaminas para el optimismo con este crack de la vida.

Sopa de Letras: Iosu, tú eres un optimista nato, pero no todo el mundo sabe afrontar la frustración o la adversidad. ¿Crees que nos hemos convertido en una sociedad de gente poco preparada para gestionar las cosas cuando nos vienen mal dadas?

Iosu Lázcoz: El actual modelo socio-económico está enfocado en “producir” individuos que triunfen en lo económico, ese es el objetivo para el cual nos preparan desde nuestra pre-adolescencia. Nuestra felicidad está supeditada a nuestros logros profesionales dejando de lado nuestro crecimiento y fortalecimiento interior. Este sistema educativo y su enfoque erróneo produce individuos sin recursos para afrontar las adversidades, fomenta el individualismo en detrimento de la cooperación, y en definitiva, construye una sociedad débil con los pies de barro. Estas herramientas de vida no se enseñan ni en las universidades ni en las escuelas de negocios. Seguimos anclados en un modelo educativo en el que prima el componente racional sobre los demás y eso no es bueno para nuestro desarrollo emocional e incluso cognitivo.

SDL: ¿Qué herramientas planteas tú ante la adversidad?

IL: Tras varios años de estudio y formación, y tras observar lo qué tenían en común personas que han superado la adversidad, elaboré un Modelo Optitud con 15 caminos que capacitan al individuo para poder afrontar las adversidades con garantías de éxito. En cada uno de los 15 capítulos del libro ‘Optitud ante la adversidad’ describo cuáles son esas herramientas e indico sus fuentes científicas utilizando la metáfora de las 15 vitaminas de la optitud.

SDL: Explícame un poco eso de las ‘vitaminas optitud’.

IL: La vitaminas optitud componen un modelo cuatridimensional (X,Y,Z, tiempo) de virtudes humanas que son clave en el desarrollo personal y emocional. Son 15 vitaminas que al ingerirlas producen aumentos de bienestar, desarrollan la resiliencia, y en definitiva conducen a un individuo que aprovecha todos sus recursos para conseguir tanto sus objetivos vitales como profesionales. Estas vitaminas interactúan las unas con las otras produciéndose un refuerzo y un efecto multiplicador. Esta esfera que las contiene a su vez, interactúa con otras esferas de influencia de otras personas, ya que es en la interacción con los demás cuando se produce nuestro máximo desarrollo.

SDL: ¿Cuál es, desde tu punto de vista, la más importante y por qué?

IL: Resaltaría la primera con la que empecé mi modelo, y la última. La primera representa las relaciones positivas, que son aquellas personas que te hacen crecer, que en cada intercambio vital con ellas te sientes afortunado y feliz. Las personas con las que nos relacionamos marcan buena parte de nuestro devenir en la vida, mucho más de lo que pensamos, tienen más importancia de la que le asignamos. Por eso es de vital importancia ser escrupulosamente selectivo con quiénes decidimos relacionarnos. Las relaciones positivas son el eje sobre el que gira nuestra esfera optitud. La última vitamina con la que cerré el modelo, es el amor. Los seres humanos estamos diseñados anatómicamente para amar. En este sentido, y los estudios así lo reflejan, el ser humano más que buscar la felicidad como decía Aristóteles, busca el amor desde que nace, lo primero que hacemos cuando nacemos es desarrollar el apego con nuestra madre, el primer hemisferio que se desarrolla es el emocional, estamos diseñados desde que nacemos para conectar con los demás, para amar. Es la emoción positiva suprema, es el lubricante que permite que el eje (relaciones positivas) gire.

SDL: ¿En qué momentos las recomiendas “para ser capaces de afrontar los retos de la travesía vital”, como dice Carlos Andreu en el prólogo del libro?

IL: En aquellos momentos en los que experimentemos frustración, ausencia de sentido vital, falta de motivación, miedo, desesperanza y pesimismo extremo.

SDL: Una buena dosis de vitaminas o nos convertiremos en “feldespatos emocionales”…

IL: jaja, los feldespatos emocionales son muy comunes, son individuos que han desarrollado de manera descompensada y desequilibrada el hemisferio racional. Son personas que explican las emociones desde el plano racional, que no tienen desarrollado el músculo de la empatía, lo que les convierte en individuos vacíos e indefensos ante la adversidad. No sienten sus emociones, las racionalizan. Como explico en el libro, una de las causas es una falta de apego en la infancia.

SDL: ¿La optitud es contagiosa?

IL: Sí, cuando pones dos vitaminas juntas la una refuerza y multiplica a la otra. Es como en los equipos de alto rendimiento, cuando las personas que lo integran interactúan, los efectos en lugar de aditivos son multiplicativos, lo mismo sucede con las vitaminas. Cada vez más estudios desde la psicología positiva y desde otras ramas de la ciencia, están avalando esta interacción. El contagio es muy potente, todos los seres humanos queremos ser felices, queremos estar bien con nosotros mismos y con nuestro entorno, por ello cuando las observamos nos “pegamos” a ellas tanto como podemos.
Hay un ejemplo muy bonito en el Hospital Oscher de Louisiana, en el que comprobaron cómo la sonrisa es extremadamente contagiosa y es inútil resistirse. Siguieron la Regla 10/5 de los Hoteles Ritz y eso se tradujo en mejora de resultados económicos.

SDL: En el fondo de todo, como una argamasa, está la psicología positiva de la que eres gran defensor. ¿Cuándo y cómo llegaste a ella?

IL: Sí, la base científica de este libro es la psicología positiva, que es la rama de la ciencia que estudia el funcionamiento humano óptimo.Llegué a ella en 2005. Descubrí que mi manera de ser y de ver la vida tenían detrás una ciencia que la estaba respaldando. Desde entonces me he dedicado a aprender y a formarme en esta rama de la ciencia para aprovechar sus herramientas y mejorar a nivel personal y profesional. Doy fe que funciona.

SDL: Tengo la impresión de que tu día a día pivota en torno a la emoción y a la empatía. Danos alguna pista para conocerte un poco mejor. ¿Me cuentas, por ejemplo, el mejor y el peor momento de tu vida, Iosu?

IL: El mejor momento de mi vida es el de mi boda con mi mujer Yolanda, recuerdo con mucha nitidez el momento en el que salimos de la mano de la iglesia una vez casados. Me dije a mí mismo, ya no te escapas, para mí es el más importante. El peor, o los peores son la pérdida de mi abuela y de mi padre. Todo lo que le sucede a la gente que amo es lo que más me importa y si ellos sufren, sufro yo y sufriré.

SDL: Dices que este libro recoge los conocimientos adquiridos a lo largo de tus 48 años de vida y en concreto de tus 20 de desarrollo profesional. ¿Qué le pides a la vida a partir de ahora?

IL: Le pido que me ayude a ser cada vez mejor persona y mejor profesional, y que me ayude a volcar y ayudar en la media de mis posibilidades, a los demás. Vivir para mí significa amarte y amar, significa dar, significa vivir con todas las letras y no sobrevivir sin pena ni gloria, para ello debemos echar mano de nuestra fuerza interior, nuestra capacidad para la optitud.

SDL: ¿Cuáles son tus próximos proyectos?

IL: Ahora mismo destacaría uno, el congreso ‘Pamplona en Positivo’ que se celebrará los días 19 y 20 de octubre en Pamplona . Es un evento destinado a acercar la ciencia de la felicidad a la población pamplonesa y navarra a través de destacados expertos que nos ofrecerán conferencias el día 19 y talleres en lugares emblemáticos de Pamplona el día 20. Más información, para todos aquellos que estén interesados en saber más acerca de este gran evento o en hacerse con las entradas en los próximos días en www.felicidad-sostenible.org. ¡¡Gracias Belén por esta estupenda y cálida entrevista!!

SDL: Gracias a ti, Iosu, por supermineralizarnos y supervitaminarnos, y enhorabuena por el libro y por ese próximo proyecto. Nos vemos en ‘Pamplona en Positivo’.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *