No somos árboles sin raíces

Me las he encontrado en el fondo de la caja, como esperando a ser rescatadas y a ser devueltas de nuevo a la vida por un instante. Fotografías en color sepia donde se ve a hombres y mujeres de otro tiempo: mis tatarabuelos, bisabuelos y abuelos. Impresiones que parecen de daguerrotipo y que se tomaron hace más de un siglo pero que siguen respirando ahora en mí, reflejadas desde el pasado.

“Nadie existe solo. Nadie vive sin los que le precedieron. Todos somos lo que somos porque otros fueron lo que fueron”.- Julio Medem.

 

Escribe sobre ellos, le digo a mi madre. Cuéntanos cómo eran, qué recuerdas de tu abuela Juana, aquella señora seria y elegante que apenas hablaba y que aparece en la foto agarrando a mi abuela Luisa con una mano mientras en la otra sujeta unas flores blancas; escribe acerca de lo que te decía tu madre de sus padres y de sus propios abuelos, esos dos ancianos vestidos de negro que parecen tan de otra época, tan seniles, y seguramente no tendrían más de 60 años, háblanos de tu padre y de su trabajo de sereno en aquella Tudela del siglo pasado, de tu suegra que trabajó de camarera en el hotel más importante de la ciudad… recupera todo ese mundo y ponlo por escrito para que esos momentos que contienen las fotografías formen parte de un legado tangible que nosotros recojamos en forma de palabras. Si, como decía Ciceron, la vida de los muertos está en la memoria de los vivos, aún queda margen para ofrecerles un tiempo nuevo.

No sé si lo haré bien, si me acordaré de cosas interesantes, me responde.

Sí te acordarás. Solo tienes que empezar: escribe una primera frase, desempolva tus recuerdos, vuelve atrás en el tiempo, haz un viaje con la memoria y devuélvelos a ellos, a tu familia, a la vida cada vez que escribas sobre lo que perdura en ti de su existencia.

“Soy más fuerte porque llevo en mí no solo mi pequeña vida sino también todas las vidas y ando seguro hacia delante porque tengo mil ojos”.- Pablo Neruda.

 

No la tengo delante, no puedo ver a mi madre ahora mismo, pero a través del sonido del teléfono noto que esa idea acaba de colarse en los entresijos de su voluntad y percibo, en los hilos un poco dudosos de su voz, que le ilusiona la idea de comenzar a rescatar fragmentos olvidados de su vida y de la de sus antepasados a través de las fotografías.

¿Por dónde empezaré? 

Por el principio. Por los primeros de quienes guardas una impresión fotográfica, por tus bisabuelos, por tu tía abuela, por tu abuela Juana, por tu madre, por tu padre. En una sociedad en la que lo viejo y el pasado se difuminan frente a la velocidad del presente, reivindiquemos el legado como una forma de dar sentido a lo que somos. Aquí y ahora, sí, pero por ellos, por quienes nos precedieron.

¿Será como un homenaje? 

Sí, como un homenaje y como un acto de vida para no olvidarlos y para recuperarnos en ellos también. Porque quienes somos nosotros pasa seguramente también por ellos, por sus errores y por sus aciertos. Y porque, si hoy tenemos alas para volar y vivir, es porque ellos, nuestros antepasados, nos dieron antes raíces.

Así que agitemos las alas de esta red tejida entre fotos y palabras. Podemos hacer que sigan de alguna manera aún entre nosotros en cada texto, en forma de recuerdo y de legado.

“La vida solo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero solo puede ser vivida mirando hacia adelante”.- Soren Kierkeegard.

“Y si supiera que mañana se acaba el mundo, yo, hoy aún así, plantaría un árbol”.- Martin Luther King.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a No somos árboles sin raíces

  1. HILDA E. dijo:

    Querida Belén, me encantó. Ojalá que, cuando la convulsión de mis sueños den paso al remanso de tus recuerdos, nos podamos sentar y escuchar atenta esas historias. Unos relatos que de seguro, enriquecerán el portafolio de mis futuras narraciones.

    Muchas gracias por compartirlo.

    HILDA E.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *