El MAGMA de Pepa Novell y sus ópticas infinitas

Pepa Novell es editora y vive en tránsito constante.  Su ir y venir transoceánico le ha traído hasta Pamplona y, en su búsqueda incansable de talentos, espacios y nuevos senderos para las letras y la lectura, ella aporta su sello editorial ‘MAGMA’ como tarjeta de presentación. Su bandera es su energía; su rumbo, la curiosidad; y su destino, mantener la libertad e independencia en el complejo mundo editorial al que acaba de aterrizar con sus tres primeros títulos bajo el brazo.

Barcelonesa de espíritu, canadiense de adopción y estadounidense de residencia, dice Pepa Novell de sí misma: “Soy el resultado de un proyecto transoceánico, que me ha enseñado a observar y a leer desde ópticas infinitas“. Y probablemente es eso lo que le ha dado una mirada capaz de desarrollar una intuición poco habitual, tras casi veinte años vinculada al mundo académico y universitario.

El hecho de que su trayectoria profesional y personal haya navegado entre las aguas del Mediterráneo, el Atlántico y el Pacífico, no ha apagado el deseo de seguir buscandootras aguas que alimenten el pensamiento y la reflexión“. De ahí que haya llegado el momento de dar el salto y afronte en este momento de su vida el reto de dirigir ‘MAGMA Editorial. Letras en tránsito‘, un (no)espacio para leer que ofrece la posibilidad de recorrer senderos de lectura desde la libertad, la independencia y la calidad, más allá de criterios comerciales.

En su breve estancia en Pamplona, fue un placer conocerla y mostrarle los lugares más emblemáticos de la ciudad. Pero lo mejor de todo fue contagiarnos de su entusiasmo y de la ilusión y valentía con la que encara el hecho de ir contra corriente y crear una editorial en pleno siglo XXI.

Sopa de Letras: Empecemos por el principio. ¿Definir a Pepa nos puede dar pistas acerca de lo que es MAGMA Editorial?

Pepa Novell: Yo soy una persona muy enérgica, positiva, con mucha fuerza interior y que le pongo mucha pasión a las cosas, haga lo que haga. Intento que mi entorno sea un lugar agradable y que la gente que me rodea disfrute de ese espacio y de mi compañía. Me gusta vivir, lo que yo entiendo por vivir, que es llenar la vida de ilusiones, de nuevos proyectos, de retos, de objetivos… y justamente eso mismo es MAGMA.

SDL: Clase, cultura popular, deseo, diversidad, ética, etnicidad, género, ideología, imperialismo, nacionalismo y raza. ¿Por qué estos once conceptos y no otros?

PN: Porque yo vengo del mundo universitario y académico norteamericano en el que nos movemos por un lado con los grandes temas que configuran la literatura universal, y por otro lado con ejes teóricos y escuelas de pensamiento. Los once pilares me permiten casar ambos lados, y además engloban las líneas temáticas en las que se mueve la sociedad global hoy en día.

SDL: Un nombre, el de MAGMA, cargado de intenciones.

PN: Para mí Magma es una palabra cargada semántica y fonéticamente. Y define tanto la editorial como a mí como editora. En cuanto a su significado, tiene dos acepciones distintas que en realidad convergen. Su significado más conocido es el relacionado con los volcanes e incluso como sinónimo de lava, aunque no lo son. El magma es la masa que se pone en ebullición en el interior de la tierra y que se consolida por enfriamiento de manera bastante rápida. Y también es una sustancia de soporte entre tejidos que permanece tras exprimir la parte fluida. Es decir, MAGMA es una especie de base sólida que siempre permanece, que es lo que pretenden las obras que elegimos: crear movimiento, ebullición, agitación, para consolidarse a posteriori. Y, por su origen griego, es una palabra masculina que sin embargo acaba en “a” y se feminiza de algún modo, y yo me identifico muy bien con ese balance entre lo masculino y lo femenino. La letra M tiene fuerza y me gusta muchísimo, y la A es feminidad, y me encanta.

SDL: De igual manera, el segundo título con el que se presenta la editorial, ‘Letras en tránsito’, podría decirse que nos habla también de ti y de tu filosofía vital.

PN: [risas] Sí, yo soy puro tránsito, o por lo menos así me siento, y las/os autoras/es que publico también. La vida, como yo la interpreto y decidí vivirla hace años, es un tránsito no sólo geográfico sino también y sobre todo de personas, de pensamientos, de conocimientos, de libros…
Cervantes decía que “El que lee mucho y anda mucho, va mucho y sabe mucho”, pues eso intento yo, llegar a saber mucho leyendo y caminando, transitando.

SDL: ¿Cuándo y cómo decidiste echar a andar este proyecto?

PN: La primera vez que pensé en fundar una editorial fue en 2005, pero requería mayor madurez y haber transitado más. Así que renuncié al proyecto aunque en el fondo yo sabía que no era un abandono sino un “stand by”. En 2015 cuando renuncié a mi plaza como profesora titular en Canadá decidí recuperar la idea. Y me puse a trabajar hasta hoy.

SDL: ¿Qué late detrás de tu proyecto editorial? 

PN: MAGMA quiere dar a conocer a autoras y autores que no encuentran su espacio en el mundo editorial, no por cuestiones de calidad sino por motivos menos literarios. MAGMA no se somete a ninguna estrategia empresarial y yo me rindo cuentas a mí misma, y a mis autoras/es. De modo que puedo publicar lo que me apetezca sin ningún tipo de límite. Mi objetivo es encontrar un público lector que disfrute de la lectura de los textos que le ofrecemos. Aspiro a no perder la curiosidad que me ha traído hasta aquí, a seguir leyendo y trabajando codo con codo con las escritoras y los escritores, y a asumir mi responsabilidad individual y colectiva a la hora de analizar y trabajar una obra.

SDL: ¿Hay que ser muy valiente o un poco loco para animarse hoy en día a un proyecto editorial, Pepa?

PN: Ya me gustaría ser valiente y un poco loca porque dicen que el mundo es de los valientes, y aseguran que los locos (y los borrachos también) dicen siempre la verdad. ¡Jaja! Si entendemos que hacer lo que una cree que debe hacer y seguir aquello en lo que cree es ser valiente y/o loco, pues entonces yo soy las dos cosas, y mucho. Yo tuve buenos resultados como académica y estaba a gusto, pero al mismo tiempo sentía que había algo más que debía desarrollar.

SDL: En el fondo, la lectura es algo que sigue ahí, con fuertes vínculos en torno a lo que somos, al humanismo y a la cultura. ¿Cómo ves el panorama editorial de hoy en día?

PN: Con optimismo. No me uno a la visión derrotista de alguna gente. Todo lo contrario, creo que a pesar de lo colapsado que está el mercado editorial español por los miles de títulos que se publican anualmente, sigue existiendo un espacio para otro tipo de autores y autoras, otro tipo de temáticas más centradas en aportar algo más allá de su rentabilidad o de convertirse en un best seller. Y no tengo nada en contra ni de ser rentable ni de los best sellers, al contrario, toda editorial es una empresa y como tal necesita ser rentable, y los best sellers son muy necesarios en muchos sentidos. Sin embargo, mi punto de partida no es editar con ninguna de las dos cosas en mente.
Mira, Carmen Martín Gaite decía que para aprender hay que viajar o leer. Ambas cosas se hacen mucho en la actualidad, y lo que hay que cuidar es el cómo se hacen.
Hay que cuidar dónde se va y qué se lee.

SDL: ¿Y a futuro?

PN: Seguir cuidando la lectura: los libros, las libreras y los libreros, las autoras y los autores, y las lectoras y los lectores. Yo creo que esa es la función de las pequeñas y medianas editoriales, y que en España se hace muy bien. Estoy convencida de que el futuro pasa más por ellas que por los grandes sellos editoriales. Es más, incluso muchas y muchos autoras y autores ya están tomando esa línea y es algo sumamente positivo porque irá delimitando una especie de nueva era editorial. A la que se une la función de todas esas pequeñas y medianas librerías que están haciendo una labor maravillosa. Somos un equipo, y si seguimos en ese espíritu de “team work” al que hemos llegado un tanto sin darnos cuenta, aunque yo no creo en las casualidades, sólo obtendremos  buenos resultados, para todas y todos.

SDL: Una editorial con sello norteamericano pero con vocación universal, ¿no es cierto?¿dónde podemos encontrar los libros de MAGMA?

PN: Totalmente cierto. Yo me considero una ciudadana del mundo, y aunque el concepto está ya muy trasnochado sigue siendo muy útil, al menos para mí. Podríamos decir que soy barcelonesa, aunque tampoco nací en Barcelona, la sede de MAGMA está en Madrid, y se lleva desde California, donde vivo actualmente.
Los libros MAGMA, como me gusta llamarlos, están en las librerías de todo el territorio español.

SDL: Tres novelas hasta el día de hoy. ¿Cómo las presentarías?

PN: A pesar de tratarse de tres estilos narrativos distintos y con características muy peculiares, las tres coinciden en proponer a las lectoras y los lectores dilemas morales. De algún modo le piden al público lector que se enfrente al status quo, que cuestione el main stream, que dude de sus convicciones más arraigadas, y que no quiera dar respuestas inmediatas y/o contundentes, sino que se mueva, que transita, en el espacio de la duda o mejor aún del cuestionamiento.

SDL: Los autores tampoco han sido escogidos al azar…

PN: No, los autores me han llegado por vías diversas y de algún modo habiendo pasado ya un filtro. Quiero decir que son gente que ya conocía personalmente o por vía de otra gente de confianza, aunque la editorial está abierta a la recepción de manuscritos mediante la web. Y el concepto de tránsito también se les aplica, de manera que un denominador común de los autores y las autoras MAGMA es que se mueven por la geografía mundial, ya sea física y vitalmente como yo, o bien literariamente.

SDL: Y estás a la búsqueda de nuevos talentos.

PN: Sigo con mis pilares y el concepto de tránsito como base de la biografía del/de la escritor/a y/o de su historia. Estoy trabajando con un autor español residente en México con una novela a caballo entre los dos países, con una autora turca que escribe en inglés y narra una historia entre Turquía y los Estados Unidos, y un autor norteamericano con una historia familiar ligada al anarquismo español.

SDL: ¿Cuál ha sido el último libro que has leído y te ha emocionado?

PN: Pues mira, la relectura de un texto que leí hace unos años y que ordenando libros cayó en mis manos y decidí ver cómo había envejecido: “The Penelopiad”, que creo que se tradujo como “Penélope y las 12 criadas” de Margaret Atwood. No es muy viejo, 10-12 años, pero creo que su visión de la función social de las mujeres y de cierto feminismo es vigente. Ofrece una particular lectura de género, entre otras cuestiones.

SDL: Decía Rilke que la infancia es la patria del hombre. ¿Recuerdas algún libro que te marcó en la infancia?

PN: Yo de pequeña leía las aventuras de ‘Los Cinco’ y tengo recuerdos maravillosos. No fui una niña prodigio que leyó ‘El Quijote’ antes de la primaria. Sin embargo, en la adolescencia me dio por leer poesía y me marcaron obras poéticas como la de Juan Ramón Jiménez, que me abrió un espacio intelectual inmenso. Y poco después descubrí a César Vallejo y a Miguel Labordeta.

SDL: Vamos a descubrir ahora Pamplona, Pepa. Gracias por tu aportación al mundo de las letras y bienvenida.

Fotografías: Ana Belén Albero Díaz.

 

Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El MAGMA de Pepa Novell y sus ópticas infinitas

  1. Tuve la suerte de asistir en Madrid a la presentación de Muerte en Mitra. Una suerte doble: la de escuchar a su autor en una presentación cuidada y elegante, y la de poder leer el libro. Una pequeña maravilla, construida de manera impecable con una maestría digna de un gran artesano de la palabra. Sobrecogedor y reflexivo, tiene reminiscencias de los grandes autores españoles de los 50. Enhorabuena a Miquel Bota. ¡Espero que el libro tenga toda la suerte que se merece!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *