Xabier Irujo, la semilla de Gernika que echó raíces en USA

Xabier Irujo nació en Venezuela, vive en Reno (EEUU) y dirige el Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada. Especialista en temas de genocidio, se considera un “hijo del exilio” aunque sus raíces le vinculan fuertemente a Navarra. Su familia ha sufrido seis exilios en cinco generaciones, pero eso no ha hecho sino desarrollar su resiliencia y su capacidad de empatía con los exiliados y marginados de todas partes.

Uno de sus primeros recuerdos de ese exilio está localizado en Caracas, donde en casa de sus abuelos se conservaba una maleta verde con la que habían llegado a Venezuela y con la que esperaban regresar a casa algún día. Ese símbolo de su legado familiar permanece en cada uno de los pasos que ha ido dando a lo largo de los años, hasta hoy. Xabier Irujo ha cimentado su trabajo, su vocación y su trayectoria como investigador e historiador en la búsqueda de la verdad y cree firmemente que la paz debe ser siempre el rumbo.

Su último libro es una revisión del bombardeo de Gernika, tema al que ha dedicado años de estudio. Escucharle en esta entrevista hablar de la vida, de la historia y de los conflictos que nos afectan supone un ejercicio reconfortante y sensato que deja un grato sabor a esperanza.

Sopa de Letras: Tu nombre, Xabier Irujo, está directamente relacionado con la investigación histórica. Tu autoría y participación en cerca de una decena de libros y muchos más artículos de investigación, lo corroboran. ¿De dónde nace esta vocación?

Xabier Irujo: Por lo general las vocaciones nacen de las emociones. Mi dedicación a los estudios de genocidio nace de la propia historia familiar y del encuentro durante años con personas, algunos amigos y familiares y otros que han llegado a serlo tras entrevistas muy intensas. Mi vocación ha sido siempre la de difundir el horror que genera la transgresión de los derechos fundamentales de la humanidad y de que la paz es posible y deseable. Pero soy consciente de que si no se absorben y atesoran sentimientos es difícil cultivarse y de que es preciso sentir para escribir y transmitir el conocimiento. Sé que un alumno ha aprendido cuando llora en clase.

SDL: Uno de tus últimos trabajos, el libro documental sobre Gernika, ha trascendido nuestras fronteras y ha sido aplaudido y muy bien recibido también por estudiosos e historiadores extranjeros. ¿Por qué ese estudio minucioso sobre Gernika?

XI: Mi abuelo fue uno de los que en 1937 trabajó para poner a salvo a los niños de los bombardeos indiscriminados. En su exilio uruguayo, inauguró la plaza Gernika de Montevideo y ama plantó la semilla del roble que ahora crece en dicha plaza. El bombardeo de Gernika ha sido siempre parte de nuestras conversaciones en familia. Pero también lo han sido la guerra, el exilio y los campos de concentración, ya que en uno de ellos estuvieron internados mis abuelos en 1941.

SDL: Diriges el Centro de Estudios Vascos de la Universidad de Nevada. Cuéntanos cómo llegaste hasta allí… para quedarte, además, porque en Reno tienes tu residencia y tu vida.

XI: Como me dijo un día mi suegro, “en esta casa se hace lo que yo obedezco”. En esta vida casi todas las decisiones se toman en grupo y esto genera una gran riqueza, ya que estas determinaciones nos llevan a sitios a los que ni tan siquiera habíamos pensado llegar. Y estos cambios concurren de un día a otro. Es necesario estar sujeto a una gran agenda dinámica para fluir a lo largo de los años.

SDL: ¿Cuál es el objetivo y línea de trabajo del Centro de Estudios Vascos que diriges?

XI: Difundir la cultura vasca en todas sus expresiones. Paralelamente, imparto clases de genocidio, por lo que trabajo y procuro aprender de los nativos de nuestra zona, Paiutes, Washoes y Shoshonies, así como de otras minorías que han padecido persecución como armenios, escoceses y judíos, o minorías sociales y étnicas sujetas a exclusión social, algo que azotó a la sociedad americana y al mundo entero antes y después de los años sesenta, hasta hoy en día en lugares como Charlottesville, Virginia.

SDL: De todos los trabajos que has desarrollado en este ámbito, ¿de cuál te sientes más orgulloso o cuál destacarías?

XI: He aprendido mucho a través de las entrevistas. En ocasiones conversaciones que se han dilatado meses con personas que han sufrido persecución y violencias de diversas clases. Rescatar estos retazos de la historia de la humanidad es de por sí una gran labor, pero ya sea en el contexto del genocidio, del colonialismo, de la esclavitud, la segregación o el terrorismo, aprender y enseñar que un mundo en paz es posible y que dicho mundo y sociedad es deseable y también preferible resulta sumamente reconfortante. También individualmente se vive de forma más intensa cuando se asimila y comparte el dolor ajeno.

SDL: ¿Cómo es tu vida en Reno? ¿Cómo es ese lugar de los Estados Unidos?

XI: Hace unos días leí que “Nevada es el Oeste y se vive como entonces, a caballo o en pick up”. Sin duda lo que más vale de vivir fuera de nuestra tierra es desvelar los cientos de pequeños prejuicios que depositamos y conservamos en nuestro interior. Es liberador. Por ejemplo, allí se usa el sombrero vaquero como aquí la txapela, y se puede comer tan bien en Boise o en San Bernardino como en Larraun o en Estella. Simplemente es distinto y hay que saber ser flexible y amoldarse para disfrutar.

SDL: ¿Ha cambiado mucho ese país desde que llegaste o lo visitaste por primera vez?

XI: Distingo mejor los cambios que han ocurrido aquí, en Pamplona, que en Reno. Nuestra sociedad ha sabido dar grandes cambios sociales y culturales y avanza muy deprisa en muchos aspectos hacia un mejor futuro, más interesante y amable para todos. Las diferencias entre ambos mundos son cada vez menores pero a un mismo tiempo mantienen su equidistancia, algo difícil de explicar. Creo que aquí había muchos asuntos urgentes que transformar y superar en el contexto de una grave crisis económica y nuestra sociedad lo está haciendo de una forma ejemplar. Simplemente necesitamos ir madurando y ser menos vehementes.

SDL: ¿Cómo ves el futuro de EEUU, ante el cariz que está tomando la actualidad allí?

XI: Un gobierno con los límites que establece el sistema democrático tiene una capacidad de maniobra limitada, para bien y para mal. He participado activamente en estas últimas elecciones en Nevada y no me gustó el resultado, pero es necesario saber perder sin dejar de trabajar. La situación de las minorías étnicas y sociales pero fundamentalmente de las personas que se encuentran en una situación de ilegalidad es especialmente preocupante. Nos han tocado muy de cerca las expatriaciones ejecutivas de familias sin papeles.

SDL: ¿Echas de menos vivir aquí, en Pamplona, por ejemplo?

XI: Sí. Echo de menos no poder vivir más y en más sitios y, fundamentalmente, no poder compartir más nuestro tiempo y nuestros momentos con las personas más cercanas de ambos mundos.

SDL: Eres hijo del exilio de posguerra. De ahí que tu DNI diga que naciste en Venezuela. ¿Tienes algún recuerdo de tu infancia en torno al exilio?

XI: Somos una familia que ha sufrido seis exilios en cinco generaciones, con todo lo que ello conlleva, fusilamientos, prisión, embargo de propiedades, multas y otras muchas formas de violencia. Mi abuela materna llegó a atesorar siete pasaportes, cuatro ciudadanías y una nacionalidad. El exilio forma parte de nuestra vida diaria porque ha sido el hilo conductor de las generaciones que nos han precedido. Encima de la puerta de la casa de mis abuelos en Caracas había una maleta de rejilla verde. Era la maleta con la que llegaron a Caracas y con la que esperaban algún día volver a su país.

SDL: Y ahora, en los últimos años y en colaboración con un grupo de amigos, los Pantor, eres también editor, tendiendo puentes entre los dos continentes y con un buen puñado de títulos editados en torno al concepto de la Optitud, siguiendo la línea filosófica y ética de Epicuro. Háblanos de esta nueva aventura.

XI: Epicuro es un filósofo muy mal conocido y sus escritos han padecido las críticas de las escuelas enfrentadas a la suya sin haber sido leídos o, al menos, interpretados justamente. Si miramos en cualquier diccionario la voz “Epicuro” o “epicureísmo” veremos que aparecen como sinónimos de hedonismo e intemperancia, cuando objetivamente no es así. Esto es lo que me atrajo en un principio de esta figura filosófica: que una crítica manifiestamente injusta haya pervivido durante más de dos milenios. Y también dos ideas que creo se pueden rescatar de su pensamiento y aplicar a nuestra sociedad actual, el optimismo y el concepto de amistad. Epicuro dijo por ejemplo que “de todas las cosas que procuran la sabiduría para la felicidad de la vida, la más importante con mucho es la conquista de la amistad”.

SDL: ¿Cuáles son tus próximos proyectos, personales y profesionales?

XI: Tengo varios encima de la mesa que está repleta de posits de diversos colores sobre la suposición de que resultarán algo firme. El problema es que los proyectos más interesantes suelen ser aquellos que no vemos o aquellos que no sabemos alcanzar, así que hay que dejar que vayan llegando para saber qué hacer mañana. Pero a día de hoy me gustaría terminar el libro sobre los campos de concentración que estoy escribiendo a partir de testimonios y el cual he tenido que abandonar en dos ocasiones porque el precio de aprender sobre el dolor es que es preciso sentirlo.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Xabier Irujo, la semilla de Gernika que echó raíces en USA

  1. JOSE ANTONIO LARREA TELLEZ dijo:

    Me agradaria compartir mi personal conocimiento ,hoy Ingeniero de Montes del Gobierno de Navarra ,jubilado ,en relacion con el contexto de la conferen cia impartida por el Profesor Irujo cerca de los vascones,Carlomagno,la Chan son de Roland y el espacio pirenaico en torno a Ibañeta-Roncesvalles.
    José Antonio Larrea
    73 años
    003460953727
    e.mail: jlarreat@gmail.com

  2. Per dijo:

    Estupenda entrevista, estupenda persona. Un gusto tenerlo ahora en la Asociación de Escritores Navarros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *