Se acercan las vacaciones…¿conflicto?

Por Maite Ruiz Aquerreta

Ya estamos en fechas de planificación de vacaciones. Llega el momento de disfrutar de un merecido descanso.

Este año se nos han echado un poco encima por la primavera tan lluviosa y fría que hemos tenido, ¡¡pero ya están aquí!!

Probablemente, para estas fechas ya hemos hablado con los que teníamos que hablar para organizar todo lo necesario: quiénes vamos, cuál es el destino elegido, fechas de ida y vuelta, programa de viaje, a qué nos vamos a dedicar, lugares a visitar….

Hasta aquí todo va bien. Si tenéis respuesta a estas y otras cuestiones, os felicito, habéis dado un paso de gigante en la planificación y organización de vuestro tiempo compartido de vacaciones. Pero la cosa no termina aquí, claro…. incluso puede ser ahora cuando comience a complicarse.

Por nuestro trabajo y la actividad que desarrollamos en nuestro despacho, sabemos que establecer acuerdos en los “qué” es el primer paso para poder pactar los “cómo”. Es decir, conseguir acuerdos de manera consensuada acerca de los objetivos que perseguimos, puede hacerse relativamente fácil, pero es en las decisiones acerca de la operativa elegida para alcanzarlos el escollo principal a trabajar y sobre el que también tendremos que llegar a acuerdos.

Por seguir con el ejemplo de las vacaciones. Los “qué” serian:

  • a donde vamos
  • quienes
  • que fechas
  • que queremos conocer….

Y los “como”, todos aquellos asuntos que tienen que ver con el cumplimiento de los “qué”

  • cómo vamos a ir
  • si vamos en coche, quien conduce? ¿En el tuyo o en el mío?
  • cómo hacemos frente a los gastos
  • cómo nos organizamos con el dinero….

A veces creemos que llegar a consenso en los “que” es suficiente para solucionar nuestras diferencias. Es un paso, pero hay que ir mas allá.

Esta diferencia entre los “que” y los “como”, es una forma sencilla de desmenuzar las dificultades que podemos encontrar a la hora de planificar las vacaciones o solucionar cualquier otro asunto que tengamos entre manos y que no sabemos muy bien como abordar. También nos sirve para no dejar a la improvisación la toma de decisiones para alcanzar los objetivos marcados.

Os invito a hacer esta reflexión e incluso dos listas, y a partir de ahí, tal vez sea más manejable la planificación de aquello sobre lo que tenéis que hablar. Puede que haciendo este ejercicio, habléis de mas cosas de las que pensabais y vuestro periodo de vacaciones este mejor preparado.

Aunque tal vez el problema ya no es lo que era. Ahora sientes que la comunicación es muy difícil, crees que imposible….si tu sensación es que esta estrategia de separar “que” y “como” ya no es para vosotros, probablemente necesitáis ayuda profesional que os permita recuperar un nivel mínimo de dialogo para poder llegar al entendimiento.

Ojalá vuestro problema fuera preparar unas vacaciones, ¿verdad? Si estás preocupado por eso que os aleja y no sabéis que hacer, hacednos la consulta. Os podemos ayudar. Como decimos siempre a nuestros clientes, una intervención dirigida por nosotras, mediadoras profesionales, puede que no os lleve a donde queréis llegar, pero sin duda os sacará de donde ahora no queréis estar.

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en comunicacion, mediacion, vacaciones y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *