Reparto de herencia sin testamento entre hijos del primer matrimonio y viuda. El usufructo de fidelidad

Por Amaya Sanz

Dado el número de consultas que ha originado el post de la semana pasada, en el que hablábamos de la figura del usufructo en las herencias, continuamos esta semana hablando de una figura quizá poco conocida como es el usufructo de fidelidad y su impacto en la gestión de las herencias.

Hoy vamos a abordar esta figura desde un caso que nos llegó a Mediación Navarra.

En el mes de noviembre del año pasado, Margarita llamo a nuestro despacho para pedir cita. Acababa de fallecer su marido, con el que llevaba casada 6 años y desconocía que tenía que hacer. Había solicitado el certificado de últimas voluntades donde constaba que su marido, Fernando, había fallecido sin realizar testamento y que no había tampoco ningún seguro de vida.

Fernando había estado enfermo los últimos 3 años y Margarita nunca quiso hablar con él de cómo iba a organizar su situación para el caso de que falleciese, ya que, por el contrario, durante toda la enfermedad ella le había ayudado, acompañado, cuidado, con la esperanza de que finalmente se curase, y nunca quisieron abordar el escenario en el que la enfermedad le venciese.

Para Fernando, el matrimonio con Margarita era su segundo matrimonio. Fernando estuvo felizmente casado durante 30 años con su primera mujer. Fruto de dicho matrimonio nacieron 3 hijos. La primera mujer de Fernando falleció repentinamente hace 10 años.

Al poco tiempo Margarita, conoció a Fernando y empezaron a salir. Desde el inicio de la relación los hijos de Fernando manifestaron su descontento y rechazo a que rehiciese su vida tan rápido. Margarita ha sentido siempre ese rechazo a su persona lo que provocó un distanciamiento entre Fernando y sus hijos. Margarita a penas ha tenido relación con ellos y han sido contadas las ocasiones en las que han celebrado algo todos juntos. En el último año, a raíz de la situación en la que se encontraba Fernando, se han visto un poco más, pero no tienen una relación fluida.

A Margarita le preocupa la situación que se genera en este momento que hay que hablar de los bienes de Fernando, alguno de los cuales compraron a medias, como la vivienda donde han residido desde que se casaron. Le han comentado que en Navarra cuando se fallece sin testamento, los herederos legales son los hijos, pero que el cónyuge viudo o la pareja estable sobreviviente, tiene derecho a solicitar el usufructo de fidelidad.

Efectivamente, en Navarra, el usufructo de fidelidad se encuentra regulado en la Ley 253 y siguientes del Fuero Nuevo y señala que el cónyuge viudo tiene derecho al usufructo de fidelidad sobre todos los bienes y derechos que al premuerto pertenecían en el momento del fallecimiento.

Este usufructo tiene carácter universal, es decir, se extiende a la totalidad del patrimonio del fallecido, comprendiendo los bienes muebles e inmuebles, y para poder adquirirlo es necesario realizar un inventario de todos los bienes del fallecido en escritura pública ante notario, dentro de los cincuenta días siguientes a la fecha del fallecimiento.

El usufructo de fidelidad, como usufructo que es, concede a quien lo adquiere la facultad de usar y disfrutar de los bienes, pero no la facultad de disponer por si solo de esos bienes.

Este es el punto que más inquietaba a Margarita. En primer lugar tenía miedo de la reacción que iban a tener los hijos de Fernando si ella solicitaba ese usufructo de fidelidad, ya que por la relación que habían tenido, que había sido prácticamente nula, ellos lo iban a ver como una manifestación de los motivos de Margarita para casarse con Fernando, que según ellos eran quedarse con sus bienes, en lugar de ver la necesidad que a ella se le plantea, de seguir viviendo en la que era su casa con Fernando, cuya propiedad ahora pasará a compartir con los hijos de aquel.

Y en segundo lugar, el escenario de tener que compartir bienes con personas con las que no tenía comunicación ninguna, la obligación de tener que seguir vinculados y con necesidad de tomar decisiones conjuntas, era algo que no podía abordar en ese momento.

La alternativa a no solicitar ese usufructo tampoco era muy conveniente para Margarita, ya que igualmente tenía que seguir vinculada a los hijos de Fernando, quienes heredarían el 50 % de la vivienda donde ella vivía.

Tal y como le comentamos a Margarita, el asunto pasaba por llegar a acuerdos con los hijos de Fernando.

Teniendo en cuenta el plazo de 50 días que marca la Ley para iniciar el inventario de bienes, existía bastante urgencia por abordar este asunto, por lo que Margarita decidió iniciar un proceso de mediación.

Nos pusimos en contacto con los hijos de Fernando. A pesar de los miedos que Margarita tenía a la reacción que aquellos podían tener a que se les plantease un proceso de mediación, en esta ocasión, como en la mayoría de los casos que nos toca trabajar, la respuesta de los hijos de Fernando fue totalmente positiva. Ellos también se habían informado y querían solucionar la situación con Margarita de la mejor forma posible.

Se comenzó el proceso de mediación. En 4 sesiones de trabajo, Margarita y los hijos de Fernando, llegaron a acuerdos satisfactorios para todos ellos. Se procedió a realizar todos los trámites de la herencia necesarios para cumplir los acuerdos alcanzados y a fecha de hoy, todo está finalizado.

Para aquellas personas que este leyendo este post, simplemente quiero decirles que el usufructo de fidelidad puede solicitarlo el cónyuge supérstite (viudo o viuda) o la pareja de hecho superviviente y que se puede solicitar independientemente de si existe o no testamento.

Tal y como señalamos en el post anterior, la existencia de usufructos en general, y del usufructo de fidelidad en particular, puede ser causa de conflictos en la gestión de los bienes heredados, por lo que es conveniente alcanzar acuerdos entre usufructuario y nudo propietario, tal y como Margarita y los hijos de Fernando hicieron.

Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en abogado, Acuerdo, conflicto familiar, familia, herederos, herencia, mediacion, Usufructo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reparto de herencia sin testamento entre hijos del primer matrimonio y viuda. El usufructo de fidelidad

  1. Buenos días Julio, gracias por tu participación en el blog de Mediación Navarra y lamento el fallecimiento de tu madre. Para poder responder a la pregunta que nos haces necesitaríamos más información y un análisis más amplio del tema. De todos modos te diré que si tu madre falleció sin testamento puedes leer el post “Ha fallecido mi madre ¿Qué trámites tengo que hacer?” donde damos unas pautas de actuación. Por concretar un poco más, si tus hermanos y tú sois coherederos de un solar propiedad de tu madre, tus hermanos sí que podrían solicitar la extinción de condominio y en consecuencia reclamar su parte, pero si como dices el bien no figura a nombre de tu madre, antes se debería solucionar ese tema.
    Si necesitas más información en relación con este tema, atenderemos tu consulta. Un cordial saludo

  2. julio muelas campoy dijo:

    hola buenos dias quisiera que me dieran una respuestas yo vivo en casa de mi mis padres ya fallecidos esta vivienda costa como solar hurbano la contribucion esta puesta a nombre de mi padre pero el solar de la vivienda sale puesta a nombre del antiguo propietario en el registro de la propiedad no figura el nombre de mis padre y yo pienso que mi madre que a fallecido el dia 8 de abril del 2018 no ha dejado un testamento este solar no tienen escrituras mi pregunta mis hermanos me pueden reclamar parte del solar un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *