Conflicto en el Corte Inglés

Por Amaya Sanz

Parece ser que los propietarios del corte ingles anda a la “gresca” y por lo que hemos podido leer en las últimas noticias publicadas sobre el conflicto, la cosa ha escalado hasta tal punto, que ya se han interpuesto demandas en los juzgados de Madrid entre tíos, sobrinas y primos, por el control de las empresas, se han solicitado auditorias por dudas en el uso de cargos,   se reclaman cantidades por donaciones en las que se espera más, se acusan de realizar maniobras y estrategias para limitar los poderes de unos y otros en los consejos de administración, etc. etc.

No es nuevo el conflicto entre los accionistas del grupo de distribución y no será la primera vez que se tienen que ver las caras en los juzgados, ámbito en el que parece encontrarse cada vez con mayor frecuencia.

Imagino que cuando Ramón Areces Rodriguez compro en 1935 una pequeña sastrería de Madrid a la que llamo Corte Inglés, jamás se le paso por la cabeza, que iba a crear un imperio en el sector de la distribución que iba a ser objeto de conflictos entre los miembros de su familia, conflictos que se iban a hacer públicos ante la incapacidad de las nuevas generaciones de solucionar “los trapos sucios” dentro de casa.

Veamos el lado positivo de este asunto. Al igual que el Corte Ingles ha sido un modelo de negocio cuyo desarrollo, crecimiento y expansión ha sido objeto de estudio en universidades y escuelas de negocio, a mí como conflictóloga, me encantaría poder estudiarlo desde el punto de vista de empresa familiar con conflictos, siendo capaz de analizar las causas que lo originaron, como se fue escalando y que se ha hecho para gestionarlo, aunque no haya tenido muy buen resultado. Esto nos daría pautas que servirían a otras empresas para evitar que llegasen a esta situación permitiéndoles prevenir la aparición de conflictos y gestionar de forma adecuada aquellos que ya se hayan puesto de manifiesto.

Esto es precisamente lo que hemos realizado el Proyecto Bonsaí. Proyecto promovido por ADEFAN (Asociación para el desarrollo de la Empresa Familiar en Navarra) y que hemos desarrollo desde Mediación Navarra en colaboración con Arpa abogados y consultores.

Este proyecto surge de la necesidad de garantizar la continuidad de la Empresa Familiar, dada la importancia y el peso que la misma tiene para el tejido empresarial de Navarra y ha perseguido un doble objetivo: por un lado, procurar una “buena salud” de la empresa familiar que permita su continuidad y por otro, facilitar la pervivencia de la armonía y vínculo familiar.

En dicho proyecto han participado cuatro empresas en donde de forma poco invasiva, garantizando la confidencialidad y contando con la participación de todos los miembros de la familia empresaria se ha podido obtener, en cada una de ellas,  un mapa de la situación conflictual presente en la actualidad, así como una serie de recomendaciones que les permitan iniciar un plan de acción para evitar la aparición de esos conflictos que pueden poner en peligro su continuidad y para poder gestionar de manera adecuada aquellos que se han identificado como manifiestos.

Y es que, en Navarra, si hay empresarios preocupados por la continuidad de su empresa, por integrar a las siguientes generaciones de forma adecuada en la propiedad, conciliando intereses personales y empresariales, y practicando e implantando modelos de gestión de los conflictos que facilite la comunicación entre sus miembros y la consecución de acuerdos.

Podemos afirmar que el gran valor de la empresa familiar reside en la familia. Si esta se mantiene sana, fuerte y cohesionada, es probable que pueda resistir cualquier dificultad.

Aprovechamos este espacio para agradecer desde Mediación Navarra a las empresas que han participado en este proyecto, Sic Lázaro, Grupo Mundomovil, Lizarte, Hotel Don Carlos, las cuales explicaron su experiencia en la jornada que tuvo lugar el pasado jueves en ADEFAN para que otras empresas interesadas se animen a realizar el proyecto.

Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en conflicto empresarial, empresa familiar, herederos, mediacion y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *