Mediación y acuerdo de parentalidad (2)

Por Maite Ruiz Aquerreta

(Continuamos con la entrada de la semana pasada….)

2.- Donde vamos a vivir

Ahora van a necesitar dos casas, dos hogares. En ambos, los hijos tienen que encontrarse cómodos y sentirse integrados. Así que tendrán que decidir si alguno se queda en el domicilio familiar o ninguno. El que sale, si es que no salen los dos, tiene que encontrar ese hogar adecuado para convivir con sus hijos, así que es importante decidir acerca de las condiciones del nuevo domicilio: tamaño, vecindario, medios de transporte y de comunicación, distancia con domicilio actual, con el colegio y no olvidemos otras condiciones hoy indispensables para nuestros hijos, como que haya conexión a internet. En este punto y para ilustrarlo, nos encanta el anuncio de Ikea que podéis ver si pincháis aquí.

3.- Cómo vamos a cubrir las necesidades de nuestros hijos

Este tema es muy difícil de hablar, porque despierta en nosotros un montón de miedos e incertidumbres. Tener claro cuáles son las necesidades de nuestros hijos, su coste y no perder de vista que también esos padres separados van a tener unas necesidades que cubrir, pueden ser los elemento que minimicen los miedos que se presentan. Suelen ser esos miedos incontrolados e irracionales los que nos mantienen en posiciones irreconciliables y actitudes de enfado permanente desde las que es muy difícil alcanzar acuerdos.

4.- Criterios educativos acerca de actividades, aficiones y de salud

Hay que ponerse de acuerdo y decidir si los hijos van a continuar con las actividades que venían realizando. Deben pensar de manera conjunta qué escenarios van a tener en el futuro más o menos inmediato, y plantearse mutuamente qué expectativas tienen. Tienen que sopesar tanto la posibilidad, como el deseo de todos en poner esfuerzo en que se realice. Por ejemplo: una pareja que estaban de acuerdo en que sus hijos fueran un curso académico al extranjero para aprender un idioma, pero ahora con el cambio de circunstancias, deben decidir si mantenerse en esa idea o no.

Otro criterio que deben compartir los padres separados es acerca de los cuidados médicos de sus hijos. No solo en aquellos casos en los que ya hay unas necesidades hoy, sino también tenemos que decidir cómo vamos a actuar cuando se manifiesten. ¿E incluso…que pasa si uno de los padres cae enfermo? ¿Como se van a organizar? ¿Con que ayudas pueden contar?

5.- Relaciones con familia extensa u otros

Es muy importante hablar de la relación con la familia extensa. Si hay algo que nos preocupa o no deseado debemos ponerlo sobre la mesa para que esta cuestión no se convierta en una fuente de conflicto permanente. Eso si, partiendo siempre del principio de la importancia de mantener la relación y los vínculos familiares.

Tal vez nuestros hijos tienen que convivir con nuevas parejas de su padre o madre. Hay que hablarlo y aclarar cómo vamos a gestionarlo.

6.- Centro educativo

Si vamos a querer o necesitar en un futuro más o menos cercano que nuestros hijos cambien de centro educativo, podemos sentar ahora al menos unos principios de acuerdo sobre cuándo, cómo, en qué condiciones, etc. Por supuesto habrá que hacer un análisis de los costes y como hacerles frente.

7.-  Y otros temas de los que hablar…..

Desde luego, son muchos los temas que pueden plantearse, dependerá de la familia concreta, pero podemos destacar como ejemplos:

.- Viajes con nuestros hijos. Imaginemos que uno de los progenitores es aficionado al montañismo y desea que sus hijos viajen con él cuándo vaya a practicarlo. O tal vez uno de los progenitores va los veranos a practicar idiomas al extranjero y a partir de ahora, querrá hacerlos con los niños.

Pues bien, es el momento de establecer unas bases acerca de los viajes de los hijos, aunque cuando llegue el momento habrá que retomar el tema y decidir mas concretamente, pero tienen un marco sobre el que hacer planes de viajes.

.- Comunicaciones entre padres y de cada uno con los hijos. Como vamos a contarnos las cosas, si elegimos el teléfono, juntarnos para hablar, videollamada, correo electrónico , whatsapp u otro. Podemos determinar la frecuencia de esas comunicaciones, el horario e incluso temas que no admitimos. Es el momento de acordar las bases de cómo van a ser nuestras comunicaciones y las que vamos a mantener con nuestros hijos: medio, duración y todo aquello que nos parezca importante.

.- Cuestiones que tienen que ver con estilos de vida. Por ejemplo, alimentación. Tal vez uno de los progenitores tiene unos criterios acerca de qué deben comer sus hijos. O que no deben comer (suele ser este un criterio más claro). Habrá que ver como es este asunto de importante y como vamos a gestionarlo. Otro puede ser horarios de llegada a casa de los hijos que por su edad empiezan a tener salidas con amigos.

.- En este punto, entran otros temas, como: ideas religiosas, valores culturales, castigos, compensaciones, etc.

7.- Último punto

El ultimo punto será el de la revisión de los acuerdos alcanzados durante la separación o divorcio y que ahora no nos sirven porque el paso del tiempo ha hecho evolucionar a la familia.

Puede ser que, durante el transcurso de ese tiempo, todos hayan ido adaptándose a las nuevas circunstancias y no haga falta una revisión de los acuerdos alcanzados, pero si no ha sido así, siempre podrán acudir de nuevo a mediación para hablar de qué es lo que les pasa y cómo reconducir la situación. Podrán alcanzar nuevos acuerdos adecuados a su realidad actual.

Para concluir: como vemos, a diferencia de un proceso jurídico, o de negociación entre abogados, en mediación pueden tratarse todas aquellas cuestiones que nunca aparecerían en un “convenio regulador”, pero que, si no se tratan adecuadamente, pueden ser un foco de conflictividad que distorsione enormemente la convivencia en común o individual de todos los miembros de la familia.

¡Seguimos en contacto!

Esta entrada fue publicada en acuerdo de parentalidad, Divorcio, mediacion y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *