Y que 2018 esté lleno de éxitos

Qué mejor momento que cuando va a sonar el despertador para recordarnos que se termina 2017, cuando va a empezar a chillar la alarma de despedida, en el último segundo, en el último descuento del último encuentro del último mes y de la última jornada del año para recuperar sensaciones, para reencontrar juego perdido y para hacerse merecedores de una victoria que permite a los nuestros irse de vacaciones, las de Navidad, con la conciencia más tranquila y haciendo propósito de enmienda. Y cuando tuvo que ser, fue.

Xisco parece mirar a Dorronsoro como diciéndole "pero tío, déjate alguno". LFP

Xisco parece mirar a Dorronsoro como diciéndole “pero tío, déjate alguno”. LFP

Como si de un cuento navideño se tratara, Osasuna bajó a tierras murcianas con un único objetivo: hacerse valedor de la victoria. Ojito, que no es lo mismo que conseguirla. Porque lo uno, como pasó en Cádiz, por ejemplo, no es sinónimo de lo otro. Y ayer Osasuna se hizo acreedor, se hizo merecedor, se hizo valedor de un triunfo que borra de un plumazo una mala racha de encuentros. Para olvidarse del bofetón que nos dio Competición al no aceptar la denuncia contra el Nàstic, los de Diego Martínez saltaron al Francisco Artés Carrasco de Lorca dispuestos a ganar en el verde lo que este equipo es capaz de ganar.

Y eso que a punto estuvo otro Francisco, Dorronsoro, de impedirlo. Pero Coris se tornó en el Ángel anunciador de la llegada de la Buena Nueva, en el que trajo el Adviento y las Pascuas y el que, disfrazado como por Pamplona en Nochevieja de Lionel Messi, dribló hasta a su sombra y puso el gol del triunfo en el marcador. Luego  el meta intentó aguar la fiesta rojilla a David y a Xisco, pero los rojillos no querían apuntarse al empate de última hora que pocos días atrás nos dejó fastidiados.

Porque manda bemoles, con un primer tiempo que arranca con la caraja típica del visitante pero que para el minuto 10 ya está de nuestro lado, con ocasiones no muy claras pero eso sí, dominando, teniendo balón, sin recibir ni medio disparo del rival. Con una genialidad de Sebas que abre la lata, abriendo camino donde había un bosque de piernas del rival, donde nadie esperaba que podría ser, para apuntillar raso y cruzado a Dorronsoro. En la única que no pudo pararla…

Que en el segundo tiempo se vio a las claras que la consigna de Diego Martínez había sido la misma que contra el Numancia con 1-0 en el luminoso a nuestro favor. A machacar, a ampliar la ventaja, a ponernos 0-2, chavalada, que si no al final sabemos lo que ocurre, que esta categoría es más mala que unas Navidades sin poder catar un triste polvorón. Así que ya sabéis, mono azul, pico y pala. Y a marcar.

Pero claro, el meta local estaba iluminado, como si fuera el elegido. Dorronsoro quiso convertirse, salvando las distancias, en el Herodes para los niños rojillos que querían que equipo ganara el último encuentro del año. Paradón a empalme a bocajarro de David Rodríguez, un delantero que es titular sí o sí pese a no marcar goles. Pero es que trabaja lo suyo el talaverano. Como Xisco, otro que tal baila, y que en el cabezazo que se marcó, similar al segundo gol que hizo contra los sorianos cinco días antes , se encontró esta vez con Dorronsoro volando para evitarlo.

El que perdona suele acabar pagándolo. Pero esta vez las escrituras estaban con Osasuna. Y de hecho, quitando un par de tiros inocentes a manos de un seguro Sergio Herrera, no se sufrió tanto como veces pasadas. Ni con Onwu, exosasunista, sobre el verde. Esto estaba hecho, estaba cerrado y se consiguió una victoria que corta una racha mala, no tanto como buena fue la anterior. Y despide un año de luces y sombras. Mucha sombra en Primera, más luces en Segunda… Importaba ganar, importaba sumar tres de una tacada.

Por ello se agradece la victoria, chavalería. Se agradece la vuelta con tres puntos, el partido jugado, el esfuerzo y el pico pala para ganar. Se agradece que en unas fechas tan señaladas nos mantengáis con la ilusión. La ilusión de la Lotería de Navidad del viernes, la ilusión de las Navidades con los nuestros. La ilusión de un 2018 lleno de éxitos. ¿La ilusión del ascenso? Por qué no. ¡Feliz Navidad a todos los rojillos del mundo y que el próximo Año Nuevo nos traiga lo mejor! Ya si eso, para Reyes, pedimos una victoria contra el Valladolid…

¡Hasta la muerte, Forofillo hasta la muerte!

Acerca de Fran Pérez

Fran Pérez analiza la actualidad de Osasuna y todo lo que afecta a los aficionados y al club navarro. El estado de los jugadores, los partidos en las diferentes competiciones, la marcha deportiva e institucional así como las curiosidades y noticias que afectan a los miembros del Club Atlético Osasuna.
Esta entrada fue publicada en Osasuna. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Y que 2018 esté lleno de éxitos

  1. Miguelito dijo:

    A Federico García Lorca lo fusilaron recién comenzada la guerra civil española. Osasuna pudo fusilar al Lorca, pero tan sólo uno de sus disparos alcanzó el objetivo. Ahora nos regalan todo un año para corregir errores y repetir aciertos, feliz año a todos.

Los comentarios están cerrados.