Pirámide abdominal

¿Trabajamos bien la musculatura abdominal? Una parte importante de la población la entrena con frecuencia (entrenamientos en gimnasios, actividades dirigidas, clases de mantenimiento, gap, tonificación, entrenamientos funcionales, hit fit, etc.). Pero, ¿realmente ejecuta correctamente los ejercicios que fortalecen esta musculatura?

Este artículo solo pretende ser práctico y concienciar de que “aquel ejercicio que se hace mal hay que evitarlo, siempre existen alternativas mucho más seguras”. ¡Lo que no hagas bien, déjalo!

El grado de desarrollo que adquieres en esta musculatura va a depender tanto de factores genéticos como del tipo de entrenamiento. Los errores en la ejecución se producen siempre por debilidad. La única solución está en ganar fuerza.

Los hay que tienen visible esta musculatura cuando se desprenden de sus camisetas, aunque eso no quiere decir que la tengan fuerte, es sólo que tienen un bajo nivel de grasa subcutánea en esa región. La fuerza se trabaja con el entrenamiento y la grasa se reduce con una adecuada alimentación, variada, personalizada y adaptada a las características individuales de cada sujeto, sin la necesidad de recurrir a dietas absurdas y desequilibradas (https://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2018/01/03/estar-siempre-a-dieta/).

Los niveles de esta pirámide indican un grado de dificultad. Así el nivel inferior es el más sencillo y cada ascenso en la pirámide supera al anterior debido a que es necesaria más fuerza para su correcta ejecución.

A cada nivel de la Pirámide Abdominal le he designado un nombre que resalta un aspecto relevante y facilita al lector su comprensión. No es aconsejable pasar al nivel 2 si no se realizan correctamente todos los ejercicios del nivel 1. Y no se debe pasar al nivel 3 si no se realizan correctamente todos los ejercicios del nivel 2. Así hasta alcanzar los niveles superiores de la pirámide que corresponden a ejercicios mucho más eficaces pero de mayor dificultad.

Con entrenar esta musculatura durante 15 minutos uno o dos días a la semana es suficiente. Entre 2 y 3 series de 8 a 12 repeticiones y entre 3 y 4 ejercicios realizados con la técnica adecuada. La velocidad de la fase concéntrica del movimiento (fase de acortamiento) dependerá del dominio técnico del ejercicio, pero como norma “general” se ejecuta el movimiento en 1 segundo (expulsando el aire), se mantiene la contracción durante 3 segundos (hasta terminar de expulsar todo el aire) y se regresa a la posición inicial en 2-3 segundos (tomando aire nuevamente en esta fase excéntrica del movimiento). No es tanto el cuánto haces sino el cómo lo haces y siempre debe priorizar la biomecánica de cualquiera de los movimientos al número de repeticiones.

No conviene abusar de los entrenamientos intensos y largos de un área concreta del cuerpo, de ahí que este sistema permite obtener beneficios en la región abdominal sin los riesgos que originan los trabajos largos con ejercicios mal seleccionados o técnicas de ejecución incorrectas. Ganar fuerza en esta región facilita la realización de múltiples ejercicios tanto sencillos como complejos con alto grado de funcionalidad.

36 ejercicios repartidos en 8 niveles de dificultad y aunque muchos de ellos puedan parecer similares existen ciertas variaciones que sólo pueden ser experimentadas por quienes los ejecutan. En todos los ejercicios hay que prestar máxima atención, estar concienciados, con el cuerpo alineado, muy concentrados desde el comienzo hasta el final, coordinando todos los movimientos con la velocidad de ejecución y mostrando un control exquisito en todo momento, con una respiración fluida y acompasada.

La elección de cada nivel estará determinada siempre por la fuerza de esa región, de tal modo que sólo pueden llegar a la excelencia quienes dominan la totalidad de los niveles anteriores.

En todos los ejercicios es importante cumplir con las premisas que se indican en cada nivel (concienciación, alineación y contracción previa, concentración, coordinación, control y aplicación de la fuerza necesaria en cada acción), aunque en cada fase dominará una de ellas. Y como pretende ser un artículo práctico (“una imagen vale más que mil palabras”) desarrollo ahora los diferentes niveles de esta Pirámide Abdominal.

Nivel 1- CONCIENCIACIÓN.

Uno debe ser consciente de cómo es esta musculatura, qué acciones realiza y cómo se ha de respirar cuando se ejecuta cada repetición. Ello es crucial para pasar a los siguientes niveles con un dominio técnico alto. Son muchos quienes necesitan permanecer bastante tiempo en esta fase debido al bajo tono muscular en su región abdominal.

¡No hagas complicado lo que no lo es! y localiza el grupo muscular tratando de no realizar acciones incorrectas que puedan resultar dañinas. Las flechas son indicadores de aspectos relevantes a tener en cuenta durante la ejecución de los movimientos, es muy importante prestar máxima atención en ellas.

Nivel 2- ALINEACIÓN.

Se ha de procurar tener el cuerpo alineado siempre, tanto al contraer en la fase concéntrica como al elongar en la fase excéntrica del ejercicio. Uno ha de mantener esta alineación desde la primera hasta la última repetición. En la posición inicial se realiza una contracción previa, que servirá como mecanismo de protección y que facilitará la localización anatómica de la musculatura de esta región; esto deberá aplicarse en todos los ejercicios de todos los niveles de esta Pirámide Abdominal. Una respiración fluida debe acompañar cada movimiento, evitando las fases de apnea exageradas que pueden resultar dañinas para el ejecutor.

Nivel 3- CONCENTRACIÓN.

Trabajar esta musculatura no es fácil. Pero con una alta dosis de concentración se mejora la calidad del movimiento. ¡No hagas difícil lo que en principio es sencillo! Uno debe pensar constantemente en la ejecución de cada acción teniendo presente en todos los movimientos las indicaciones señaladas en los niveles anteriores (concienciación, alineación y contracción previa). Dada la mayor dificultad de los ejercicios de este nivel y el riesgo que suponen las incorrecciones, uno ha de estar mucho más pendiente de la técnica en cada repetición.

Así que ya sabéis: ¡Concentraros!

Nivel 4- COORDINACIÓN.

Coordinando bien cada movimiento se facilita la ejecución correcta de todos los ejercicios. Se ha de aplicar justo la fuerza necesaria para terminar siempre con buenas sensaciones. Es importante parar cuando hay que parar y seguir las proyecciones de todos los movimientos con gran precisión. Es cuestión de coordinación y técnica, sólo eso.

Nivel 5- CONTROL.

En los ejercicios aquí presentes se requiere de un gran dominio y mucha más fuerza en toda la región central. Uno debe ejecutar bien todos los ejercicios de las fases anteriores para pasar a este nivel de mayor complejidad. Concienciación, alineación, concentración, coordinación y controlar bien cada instante de todos los movimientos para no correr riesgos innecesarios.

Es imprescindible la atención plena desde principio hasta el final, puesto que una serie de 10 a 12 repeticiones puede durar entre 45 segundos y 1 minuto y es fácil despistarse durante el proceso, por lo que se aconseja siempre estar muy pendiente de todos los aspectos relevantes indicados en cada uno de los cinco niveles señalados.

Nivel 6- FUERZA.

Hay que tener muy fuerte la musculatura abdominal para pasar a este mayor nivel de dificultad. Es necesario realizar todos estos movimientos con seguridad, respirando correctamente, con el cuerpo siempre ordenado y con un control exquisito. A esto se le llama TÉCNICA. No todos pueden dominar este nivel por no disponer de la suficiente FUERZA para realizarlos bien. Uno ha de estar siempre muy pendiente de la perfecta ejecución en todo el proceso de cada ejercicio.

Nivel 7 y Nivel 8- EXCELENCIA.

Movimientos sólo aconsejados para un porcentaje muy bajo de deportistas. La ejecución ha de ser perfecta. La intensidad dependerá de la carga. Estos ejercicios tienen un alto riesgo de lesión en caso de no hacerse bien, por lo que no deberán realizarlos quienes no estén totalmente seguros de sus posibilidades reales. El último ejercicio de la pirámide requiere un gran dominio técnico y un alto nivel de fuerza. Los pies no están sujetos nunca y la barra sube totalmente vertical, siempre perpendicular al suelo.

La intensidad aumenta con la carga y esa carga sólo se incrementará en la medida que uno aumenta la fuerza en esta región.

Lo más importante es tener en cuenta en cada ejecución todas las premisas explicadas en los niveles inferiores, siendo conscientes siempre de los riesgos que suponen las incorrecciones repetidas (sobre todo en ejercicios de tan alta intensidad), manteniendo la alineación (señalada mediante flechas) y realizando una contracción previa de esta región que antecede al movimiento, sin perder nunca la concentración desde la posición inicial hasta la posición final, coordinando todos los elementos importantes que suponen la aplicación de las diferentes fuerzas de acción (contracción previa de los músculos más importantes involucrados en la acción, respiración fluida y armónica, elongación controlada, dominio del suelo pélvico, velocidad en función del objetivo a trabajar…), sin perder jamás el control de cada gesto y parando la acción cuando la fatiga aparece y la fuerza comienza a fallar; es ahí precisamente donde se corre el riesgo de lesión.

Son muchos quienes trabajan esta musculatura con frecuencia, pero creo que todas las premisas a las que se hace referencia en este artículo no son tenidas en cuenta por la gran mayoría de los que la entrenan. Los ejercicios de nivel bajo son poco eficaces. Lo importante es ganar fuerza para de ese modo dominar niveles superiores que involucran mayores beneficios.

El trabajo del core es fundamental, además de potenciar todos los músculos grandes y pequeños de la región central, equilibra las acciones tanto de la parte superior como de la parte inferior permitiendo una mayor funcionalidad en acciones tanto simples como complejas. El entrenamiento del suelo pélvico, los ejercicios hipopresivos y otras técnicas de reforzamiento de la musculatura de nuestros esfínteres también han de estar presentes y pueden realizarse al final del entrenamiento para equilibrar toda esta región central.

Una repetición de los ejercicios del nivel de excelencia (niveles 7 y 8) tiene más beneficios en fuerza que cinco repeticiones del nivel 6, mientras que una repetición de este último puede tener más beneficios que cinco repeticiones del nivel 5. El aumento de nivel supone un incremento exponencial en los resultados obtenidos, así cinco repeticiones del nivel de excelencia permiten un grado de hipertrofia y fuerza superior a quinientas repeticiones del nivel básico (nivel 1).

Pincha este enlace y visualizarás la parte práctica de esta Pirámide abdominal.

https://www.facebook.com/esportrium10/videos/303456413592784/

Para quien domina la excelencia y dispone de poco tiempo, que no lo pierda y ejecute los ejercicios del nivel superior que realice a la perfección; este es mi consejo. Lo que no te cuesta nada no te sirve prácticamente para nada.

Hasta hace bien poco los deportistas no daban mucha importancia al desarrollo de esta musculatura y aparecían desequilibrios que repercutían en ciertas patologías que a la larga limitaban su carrera profesional. Es cierto que hoy en día siguen cometiéndose errores graves y todavía se pueden observar en gimnasios, centros deportivos y a muchos atletas practicando ejercicios que nada tienen de saludables. Uno realiza el ejercicio sin prestar la atención que debiera, sin tener en cuenta las premisas indicadas en el artículo y con riesgo añadido, para además no trabajar eficazmente la zona que pretende.

Aquí aparecen algunos ejercicios que deberían estar contraindicados, donde la concienciación, la alineación, la contracción previa, la concentración, la coordinación, el control y la higiene postural no son tenidas en cuenta, sólo parece valer el hacer la repetición a cualquier precio, incluso a base de tirones. Así que luego realizan 500 repeticiones, no mejoran la fuerza en esa región y además les duele la espalda. Una pena pero todavía estos ejercicios y otros del estilo siguen vigentes en la actualidad.

Unos abdominales fuertes suponen una serie de beneficios. El poseer grasa en la cintura no implica que la musculatura abdominal esté débil, es un problema exclusivamente nutricional.

Menos repeticiones absurdas, una selección adecuada de los ejercicios que domináis, procurar aumentar la fuerza y un sistema de alimentación que sea lógico y eficaz (https://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2018/09/11/otra-forma-de-entender-la-nutricion/). Este es mi mejor consejo.

La Pirámide Abdominal sólo pretende ser una alternativa a lo que siempre se ha hecho mal, sólo eso nada más. Espero haberos servido de ayuda.

Publicado en Preparación Física | 12 comentarios

De “niño obeso” a “adolescente atlético” en apenas 200 días

Gabriel Castro López consigue perder más de 30 kilos de peso en seis meses y medio, mejorando tanto su composición corporal como su forma física. Ha pasado de tener una gran obesidad a un normopeso y además con un cuerpo atlético. Con tesón, disciplina, constancia, actitud y entusiasmo todo es posible y sobre todo creyendo en lo que hace.

¿Cuál ha sido tu peso máximo? ¿En qué año? Mi peso máximo ha sido 105 kilos en este año 2018 a mediados de marzo.

¿Siempre recuerdas haber tenido un exceso de peso? Sí. Que yo recuerde, desde pequeño siempre he tenido obesidad.

Su madre me dice que nació con un peso de 3,3 kilos y se retrasó el parto hasta la semana 40. Ella padeció de diabetes gestacional durante su embarazo. El peso de Gabriel era “normal” hasta que entró en la escuela a los 3 años de edad.

¿Y qué pasó entonces? Tuvo muchísima ansiedad y durante toda la semana vomitaba las comidas hasta llegar al viernes donde dejaba de vomitar (comenzaba el domingo a la noche y no paraba hasta el viernes). Sufrió pánico en sus inicios a la escuela y esa ansiedad le duró varios años.

¿Hasta cuándo le persistió esa ansiedad? La fase aguda duró mucho tiempo, pero no terminó de solucionarse hasta que entró en la ESO y ya empezó a tener problemas de peso a la edad de 4 años.

No quiero entrar en este delicado tema, así que sigo la entrevista con Gabriel. ¿Has llevado a cabo muchas dietas? No. Iba al pediatra y al endocrino, pero me decían que adelgazara y que anduviera mucho.

Su madre me indica que le generaba ansiedad ir al pediatra, pues siempre oía cosas negativas (al menos eso interpretaba él). Anda mucho y ponte a dieta” era el mensaje que sacaba de las visitas.

Entonces ¿cuándo llevas a cabo tus primeras “dietas”? Yo sólo he seguido las dietas que me pusiste tú, que en total han sido tres distintas.

¿Te funcionaron? Sí, a la vista está.

¿Cuándo decidiste dar el cambio? El cambio lo decidí dar a últimos de marzo de este año cuando fui a visitarte.

¿Por qué? Me veía muy mal con el cuerpo que tenía porque no podía hacer cosas que una persona de mi edad hacía sin ninguna dificultad.

De pesar 104,7 el día 22 de marzo, a pesar 91,8 el día 9 de mayo, a pesar 84,3 el día 18 de junio y a pesar 73,5 el día de hoy. ¿Te tomaste muy en serio eso que te dije de venir a verme cada vez que vieras el primer dígito inferior a la consulta anterior? Así es, es lo que me dijiste y lo cumplí.

Viste el 10, luego el 9, más tarde el 8, ahora el 7 y estás muy cerca del 6. Mi consejo es que reduzcas un poco más la grasa, que no pierdas mucho más peso y que sigas con los buenos hábitos actuales. ¿Estás de acuerdo? Pues claro que lo estoy.

¿Te da la sensación de “Estar a Dieta”? No, al revés. Yo no me lo tomaba como si fuese una dieta ya que comía la cantidad que yo elegía y esas “dietas” no eran difíciles de seguir si te las tomabas en serio.

De sobrepasar el 35% de grasa corporal a llegar al 15%. ¿Te ha supuesto mucho esfuerzo? No, mucho esfuerzo no me ha costado ya que desde un principio me mentalicé que quería cambiar. Sabía que tenía que seguir tus consejos y hacer algo de deporte para conseguir el objetivo que me propuse.

¡Qué bueno es eso de marcarse objetivos! Facilita las cosas. Estoy de acuerdo Javier.

¿Has variado los menús desde el inicio hasta ahora? Sí, cada vez que iba a revisión llevaba a cabo una dieta diferente en función de la reducción del peso.

¿Alguna anécdota que contar ante tal espectacular cambio? La gente que me ve alucina con el gran cambio que he dado. Muchos me preguntan a ver que he hecho y me han felicitado por lo que he logrado.  

¿Cómo te encuentras actualmente de energía? Nada que ver la energía que tengo en estos momentos con la que tenía hace 7 meses, me canso muchísimo menos y ahora hago cosas que antes ni pensaba que podría llegar a hacer. Además haciendo deporte me encuentro genial.

Apenas han pasado 200 días desde que Gabriel pesaba 105 kilos. Un niño con todas las probabilidades de seguir sumando kilos si no hubiera decidido dar el paso de “cambiar”. Pero lo dio, creyó en el sistema y entendió que un ser humano no puede comer “un poco de todo”, sino que debe comer mucho de varios alimentos y nada o casi nada de la mayoría de “productos” que invaden los actuales hipermercados, tiendas de chucherías, máquinas de distribución de alimentos… Y que tampoco el ser humano puede beber cualquier cosa, sino que lo que debe beber es agua como cualquier mamífero del planeta y el resto de las bebidas están para consumirlas “de vez en cuando”, esporádicamente. Y esa reeducación le llevó a estar donde está ahora.

El título es una “evidencia personificada”. Gabriel está atlético porque su relación cintura/altura está en 0,47 cuando hace apenas 7 meses estaba en 0.67. Eso resalta su figura a día de hoy, que es más longilínea. Cuanto más por debajo tengamos la relación cintura/altura de 0,5 de más apariencia atlética gozaremos. Y ese marcador antropométrico es mucho más importante que el peso corporal, pues está mucho más vinculado a patologías cardiovasculares y metabólicas. Y desde luego que Gabriel ha conseguido mantener ese cociente en cifras saludables.

¿Cada cuántas horas comes? Hago las 5 comidas al día y entre ellas pasan unas 3 o 4 horas.

De forma general, ¿cómo confeccionas tus menús diarios? Sigo las indicaciones que me pusiste en las hojas.

¿Qué desayunas? En la primera dieta tenía un desayuno muy completo con tortillas o lomo o yogures naturales. En esta última ya puedo tomar hasta pan con jamón algún día.

¿Qué almuerzas? Frutos secos y embutidos magros. Ahora que he empezado la escuela algún día llevo pan con lomo o jamón si es que no tomé pan en el desayuno.

¿Qué comes? Primer plato de verduras y segundo plato de carne, pescado o lentejas. Sin pan y sin postre. Y si hago deporte puedo tomar arroz o pasta.

¿Qué meriendas? Yogures naturales, latas de conservas, una tortilla francesa o unos frutos secos.

¿Qué cenas? Lo que me dijiste. Lo que come un caballo, un delfín y un lobo. Primer plato de verduras y segundo plato pescado, huevos o algo de carne, en función de lo que he comido a lo largo del día. Pero sin pan y sin postre.

¿Y qué bebes? Agua siempre.

¿Reduces cantidades o eliges mejor los alimentos? Elijo los alimentos y no miro nunca la cantidad.

Has reducido tu peso más de un 30% respecto al inicial. ¿Hasta dónde quieres llegar? Yo quería llegar a pesar unos 70 kilos más o menos y ya lo he conseguido. Entonces yo creo que ahora ya no tengo que perder más, solo mantenerme en el peso en el que estoy.

¿Te ha cambiado la vida de alguna manera? Sí, ahora puedo hacer muchas cosas que yo antes no pensaba que pudiera hacerlas. En estos momentos no me da vergüenza quitarme la camiseta en público y ya no me siento mal conmigo mismo.

Viniste a la primera consulta hace casi siete meses ¿realizaste deporte simultáneamente mientras seguías mis consejos nutricionales? Sí, hacía bicicleta desde que empecé  y natación en verano.

¿Echas de menos algo que en tu anterior etapa consumías con frecuencia? No, ya me he acostumbrado a la nueva manera de comer y los productos que me hacían engordar ahora solo los consumo de vez en cuando. De todas formas en cada nueva dieta me has ido introduciendo alimentos que me gustan más, así que sigo tus recomendaciones y disfruto de la comida.

Muy bien, Gabriel, veo que distingues entre lo que son productos y lo que son alimentos. Así es Javier.

¿Te permites algún capricho? Por supuesto pero sólo de vez en cuando, quizás una vez por semana, como me dijiste desde la primera vez.

¿Cómo explicarías las claves de tu éxito? Con constancia y mentalizándome en lo que he hacía. Al final como tú decías, uno consigue lo que se propone.

¿Tomas alguna vez azúcar, edulcorantes, harinas? Muy de vez en cuando aunque soy consciente que es mejor no tomarlas.

¿Consumes productos light? No, porque no sirven para nada, los alimentos hay que tomarlos naturalmente, mejor un yogurt natural entero que uno de frutas desnatado.

Así es, Gabriel, al menos introduces a tu cuerpo una menor carga de química “absurda”.

¿Qué consejos les darías a quienes estando en tu situación inicial quieren cambiar a mejor? Que no lo piensen más y que modifiquen su forma de comer, que se van a sentir muy bien con ellos mismos, van a disfrutar más de las cosas y que se lo tomen muy en serio.

¿Pesas lo que vas a comer? No. Yo no peso nunca la comida.

¿Qué se te quedó en mente de la primera conversación que tuvimos en consulta? Que si no me hubiera puesto a dieta a finales de marzo, en vez de 105 kilos podría haber llegado a pasar fácilmente de los 110 kilos en verano.

¿La forma en la que te recomendé comer en la primera cita te resultó complicada de llevar? No, a mí no me costó la verdad, al principio se me hacía raro pero no me costó.

¿Qué tal afrontabas antes la asignatura de Educación Física? Se me hacía muy cuesta arriba y aprobaba con dificultad. Me daba vergüenza hacer algunas cosas y muchas ni las intentaba.  

¿Y ahora? No soy un profesional pero se me da muchísimo mejor que antes. Se nota muchísimo la diferencia. A la hora de correr aguanto mucho más y me siento muy bien.

¿Cómo te ven tus padres? ¿Y tus demás familiares? ¿Y tus amigos? En general me ven muy bien y ni se lo creen lo que he hecho. Muchos amigos que hace tiempo que no nos veíamos ni me reconocían cuando nos cruzábamos por la calle.

¿Cómo has comenzado tus estudios? ¿Con más vitalidad? Los he comenzado muy bien y con más vitalidad.

¿Te has marcado algún objetivo? Sí, completar 4º de la ESO con buenas notas.

¿Desde hace tres semanas estás en el Gimnasio Abejeras? ¿Qué tipo de ejercicios realizas? Sí, estoy yendo muy a gusto y la gente es muy maja. El monitor y los dueños me ayudan mucho. Realizo ejercicios para ponerme en forma y vaya si estoy mejorando.

Un gimnasio ejemplar, donde el trato personal y la gran formación de quien allí trabaja hacen de él un lugar idóneo para practicar actividades físicas. De eso soy testigo.

¿Regresarás Gabriel a la situación pasada? ¿Volverás a superar los 100 kilos de peso con un porcentaje de grasa de más del 35%? No, eso nunca.

Tú no formarás parte de la Pandemia futura de sobrepeso y obesidad nunca, simplemente porque no quieres. https://www.diariodenavarra.es/blogs/dn-running-dudas-consejos/2018/10/02/formaras-parte-de-la-pandemia-del-futuro/

Aquí realizo una corta entrevista a Gabriel, un chico adolescente que se toma muy en serio lo que hace. La naturalidad le caracteriza y tengo que decir a su favor muchas cosas, pero sobre todo lo listo que es, pues lo coge todo al vuelo y esa ha sido una de las claves de su éxito, el no ver complicado lo que otros ven y sobre todo el poner en práctica el sistema en el que creyó desde el primer día.

https://www.facebook.com/esportrium10/videos/297853947486364/

Gabriel es el ejemplo de que quien algo quiere y lucha por ello lo consigue. No hay excusas, no es culpa de nadie el que esté con una gran obesidad. Sé que la sociedad te empuja al consumo, pero tú has aprendido a elegir y por lo que observo lo has hecho muy bien. Sólo queda que esto se mantenga a largo plazo y que “de verdad” no regreses jamás a los hábitos que tenías antes. No regresaré jamás, Javier, ahora he descubierto cómo uno se encuentra con 32 kilos menos y nada que ver las sensaciones que tengo ahora con las que tenía antes.

La obesidad infantil tiene solución, pero para ello hace falta motivación para dar el paso hacia el cambio de hábitos y acción. En definitiva, lo que ha hecho Gabriel, nada más.

Estar a Dieta” no tiene sentido, en el momento en que uno piensa que “está a dieta” el fracaso está asegurado. Educación nutricional y comer en función de lo que vas a hacer. Come lo que debes cuando debes y el problema de la obesidad se atajará.

No hay excusas. Uno consigue lo que se propone, si es que “de verdad” se pone a ello. Echar la culpa al sistema en el que estamos sumergidos es alimentar la propia debilidad, pues la solución sólo depende de ti, pues eres tú quien eliges lo que comer y lo que beber. Y eso es lo que Gabriel entendió desde el primer día y vaya si lo entendió.

En la imagen junto a Gabriel que tan sólo hace siete meses pesaba treinta kilos más que yo. Ahora soy yo quien le saco tres kilos.

Publicado en Nutrición | 25 comentarios

¿Formarás parte de la Pandemia del futuro?

La Pandemia que está a punto de llegar. El contexto social pretende condicionar nuestros comportamientos nutricionales. ¿Vas a seguir el ritmo que marca la industria alimentaria? YO NO.

Geplaatst door Javier Angulo Fernandez op Dinsdag 2 oktober 2018

Publicado en General | 23 comentarios