x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
REAL MADRID 0 - BARCELONA 2

Messi gana la batalla a Cristiano Ronaldo

El sudamericano, acaparador de reconocimientos en el último curso, tomó el Bernabeu también

Actualizada Sábado, 10 de abril de 2010 - 23:37 h.
  • AGENCIAS. Madrid

En la batalla de reyes Messi salió airoso del duelo contra Cristiano Ronaldo, prolongó la hegemonía que ha establecido en los últimos tiempos y salió respondón al envite particular que el fútbol ha establecido entre los dos futbolistas más relevantes del momento.

El sudamericano, acaparador de reconocimientos en el último curso, tomó el Bernabeu también. Y aplacó la furia del luso, aún con cuentas pendientes, con aspectos que demostrar, de hacer estallar el sinfín de cualidades que atesora.

La magia de Messi superó la furia de su contrincante. Empezó resguardado el argentino. Escondido entre líneas, aguardando su oportunidad mientras Cristiano Ronaldo hacía ruido con carreras interminables e infructuosas.

Pep Guardiola, estudioso y prudente valoró en exceso al luso. Estableció una doble guardia. Con Dani Alves en el centro del campo y Carles Puyol en el lateral. Sin embargo, fue con Gerard Piqué con el que Cristiano Ronaldo se topó en varias ocasiones. Sobre todo en la primera parte, con el partido aún sin romper.

No vio alternativa alguna Cristiano Ronaldo. Desasistido de acciones que le acomodaran ante Víctor Valdés, no fue capaz de dejar a un lado la ansiedad que le persigue ante la irrupción primero y consolidación después, del nuevo orden en el fútbol mundial.

Messi, sin embargo, tiró de talento. Agazapado, como inadvertido, contempló impasible la explosión blanca, desordenada, del inicio. Ante el barroco excesivo de Ronaldo durante todo el partido, el argentino recurrió al talento y a la eficacia.

Un par de avisos, frenados en seco por la zaga blanca, predispuesta a todo con Ezequiel Garay y Raúl Albiol y el refuerzo de Fernando Gago, dieron paso a la jugada que marcó el rumbo del partido.

Se lo indicó con un gesto a Xabi, que siempre está. El centrocampista vio la carrera de la Pulga y le dio el balón. Aguantó al movimiento de Iker Casillas y le batió por bajo. Messi marcó y miró al cielo. Se recreó. Era el escenario del máximo adversario. Donde su equipo impuso su ley y él estableció su reinado.

Cristiano Ronaldo, excesivamente pendiente del brillo particular se quedó sin luces. Resignado a la superioridad del adversario. Messi acaparó las expectativas del partido. Sumó su gol cuarenta en el curso. El veintisiete en la Liga, a los que se le unen los ocho de la Liga de Campeones y los cinco de la Copa del Rey.

Ronaldo se ha quedado sin desafíos. Incapaz de formar parte del éxito de su equipo, sin opciones en la competición, con el Mundial como única panorama para alimentar su leyenda. Messi aún tiene cosas por terminar. La Liga de cara y también la Liga de Campeones. Argentina, su último gran desafío, debe esperar.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual