x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El principal acusado del secuestro de los cooperantes españoles se considera víctima de un "complot"

Ahora asegura que es una trama de los servicios de seguridad mauritanos "para tapar su fracaso en la captura de los verdaderos secuestradores"

Actualizada Lunes, 5 de abril de 2010 - 20:15 h.
  • AGENCIAS. Nuakchot

El presunto autor principal del secuestro de los tres cooperantes españoles en Mauritania el pasado noviembre, Omar Uld Sid'Ahmed Uld Hame, más conocido como Omar Sahraui, negó hoy "categóricamente" estar implicado en los hechos de los que se le acusa. En una entrevista concedida a la Agencia Nuakchot de Información (ANI, independiente), Sahraui se consideró víctima de un "complot", tramado a su juicio por los servicios de seguridad mauritanos "para tapar su fracaso en la captura de los verdaderos secuestradores".

La Fiscalía le acusó en marzo de "ataque deliberado a la vida de personas y su seguridad, detención ilegal, acuerdo remunerado para controlar la libertad de una persona y uso del territorio de la República Islámica de Mauritania para cometer actos terroristas contra extranjeros".

Fuentes judiciales mauritanas indicaron entonces que Sahraui reconoció en los interrogatorios haber organizado el secuestro y haber entregado a los rehenes a Mohamed Uld Deye, "Ruyi", un maliense que ejerció de intermediario con el grupo terrorista Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI).

Según sus últimas declaraciones, no obstante, se trata de una "mentira fabricada", sobre la que tiene "testigos importantes" para demostrar su falsedad.

Sahraui fue capturado en febrero en Mali y posteriormente extraditado a Mauritania, donde fue interrogado por miembros de la Dirección de la Seguridad del Estado, junto a 18 supuestos cómplices en el secuestro.

"Me estaba ocupando de mi rebaño de camellos a unos 170 kilómetros al norte de Tombuctú, en pleno territorio de Mali, cuando hombres armados a bordo de tres vehículos me ataron y llevaron a Mauritania", recordó el acusado sobre su arresto.

Según su historia, el lugar en el que le dejaron los servicios de seguridad no estaba lejos del cuartel general de Jaled Belabas, alias Belawar, que también ha sido inculpado por la Fiscalía.

Sahraui negó tener algún tipo de contacto con AQMI, instalada en el norte de Mali, pero reconoció la existencia de vínculos familiares con "Ruyi".

Este último ha sido acusado en rebeldía, junto a otras dos personas, incluido el argelino Moctar Belmoctar, alias "Jaled Abulabás", que presuntamente es el líder de la célula que mantiene secuestrados a Albert Vilalta y Roque Pascual en algún punto del desierto de Mali.

Alicia Gámez, la tercera cooperante secuestrada el pasado 29 de noviembre cuando viajaba en un convoy humanitario por la carretera que une la capital mauritana con Nuadibú, fue liberada el 10 de marzo por AQMI.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual