x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

El Viernes Santo congrega a miles de personas entre la fe y la tradición

Actualizada Viernes, 2 de abril de 2010 - 18:02 h.
  • AGENCIAS. Madrid

Imbuidas de fervor religioso o por mera curiosidad por las tradiciones, miles de personas se han echado a la calle hoy para ver o participar en alguna de las cientos de procesiones del Viernes Santo, como las de la reverenciada "Madrugá" de Sevilla o la pagana ofrenda a Genarín, en León. La "Madrugá" sevillana ha sido la más tranquila de los últimos años, quizás por las bajas temperaturas, con menos gente en la calle y menos incidencias y asistencias sanitarias que en ocasiones anteriores.

Poco después de la medianoche, la salida de la Esperanza Macarena abría la marcha, seguida de las restantes cinco hermandades, que llenaron las calles del centro de Sevilla de contrastes entre las cofradías austeras como El Silencio o El Calvario y las populares como la Esperanza de Triana y Macarena.

La novedad de este año ha sido la presencia, por primera vez en su historia, de nazarenas de la cofradía del Gran Poder, conocido como "El Señor de Sevilla", que ha incorporado a unas doscientas mujeres a su nómina de 2.300 nazarenos.

En Castilla y León, Zamora ha vivido esta madrugada uno de los momentos cumbres de su Semana Santa -declarada de interés turístico internacional-, cuando el canto del miserere ha roto el riguroso silencio que se guardaba en la plaza de Viriato al paso de la procesión de Jesús Yacente.

Tras ella, a las cinco de la madrugada, ha salido la cofradía de Jesús Nazareno y se han vuelto a escuchar los sones de la marcha fúnebre de Thalberg.

A pocos kilómetros de allí, Valladolid ha despertado, como cada mañana de Viernes Santo, con el pregón que desde 1944 convoca a todos los ciudadanos a su asistencia al Sermón de las Siete Palabras, que al mediodía predicó en la plaza Mayor el cardenal Carlos Amigo Vallejo.

En Ávila, cerca de 5.000 personas han desafiado esta madrugada al frío para salir en el Vía Crucis de Penitencia que organiza el Ilustre Patronato de la Santa Vera Cruz y que recorre los 2,5 kilómetros del perímetro amurallado de la ciudad.

Las procesiones han continuado por la tarde en Castilla y León, como la del Santo Entierro de Zamora o la conocida como "Procesión General" de Valladolid, que reúne 32 pasos alumbrados por 19 cofradías y presume de ser la única que representa íntegra la Pasión en el mundo.

Ya por la noche, y para homenajear a las víctimas de los recientes terremotos de Haití y Chile, la imagen de la Soledad saldrá en Salamanca de forma austera, después de que su hermandad haya decidido sacarla de luto, sin las joyas ni el manto.

Pero no sólo las procesiones marcan esta Semana Santa. En Calanda (Teruel), por ejemplo, la ministra de Cultura, Ángeles González Sinde, ha sido la encargada de dar la señal que da inicio al acto de "romper la hora", rodeada de miles de bombos y tambores que seguirán tocando sus instrumentos de percusión durante todo el día, hasta mañana sábado.

Como cada Viernes Santo desde hace 25 años, las escalinatas de la Catedral de Palma han acogido una nueva representación del "Vía Crucis" de Llorenç Moyà, escenificado por la compañía teatral Taula Rodona.

La procesión barroca de Corella, el Vía Crucis Viviente de Andosilla y la procesión del Santo Entierro en Pamplona son algunos de los actos más destacados de este Viernes Santo en Navarra.

En La Rioja, catorce penitentes se han flagelado durante el Vía Crucis de San Vicente de la Sonsierra, donde la Cofradía de la Vera Cruz y los Disciplinantes mantiene este ritual de los "picaos" desde el siglo XI.

El contrapunto pagano a la devoción religioso de estos días la pone la tradicional ofrenda a Genarín, en León, en honor de Genaro Blanco, un pellejero de profesión amante del orujo y de las mujeres, que falleció en 1929, atropellado por un camión de la basura mientras orinaba en la muralla.

También en León, en concreto en la villa histórica de Sahagún, resuena en la procesión pagana de San Cubín la carraca más grande del mundo, de 4 metros de largo y 367 kilos de peso.

Al otro lado del mar, la sobriedad, el silencio, el orden, el recogimiento y el color negro en los capuchinos marcan la Semana Santa de La Laguna, la más antigua de Canarias, con más de 500 años de antigüedad, que hace que por unas horas incluso los turistas cambien el sol y la playa por los cirios y el olor a incienso.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual