x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Navarro y Ricky alfombran el camino hacia París

El Barcelona supera 78-84 a un Real Madrid que lleva 14 años sin 'Final Four'

Actualizada Jueves, 1 de abril de 2010 - 21:43 h.
  • AGENCIAS. Madrid

El Barcelona certificó su billete para la 'Final Four' de la Euroliga tras superar al Real Madrid (78-84) en el cuarto partido de su serie de cuartos de final, un encuentro que resolvió el dúo letal formado por Ricky Rubio y Juan Carlos Navarro, artífices del billete hacia París que su equipo sacó en casa del eterno rival.

Los dos primeros partidos de la serie habían dejado la eliminatoria empatada, pero sobre todo habían plagado de dudas el rendimiento de Navarro y el futuro en la competición del principal favorito. La 'Bomba', con 45 puntos en apenas dos días, conquistó el Palacio de Vistalegre y dejó el camino despejado para que el Barcelona inicie el asalto final a su segunda corona europea.

Messina planteó el mismo quinteto inicial que jugó la segunda parte del cuarto partido, buscando la dosis de intensidad que necesitaba su equipo para dar vida a la eliminatoria. La apuesta no disgustó al italiano, en vista de los siete minutos que tardó en realizar su primer cambio. Agarrado a la resurrección de Garbajosa, autor de nueve puntos en ocho minutos, el Real Madrid marcó la primera ventaja (17-13).

Menos certero en los triples -falló sus cuatro primeros intentos-, el Barça no mostró su versión arrolladora, en parte porque no le dejaba el Madrid, en parte porque la inspiración celestial del tercer partido era irrepetible. A la que Basile encontró una vía de agua en el perímetro con dos triples, su equipo recuperó el aliento (17-20) y el partido la igualdad al final del primer cuarto.

El segundo cuarto comenzó con dos los chispazos del proscrito Velickovic para alborozo de la grada, sabedora de que la batalla solo se podía ganar con todos los soldados. A la llamada de corneta también acudió Bullock con cinco puntos sucesivos, pero el sonido llegó a oídos del rival, despertando a rivales peligrosos como Ricky -máximo anotador al descanso con diez puntos- o Morris, autro de un triple que selló la máxima ventaja momentánea (29-36, min.15).

En ese momento, el respetable se inflamó con una falta pitada a Lavrinovic cuando taponaba a Ricky. Bullock cogió el testigo de un público que le sigue adorando e impidió malos mayores con un triple marca de la casa (36-38) que al poco emuló Llull. El partido se ponía espléndido y Fran Vázquez añadió brillantina con un espectacular 'alley hop' previo al descanso (41-45), al que se llegaba con dos conclusiones: El Madrid disparaba con veteranos de guerra y el Barça no quería quinto en el Palau.

La mecha prendió al paso por vestuarios y la 'Bomba' estalló en el tercer cuarto. Un triple de Ricky y dos seguidos de Navarro, con respuesta de Llull en el intervalo, elevaron nuevamente al Barça hasta su máxima ventaja de siete puntos (49-56). Pero el Real Madrid no perdió la fe, encontró a Hansen, y recuperó a Llull. El equilibrio volvía al marcador (60-60).

Entre tanto, el público agigantaba su enfado con el arbitraje y hasta Messina le recomendaba a Xavi Pascual con gestos que viera la repetición de alguna jugada polémica por la tele. Para entonces, el equipo azulgrana, algo romo en ataque, estaba plenamente entregado a Navarro, que también notó peso en las muñecas y falló dos tiros libre seguidos. Pero el Real Madrid no terminaba de voltear el marcador y nada había resuelto a falta del último cuarto (62-65).

Tras un periodo de tanteo (68-70), el partido parecía estallar del todo, así que Messina quemó las naves y metió a Llull y Tomic, pero el pívot, elemento sorpresa de la eliminatoria, cometió la cuarta al instante y volvió al banquillo. En ese momento el Barça apretó las tuercas de su engranaje defensivo y, como no, dejó que Navarro se encargara del resto en ataque (68-77). Máxima renta de nueve puntos, cuatro minutos por delante.

Ricky se sumó a la carga azulgrana y solo Llull impidió un final prematuro con ocho puntos consecutivos. El arranque del balear instaló el sueño de la remontada en Vistalegre (78-82), pero el aro escupió su tiro cuando faltaban cuarenta segundos y en el rebote cometió la quinta. Eliminado el revulsivo local, el Barça enfrío el sueño hasta dejarlo congelado. El billete para París quedaba reservado a nombre de su eterno rival.

REAL MADRID: Prigioni (2), Hansen (6), Llul (20), Garbajosa (9), Tomic (10) --quinteto inicial--, Jaric (4), Reyes (11), Velickovic (8), Lavrinovic (-), y Bullock (8).

BARCELONA: Ricky (19), Navarro (21), Mickeal (6), Morris (3), Lorbek (14) --quinteto inicial--, Basile (6), Lakovic (2), Vázquez (8), Ndong (2), Sada (-) y Grimau (3).

PARCIALES: 19-20, 22-25, 21-20, 16-19.

ÁRBITROS: Voreadis (GRE), Christodoulou (GRE) y Zamojski (POL).

PABELLÓN: Palacio Vistalegre de Madrid. 13.700 espectadores.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual