x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Desarticulan en Marbella un grupo organizado dedicado al cobro de deudas mediante la extorsión

Las pesquisas se iniciaron a mediados de 2009 cuando un empresario de la localidad malagueña denunció estar sufriendo constantes amenazas

Actualizada Lunes, 22 de marzo de 2010 - 13:06 h.
  • AGENCIAS. Marbella (Málaga)

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía desarticuló en Marbella (Málaga), en el marco de la operación 'Disco', un grupo organizado, radicado en la provincia de Almería, dedicado al cobro de deudas mediante la extorsión y con movilidad por todo el territorio nacional. Entre los datos que manejaba la banda había información sobre unos cien posibles objetivos a chantajear y a los que debían 'sacar' alrededor de seis millones de euros.

Las pesquisas se iniciaron en Marbella a mediados de 2009 cuando un empresario de la localidad malagueña denunció estar sufriendo constantes amenazas y coacciones por parte de unos individuos pertenecientes a una empresa de cobro, con la finalidad de cobrarle una deuda de 30.000 euros. Las indagaciones permitieron a los investigadores descubrir que estas amenazas llegaban desde una sociedad recaudatoria basada en el empleo de medio ilícitos. En concreto, el personal llevaba a cabo coacciones bajo la cobertura legal de una sociedad de responsabilidad limitada de reciente creación.

Presuntamente, estos individuos contaban con información fiscal de la víctima y su personal se desplazó desde Almería hasta Marbella en varias ocasiones para efectuar vigilancias y amedrentar después telefónicamente a estas personas, llegando en una ocasión a protagonizar en Marbella una persecución con sus vehículos para interceptar a la víctima.

El dispositivo establecido dio como resultado la detención del gerente de la empresa, un español con numerosos antecedentes por hechos similares, y de un cobrador de origen rumano. Del mismo modo, se pudo al descubierto las actividades delictivas de una compañía dedicada al cobro de deudores morosos empleando para ello coacciones, amenazas, extorsiones y, en algunos casos, la violencia.

En concreto, su 'modus operandi' consistía en la compra de esta empresa de facturas impagadas a cambio de un porcentaje elevado de la cantidad reflejada en las mismas. Posteriormente se citaban con el deudor a quien, en un primer momento le exigían el pago de la factura y, dependiendo de la predisposición de éste a pagarla utilizaban una estrategia u otra, es decir, desde la coacción a la extorsión, de manera que la víctima acababa abonando las cantidades indebidas por miedo o por agotamiento mental, explicó la Policía Nacional.

De las investigaciones se desprende que lo recaudado a sus supuestos morosos obtenían un beneficio del 60 por ciento y cintaban con más de un centenar de posibles objetivos, cuya suma podía alcanzar los seis millones de euros.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual