x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Obama consigue que la Cámara de Representantes apruebe la reforma sanitaria

El presupuesto de la aplicación de la reforma en los próximos diez años suma 940.000 millones de dólares

Actualizada Lunes, 22 de marzo de 2010 - 20:15 h.
  • AGENCIAS. Washington (EE UU)

El presidente estadounidense, Barack Obama, logró ayer algo histórico al conseguir que la Cámara de Representantes aprobara su ansiada reforma sanitaria, que ampliará la cobertura médica en el país a 32 millones de personas que hasta ahora no contaban con ella. Pero ahora le queda la difícil tarea de 'vender' la polémica reforma, que tanta división ha generado entre la clase política, a los ciudadanos de a pie, además de superar los últimos escollos legales.

La Cámara Baja aprobó ayer, domingo, por 219 votos a favor y 212 en contra, las enmiendas introducidas por esta Cámara al proyecto de ley de reforma sanitaria que aprobó el Senado el pasado diciembre, lo que representa un paso decisivo para la consecución de uno de los proyectos estrella de Obama, que lleva defendiéndolo un año.

La propuesta sólo obtuvo el apoyo de congresistas demócratas, mientras que los 178 representantes republicanos votaron en contra, al igual que 34 demócratas, según los medios de comunicación estadounidenses.

En este momento la culminación de la reforma sólo tiene por delante dos trámites más. El primero es que Obama sancione el proyecto de ley, y el segundo es que el Senado apruebe por mayoría simple los cambios introducidos por la Cámara de Representantes al texto que aprobó en diciembre, algo que el líder demócrata en el Senado, Harry Reid, ya ha dado por hecho.

Esta reforma pretende ofrecer un seguro médico a 32 millones de estadounidenses que en este momento carecen de él y dotar a Estados Unidos de un sistema parecido, aunque con menos prestaciones, al de la cobertura médica universal típico de los países de Europa occidental. Sin embargo, en 2019 aún habrá 23 millones de personas sin seguro médico, un tercio de las cuales serán inmigrantes ilegales.

La reforma, cuya aplicación va a costar 938.000 millones de dólares a lo largo de diez años, según la Oficina de Presupuestos del Congreso, constituye la mayor ampliación de las garantías federales de atención médica desde que se crearon los programas Medicare --atención sanitaria para mayores de 65 años-- y Medicaid --para personas con pocos recursos-- hace cuatro décadas.

Añadirá 16 millones de personas a Medicaid y subvencionará los seguros privados contratados por personas de ingresos bajos y medios. Además, obligará a las empresas con más de 50 trabajadores a ofrecer seguro médico a sus empleados.

La Oficina de Presupuestos ha calculado que los costes que genera la reforma se pueden compensar con el ahorro que se hará en Medicare y con nuevos impuestos. El hecho de que, según esta Oficina, la reforma reducirá el déficit en los presupuestos federales en 143.000 millones de dólares en los próximos diez años ha convencido a algunos demócratas que finalmente han decidido apoyarla en la Cámara de Representantes.

La aprobación del texto estuvo precedida por discursos de representantes del Partido Demócrata y del Partido Republicano que reflejaron sus opiniones antagónicas sobre el proyecto. Mientras que la presidenta de la Cámara, la demócrata Nancy Pelosi, aseguró que "esta ley restaura el sueño americano", el líder republicano en la Cámara, John A. Boehner, manifestó que los congresistas estaban actuando "contra la voluntad" de sus electores. "Nos debería dar vergüenza", añadió.

El Partido Republicano opina que la reforma sanitaria de Obama elevará la deuda pública hasta un nivel que el país no se puede permitir, impondrá a los estados unas obligaciones que les resultarán costosas, debilitará Medicare y dará al Gobierno un papel muy destacado en el sistema sanitario.

Posteriormente, la Cámara Baja aprobó por 220 votos a favor y 211 en contra una serie de modificaciones legislativas al proyecto de ley recién aprobado --pactadas por la Casa Blanca y demócratas de ambas Cámaras--, que la próxima semana será enviado al Senado para su aprobación definitiva.

Estos cambios, promovidos tanto por los representantes demócratas de la Cámara como por el propio Obama, serán discutidos la próxima semana en el Senado y su aprobación se regirá según el conocido como método de 'reconciliación'. En la práctica esto significa que sólo requerirá del voto afirmativo de 51 senadores, algo que el líder de la mayoría Demócrata en la Cámara Alta, Harry Reid, ya ha dado por hecho.

Este paquete de modificaciones legales incluye elementos como la eliminación de la polémica posibilidad de eximir al estado de Nebraska del pago del incremento de gastos por la cobertura médica o la revisión de los tipos de interés para los préstamos bancarios a estudiantes.

Tras este triunfo, el presidente estadounidense dio las gracias a los congresistas demócratas que le han apoyado. En un discurso pronunciado en la Casa Blanca pasada la medianoche del domingo (hora local), dijo que su voto a favor de la reforma sanitaria les puede haber resultado difícil pero "ha sido el voto correcto".

"Ésta no es una reforma radical, aunque es una reforma de gran envergadura. Esta nueva ley no será capaz de depurar todos los defectos de nuestro sistema sanitario, pero gracias a ella nos movemos en la buena dirección (...). Así es el verdadero rostro del cambio", afirmó Obama, que se refirió a la aprobación del proyecto de ley como "una victoria del pueblo estadounidense y del sentido común".

"Hemos repelido la excesiva influencia de los intereses especiales", declaró. "No hemos sucumbido ante la desconfianza, el cinismo o el miedo. Al contrario, hemos demostrado que aún somos un pueblo capaz de hacer grandes cosas", agregó Obama, quien, dirigiéndose a sus compatriotas, dijo: "Empezaréis a percibir los beneficios de aquello por lo que habéis pagado".

Obama firmará mañana mismo el proyecto de ley de reforma sanitaria para convertirlo en ley, según informa la cadena CNN, que cita a dos responsables demócratas no identificados que explicaron que esto deberá ocurrir antes de que el Senado dé su visto bueno al paquete de enmiendas aprobado ayer por la Cámara de Representantes.

Una vez Obama haya firmado el texto, el Senado deberá comenzar a debatir el complicado paquete de reconciliación --las medidas y acuerdos pactados por las dos Cámaras que permitieron que el proyecto de ley saliera adelante en la Cámara de Representantes--, por lo que el presidente, según informa 'Politico', ya se ha volcado en trabajar para que también este paquete salga adelante.

Según una fuente de la Casa Blanca citada por esta publicación, Obama ha mantenido ya 92 encuentros o conversaciones telefónicas en relación con la reforma sanitaria. "Entiende que éste siempre ha sido un proceso de dos pasos, y éste es el paso número uno, y ahora vamos al paso dos en el Senado", ilustró una de las fuentes.

Los senadores republicanos han advertido de que recurrirán a todas las tácticas legislativas posibles para retrasar o incluso paralizar la aprobación del paquete de reconciliación. Según las normas del Senado, sus miembros pueden presentar un número ilimitado de enmiendas a ese texto, y si una de sus provisiones es rechazada, el proyecto de ley deberá ser enviado de vuelta a la Cámara de Representantes para someterlo a una nueva votación.

Los líderes demócratas de la Cámara confían en tener suficientes apoyos en el Senado para frustrar los planes de los republicanos. Lo único que necesitan es una mayoría simple de 51 votos. En caso de que fuera necesario, el vicepresidente, Joe Biden, que es a su vez presidente del Senado, también podría votar.

Pelosi predijo antes de la votación de anoche que el nuevo texto tendrá el respaldo del Senado, pero el líder de la minoría republicana en la Cámara de Representantes, John Boehner, afirmó el viernes pasado que la votación estará "bastante ajustada".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Que coño nos debe importar a nosotros el aborto en Estados unidos? y dejamos la noticia de la subida del IVA sin comentarios. Asi nos va
  • No se trata de un servicio sanitario público al estilo europeo. Lo que se ha aprobado es subvencionar a los que no tienen seguro médico, idividualmente o a través de los empleadores, para que puedan contratar un seguro médico. José Masila
  • Pues, que yo sepa, en Navarra UPN-PP siguen destinando bastante dinero a facilitar el aborto, en los supuestos legales, pero viajando a otras Comunidades limítrofes para poderlo hacer. Es Navarra el colmo de la hipocresía y de la persecución ideológica hacia ciertos profesionales de la Medicina: LOS VERDADEROS FUNCIONARIOS SANITARIOS AL SERVICIO DEL BIEN PÚBLICO. Al menos Obama no ha ido tan lejos. Mucha más coherencia en EEUU que aquí. Aunque triste es que la interrupción voluntaria del embarazo vaya a depender de los recursos económicos de la MUJER. Esa es USA.cabal
  • Lo que hay que oir. Solo falta que me digan a mí si tengo o no que abortar.Andrés
  • La reforma ha salido adelante, no por que prohíba el aborto, que depende de cada estado. Lo que no va a hacer es destinar dinero publico para realizar abortos. Unos cuantos demócratas (partido de Obama) se habían opuesto totalmente a aprobar esta reforma si se destinaban fondos públicos para abortar pues entienden que el aborto no es curar ninguna enfermedad. Quien quiera abortar que se lo siga pagando, como se compra un coche o se cambia de TV. También dicen que está por medio la objeción de conciencia de los médicos y que si se hacen en la sanidad publica y gratis se convertirá el aborto en un medio anticonceptivo.lean prensa american
  • Lo que hay que oir, ¿por qué la decisión debe ser de la mujer en exclusiva y el hombre no tiene nada que decidir? ¿Es más ser madre que padre? Pues será en tu casa, que en la mía no.Pues sí que hay que oir cosas, sí
  • Y por que lo tiene que tomar unicamente la mujer? que pasa que no tenemos derecho a ser padres o q? lo que hay que leer
  • Andrés, la decisión de abortar o no, la debe tomar en última instancia la mujer y no el hombre.Lo que hay que oir
  • Raúl Julio Bator Pérez: Desconozco si la reforma contempla o no fondos federales para el aborto en un país donde en algunos de sus estados está vigente la pena de muerte pero si te puedo decir que me alegra que se atienda a las personas como tales y no al dinero que tengan.ARAMIS
  • Esto evidentemente, supone un cambio de planes para quienes pensaban ir a abortar. Este no es mi caso, porque nunca me lo he planteado. AndrésAndrés
  • El tiempo quita o da razones, y parece ser que lo que nunca han llegado a conseguir otros presidentes, lo va a conseguir el presidente Barack Obama con la reforma sanitaria en EEUU, podemos hacer intercambio turistico (España-EEUU), ahora que parece que dicha reforma no contempla fondos federales para el aborto.Raúl Julio Bator Pérez

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual