x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Trichet pone condiciones muy estrictas para una ayuda europea a Grecia

El mensaje de la autoridad monetaria, por lo que respecta a las crisis en las finanzas públicas, es que "cada palo aguante su vela"

Actualizada Lunes, 22 de marzo de 2010 - 19:57 h.
  • AGENCIAS. Bruselas (Bélgica)

El presidente del Banco Central Europeo, (BCE) Jean Claude Trichet, ha puesto hoy condiciones muy estrictas para que la autoridad monetaria considere aceptable una ayuda financiera europea a Grecia, y ha rechazado como "absurda" la hipótesis de la expulsión de un estado miembro de la Eurozona.

En una comparecencia ante el Parlamento Europeo (PE), el máximo responsable del BCE ha descartado que los socios europeos pudieran conceder préstamos subvencionados al Estado griego para ayudarle a superar su grave crisis presupuestaria.

Además, Trichet ha considerado que los préstamos tendrían que ir ligados a estrictas condiciones, aparte de las que ya se aplican a este país en razón del Pacto de Estabilidad y Crecimiento que ha forzado al gobierno del socialista Yorgos Papandréu a acometer un drástico plan de ajuste.

La posibilidad de recurrir a préstamos bilaterales coordinados sólo sería aceptable si, en tercer lugar, Grecia se ve arrastrada a una situación financiera de "extraordinaria" gravedad, que represente una amenaza inminente para ella y para el conjunto de la zona.

En otra intervención previa ante la misma comisión del PE, el presidente del Eurogrupo, el luxemburgués Jean-Claude Juncker, ha dejado abierta la posibilidad de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) contribuya, con algo más que asesoramiento técnico, al mecanismo que los dieciséis socios del euro están estudiando.

Juncker ha enfriado, no obstante, las expectativas de que dicho instrumento europeo, reclamado insistentemente por Atenas para rebajar la presión de los mercados, pudiera ser acordado por los jefes de Estado o Gobierno en la cumbre que celebrarán el jueves y viernes próximos en Bruselas.

En su opinión, "no es imprescindible" que los líderes decidan esta semana. "Es prematuro cerrar este debate", ha afirmado el primer ministro luxemburgués, quien ha indicado que todavía se trabaja en detalles técnicos y Grecia "no ha solicitado ayuda".

Juncker, como recientemente la Comisión Europea (CE), se ha pronunciado a favor de un mecanismo intergubernamental que consistiría en ayudas bilaterales coordinadas, de estado a estado, al que podría tal vez aportar recursos el FMI.

Pero el presidente del Eurogrupo (el foro que reúne a los dieciséis ministros de Finanzas de la zona euro) se ha declarado en contra de que el caso griego sea trasladado sin más al FMI.

Trichet, por su lado, ha vuelto a considerar "absurda" la idea de expulsar a un estado de la unión monetaria, porque nada así contemplan los tratados, en contra de lo que ha llegado a sugerir la canciller alemana, Angela Merkel.

El presidente del BCE ha insistido en que los países que han adoptado el euro comparten "un destino común" y que la Unión, que "no es un estado federal en absoluto", dispone de los instrumentos necesarios para salir de la crisis actual.

Ha insistido con vehemencia, a este respecto, en la aplicación "estricta" del Pacto de estabilidad, que obliga a los estados de la UE a mantener las finanzas públicas en equilibrio a medio plazo.

Y a los gobiernos les ha instado a asumir su responsabilidad y ejercer "sin complacencias" la "presión de los pares" sobre los países incumplidores.

Ha sido esa presión política, en el seno del Eurogrupo, la que ha llevado al Gobierno griego, según Trichet, a adoptar "valientes" medidas de ajuste que le deben permitir reducir este año el déficit de un 12,7% del PIB al 8,7%.

El mensaje de la autoridad monetaria no ha podido ser más claro: "que cada palo aguante su vela", ha dicho Trichet.

Asimismo, ha urgido a los gobiernos a que concedan inmediatamente poderes a Eurostat, la oficina estadística de la Unión Europea (UE), para que pueda auditar sobre el terreno las cuentas de los estados miembros, y no se repita la falsificación reiterada de datos que ha agravado el caso griego.

Por otro lado, según Juncker, en el origen del colapso de las finanzas griegas está la pérdida de competitividad constante que ha registrado el país desde su adhesión al euro.

También Trichet ha reconocido la necesidad de una mayor vigilancia de estos desequilibrios macroeconómicos dentro de la zona, pero ha rebatido las críticas que se dirigen contra Alemania por su persistente superávit en la balanza de pagos, que ahogaría las posibilidades de recuperación de los socios deficitarios.

"Es legítimo ahorrar, crear reservas, cuando se hace frente al problema de una población envejecida", ha dicho el presidente del BCE.

Antes bien, el responsable europeo ha querido hacer un llamamiento a los "países rezagados" para que aumenten su competitividad relativa respecto a Alemania y sitúen su nivel de inflación en el entorno de la media europea.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual