x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Un austríaco combina flores con chocolate para resolver las dudas de qué regalar

Hace unos 15 años Diewald empezó a experimentar con sustancias y sabores naturales para fabricar huevos de Pascua

Actualizada Sábado, 20 de marzo de 2010 - 10:31 h.
  • AGENCIAS. Viena (Austria)

Bombones artesanales hechos con pétalos de flores y ramos de flores bañados en chocolate son la oferta de una pequeña empresa austríaca para resolver la eterna duda de qué obsequiar a la persona querida.

El informático vienés Michael Diewald comenzó de niño, en los años setenta, a coleccionar -junto con sus abuelos- flores, setas, bayas y todo tipo de plantas silvestres en los bosques alrededor de la capital austríaca.

"Estudié y trabajé en informática durante casi diez años, lo que hoy considero un 'error de juventud'. Al final volví a mi vocación verdadera: dedicar el tiempo a la naturaleza y trabajar con plantas silvestres", cuenta el fundador de la empresa "blühendes Konfekt", lo que en español significa "bombón floreciente".

Hace unos 15 años Diewald empezó a experimentar con sustancias y sabores naturales para fabricar huevos de Pascua, que repartía entre sus familiares y que vendía en una tienda de productos biológicos.

Pero con el paso de los años su pasión por las plantas, especialmente las silvestres, se convirtió en una obsesión que finalmente transformó en su nueva profesión.

"He conseguido crear mi propio puesto de trabajo", explica con orgullo el austríaco en su taller, situado en un barrio céntrico de Viena, que puede ser visitado de forma virtual en la página web www.bluehendes-konfekt.com.

En la pequeña fábrica se amontonan en estantes los frascos con flores azucaradas, mermeladas y otras sustancias que Diewald utiliza para la producción de sus bombones y chocolates especiales.

La empresa existe desde 2007 y cuenta con un salón de ventas y el mencionado taller, donde Diewald juega con sabores y prepara las materias primas para sus bombones.

La masa de esos exclusivos bombones, cuyo precio ronda los dos euros por unidad, suele ser una mezcla de mazapán y diferentes nueces y chocolates, a la que luego se incorporan distintas sustancias.

Uno de los bombones más exóticos está hecho de extracto de piña, mazapán, chocolate blanco y pétalos de albahaca.

"Memorizo los sabores para combinar distintos aromas, como un jugador de ajedrez que juega partidas enteras en su mente", asegura.

De hecho, su idea inicial no fueron los bombones sino los ramos de flores bañados en chocolates.

Tras del éxito de las flores Diewald comenzó a experimentar con los bombones, que hoy constituyen la base principal de su negocio y de los que vende unas 50.000 unidades por año.

"Blühendes Konfekt" ofrece 15 bombones diferentes, hechos con un centenar de extractos y pétalos de menta, lila, pelargonio, rosas, saúco, hipericón, azafrán, chili, naranja, limón y jengibre, entre otras plantas.

Estas pequeñas "obras de arte" culinarias están decoradas con pétalos y flores azucarados, lo que les da un toque de exclusividad.

"Mi objetivo es conseguir las plantas por vías extrañas, a través de amigos, en los bosques y pequeñas huertas biológicas", cuenta Diewald, quien asegura trabajar sólo 30 horas a la semana.

Según este empresario poco convencional, ampliar demasiado el negocio rompería su esquema de sostenibilidad, ya que tendría que recurrir a criaderos y suministradores convencionales.

Así es que "blühendes Konfekt" vende sus productos en Viena sólo en el taller, de los que envía una selección limitada de sus bombones y ramos de chocolates a cafeterías de Salzburgo y de Berlín.

"El problema es el envío. Los hemos intentado ya todo, y lo único que funciona es transportar las cajas en coche y eso, con mucho cuidado para que los bombones no se rompan", cuenta Diewald.

La empresa, que tiene seis empleados a tiempo parcial, ofrece sus bombones por separado u ordenados en cajas de entre tres y veinte unidades, bajo lemas como "Send me roses" (envíame rosas) o "de Luxe".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual