x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CIENCIA

LA EDAD DE LAS CÉLULAS

Actualizada Martes, 6 de octubre de 2009 - 04:00 h.
  • FRANCISCO JAVIER NOVO VILLAVERDE ES PROFESOR DE GENÉTICA DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

E L premio Nobel de Medicina de 2009, hecho público esta mañana, ha reconocido el trabajo de tres científicos que descubrieron cómo los cromosomas se mantienen intactos.

En estos tiempos, prácticamente todo el mundo ha oído hablar de los cromosomas. Se trata de esos bastoncillos, dibujados muchas veces con forma de equis, que se encuentran en el interior del núcleo de las células. Lo que mucha gente no sabe es que los cromosomas están formados por el enrollamiento de largas hebras de ADN, el material hereditario que contiene los genes. Cada uno de esos hilos se envuelve sobre sí mismo como una madeja, y eso es lo que hace que los cromosomas sean visibles al microscopio en determinados momentos de la vida de una célula. La integridad de los cromosomas es crucial para que una célula pueda copiar correctamente el material genético y pasarlo a sus células hijas.

Precisamente en 1980 Elizabeth Blackburn dio una conferencia sobre las investigaciones que había venido desarrollando para caracterizar unas estructuras, llamadas telómeros, que protegen los extremos de los cromosomas y evitan que éstos se degraden. Jack Szostak estaba presente en esa conferencia, y ambos decidieron colaborar en un experimento que resultó crucial para conocer la estructura y la función de los telómeros. Además, los resultados les llevaron a concluir que debería existir una proteína con la capacidad de formar y regenerar estas estructuras. Dicha proteína la descubrieron la misma Blackburn y una estudiante suya, Carol Greider, el día de Navidad de 1984. Inicialmente, llamaron a esa proteína "transferasa terminal del telómero", pero hoy en día la conocemos con el nombre más sencillo de telomerasa.

Así pues, la telomerasa y los telómeros han tenido una gran transcendencia en la investigación biomédica de los últimos decenios, ya que juegan un papel fundamental en muchos procesos, pero especialmente en la determinación de la "edad" de las células. Esto hace que sean de gran interés no solamente en los estudios relacionados con el envejecimiento, sino también en el cáncer, que es una de las consecuencias más graves del mal funcionamiento de estas estructuras. El tremendo impacto de estos descubrimientos hizo que Blackburn, Greider y Szostak recibieran en el año 2006 el premio Albert Lasker de investigación médica básica, el más prestigioso que se otorga cada año en los Estados Unidos. Tres años después, los mismos investigadores han visto reconocido su trabajo con la concesión del premio Nobel de Medicina.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual