x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
ESCRITORA

Carme Riera: "La literatura es un producto que se extingue"

"La escritura tiene un componente moral. Por eso me gusta recuperar a quienes la historia no ha dedicado espacio"

Actualizada Martes, 6 de octubre de 2009 - 04:00 h.
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA.

Carme Riera (Palma de Mallorca, 1948) ha reservado una estantería de su casa de Barcelona para las obras escritas por mujeres. Asegura que se trata de una decisión meramente práctica. Su pluma trata no pocas veces de asuntos de género y así consigue tener más a mano esos libros. La huella de la mujer en la literatura, dice, se notaba más en el pasado que en el presente.

A pesar de ello, Riera, novelista, ensayista, guionista, acreedora de premios tan importantes como el Nacional de Narrativa de 1995, viajó ayer a Pamplona para hablar de escritura y mujeres, en el marco del Encuentro Internacional de Escritoras, que impulsa el Instituto Navarro para la Igualdad y gestiona Ipes.

¿Existe una literatura femenina?

Yo siempre digo que la literatura es buena o mala, dependiendo de quien la escribe, no del género de quien la escribe. Pero sí que hay características que podrían diferenciar la literatura escrita por mujeres, como el gusto por el detalle, la mirada a través de la ventana, cierta actitud y ciertos elementos de tono. No obstante, todo eso se puede decir mirando hacia atrás. Mirando hacia adelante se distingue muchos menos, porque hoy el acceso a la educación de chicas y chicos es prácticamente el mismo, porque las chicas dicen tacos como los chicos y su vocabulario es el mismo. Sí se podrían ver diferencias de clase social más que de género.

En todo caso, usted sí ha defendido a la mujer como creadora.

Si Umberto Eco dice que el hombre es un animal fabulador, yo digo es la mujer es un animal fabulador, lo que pasa que sus fábulas a veces no pasan a la literatura. Las transmisoras de los cuentos que han llegado a la literatura popular han sido muchas veces mujeres, hasta la ruptura que supone el siglo XX con la televisión y los medios de comunicación de masas. Esta mujer que estaba en casa contando cosas a los niños sale hoy a trabajar .

Usted misma dice que los cuentos que le narraba su abuela le impulsaron como escritora.

Mi abuela contaba muy bien, más que cuentos, historias personales que me fascinaban. Me parecía que retrotraerme 50 años atrás a través de sus palabras era como una alfombra mágica. Y quizá sí que quise ser escritora para seguir contando los cuentos de la abuela.

En la sociedad de hoy, con la televisión, los videojuegos y tantos estímulos, ¿hay sitio para estas abuelas que cuentan historias?

Seguramente no, esa abuela es hoy la televisión o la máquina de los videojuegos. Pero quizá el niño, en vez de escribir, acabe haciendo cómics o juegos multimedia.

Eso no augura un buen futuro para la literatura.

La literatura es un producto que se extingue. La lectura exige una concentración a la que no estamos acostumbrados. Mis alumnos de literatura de la Universidad Autónoma de Barcelona se quejan si les pongo un texto muy largo. Esa concentración ese silencio, ese meterte en el texto no van con el mundo actual.

Pero sigue habiendo lectores, y jóvenes.

Pero más de best sellers, de novelas en la que hay mucha acción y poca reflexión.

¿Eso es bueno o malo?

No juzgo. A mí no me gusta, pero a lo mejor a ellos sí.

Regresemos a su obra. Varios de sus libros, especialmente En el último azul, recuperan la historia de los judíos que vivían en Mallorca. ¿Por qué ese colectivo?

Me interesa escribir sobre la memoria, y sobre aquellos a los que la historia no ha dedicado espacio, como ese grupo de judíos conversos mallorquines que fueron las bestias negras de la sociedad. Este episodio de la historia mallorquina no había tenido escritor alguno ni lugar en la historia. La escritura tiene un componente moral. Por eso me interesan esos protagonistas que a lo largo de los siglos han constituido una minoría perdedora, ellos y sus descendientes, hasta hoy.

¿Ese deber de recuperación es uno de los sentidos de la novela histórica, tan en boga hoy?

Depende de quien la escriba. La novela histórica es fascinante porque nos cuenta episodios perdidos, lejanos, que motivan la imaginación de los lectores. En mi caso, quería recuperar la memoria mucho antes de que se empezara a hablar de memoria histórica en este país.

¿A qué atribuye el éxito de la literatura histórica?

Al interés por conocer el pasado. Hay novelas históricas incluso sobre el Paleolítico. A mí no, pero seguro que hay gente a la que le interesa cómo se vivía en el Paleolítico.

Pero el lector busca la novela, no el libro de historia.

Es que la novela explica mejor la historia. La historia proporciona datos o reflexiona sobre el pasado, pero los novelistas la explican. Nuestra generación aprendió más sobre el holocausto en los Diario de Ana Frankque en los libros de historia.

¿Documentarse bien es entonces un deber ineludible?

Es básico. Tardas más en documentarte que en escribir, pero lo necesitas para no dar gato por liebre a los lectores. Para mí, el mayor regalo de En el último azul es que apareció como libro de lectura en un seminario de historia, no de literatura.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

La escritora Carme Riera, fotografiada ayer en Pamplona. JESÚS GARZARÓN


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Sobre todo la falta de reflexión, para la que suele ser necesario el silencio. Es más divertido vivir a un ritmo trepidante, sin espacio posible para problemas y cábalas, mientras haya alguien detrás que soluciones las cosecuenciasGabriel Justo Irisarri

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual