x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
INTERNACIONAL

"Soy la misma persona con uno u otro socio", declaró Angela Merkel en Berlín

Los cristianodemócratas esperan poder mantener su programa social a pesar de las diferencias con los liberales

Actualizada Martes, 29 de septiembre de 2009 - 04:00 h.
  • ENRIQUE MÜLLER . COLPISA. BERLÍN

Al igual como sucedió hace cuatro años, Angela Merkel volverá a ser canciller de Alemania, esta vez al frente de una alianza entre su partido, la CDU, la CSU de Baviera y el partido Liberal (FDP).

Pero la canciller, pese a su victoria, nuevamente tiene pocos motivos para estar totalmente feliz a causa del resultado que obtuvo su partido en las urnas, un 33,8% y a la incómoda certeza de que solo puede volver a gobernar gracias a la fortaleza del FDP.

En 2005, el resultado que obtuvo Merkel en las elecciones (35,2%) destruyó su deseo de formar una alianza con el FDP y tuvo que negociar con los socialdemócratas para poder formar el gobierno de gran coalición. Merkel tuvo que aliarse con los socialistas para poder convertirse en canciller.

"Esta victoria no tiene nada de brillante. El resultado es amargo para la CDU-CSU y en particular para la canciller", señaló el periódico Die Welt, al recordar que la democracia cristiana había cosechado su peor resultado desde 1949.

El influyente Frankfurter Allgemeine Zeitung, olvidó el respeto y el interesado cariño que siente por la canciller y ayer cuestionó en su primera página la habilidad de Merkel para ganar elecciones. ·"El triunfo tiene sus zonas de sombra. Con Angela Merkel la CDU-CSU ha seguido perdiendo votos", señaló, al recordar con malicia que la campaña había estado centrada en la persona de Merkel.

El precio

Angela Merkel tuvo éxito en salvar su cargo, pero nadie sabe todavía el precio que tendrá que pagar su partido para seguir gobernando junto con los liberales. El peso del FDP en el futuro ejecutivo será mucho mayor que el que tuvo en tiempos del canciller Helmut Kohl y Guido Westerwelle, convertido en la superestrella de la política germana, anunció que no está dispuesto a renunciar a varios principios que defendió durante la campaña y que incomodan a la CDU, como un radical recorte fiscal de 35.000 millones de euros y facilitar la contratación y despido por parte de las compañías, además de deshacerse de participaciones estatales en firmas como el operador ferroviario Deutsche Bahn.

Confrontada a un aliado ambicioso, la canciller prometió ayer que desea seguir siendo la "canciller de todos los alemanes" y que no perderá de vista el equilibrio social. "La Unión es el partido del centro y soy la misma persona con uno u otro socio", dijo Merkel, durante una rueda de prensa en la sede de su partido en Berlín.

El mensaje no pasó desapercibido para nadie. Aunque la canciller desea concluir las negociaciones con los liberales antes del 9 de noviembre próximo, dejó claro que no serán precipitadas, una manera elegante para dejar claro que la formación del nuevo gobierno no será fácil, ni tampoco rápida.

La canciller y su partido, por ejemplo, prometieron una rebaja fiscal del orden de los 15.000 millones de euros en la próxima legislatura. Merkel advirtió ayer que la rebaja fiscal se llevará a cabo en dos etapas y a partir de 2001.

No habrá recortes sociales

También fue categórica al asegurar que en la próxima legislatura no habrá recortes sociales y el nuevo gobierno tampoco dará marcha atrás en un tópico que el FDP quiere dejar sin efecto: el salario mínimo aprobado para varias ramas de la economía.

Menos efusiva se mostró Merkel a la hora de comentar el resultado que obtuvo en las urnas. "Es soportable", dijo y recordó con malicia que la pérdida de 1,4 puntos era casi inofensiva si se la comparaba con los 11,2 puntos que perdió el SPD. "Es una diferencia dramática y ahora la Unión tiene todo a su favor para crecer en los próximos años".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

La canciller alemana, Angela Merkel y Guido Westerwelle, líder del Partido Liberal (FDP) se saludan.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual