x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CULTURA Y SOCIEDAD

La América profunda y el fanatismo religioso, en el ecuador del festival

Bruno Dumont presentó "Hadewijch", la última película francesa que opta a la Concha de Oro y que no sedujo al público

Actualizada Miércoles, 23 de septiembre de 2009 - 04:00 h.
  • ELENA BOX . DPA. SAN SEBASTIÁN .

El ecuador del Festival de San Sebastián se dividió ayer entre la tragicomedia estadounidense Get Low, protagonizada Robert Duvall, y el turbador retrato de una joven cegada por el amor a Dios en Hadewijch, del realizador francés Bruno Dumont, sin que ninguna de las dos levantara grandes pasiones entre la crítica.

Basada en una de esas historias reales que se van contando de generación en generación, Get Low narra los últimos días de un ermitaño de Tennessee (Duvall) que lleva 40 años viviendo aislado del mundo en su cárcel particular, corroído por la culpa de un secreto al que no es capaz de sobreponerse.

Cuando ve acercarse el día del juicio final, decide sacar a la luz toda la verdad, borrar de un plumazo los miles de rumores que circulan sobre él, y hacerlo a lo grande: organizando un funeral al que asista toda la ciudad... Incluido él mismo.

"Felix Bush es un personaje muy complicado, muy interesante para mí", dijo en español con un marcado acento argentino. Un hombre "muy rural y también muy hermético", en ese "sur profundo" del Estados Unidos de los años 30. Al ser preguntado qué sentía cuando lo llamaban "Mr. Bush", no dudó en bromear: "Era lo mismo que (si me llamaran) Franco", confesó entre risas.

Para el director debutante Aaron Schneider, que como realizador de cortometrajes ya sabe lo que es alzarse con un Oscar, "es un privilegio trabajar con Duvall, uno de nuestros iconos cinematográficos". Además, completan el cartel dos secundarios de lujo, Bill Murray y Sissy Spacek, que dan brillo a una historia calificada por la crítica de entretenida, aunque sin más.

El fanatismo religioso

La otra protagonista de la jornada fue Hadewijch, la esperada cinta de Dumont y última de las tres películas francesas que optan a la Concha de Oro.

El siempre polémico realizador, Gran Premio del Jurado en Cannes con L"humanitéy Flanders, explora los límites del comportamiento humano y el fanatismo religioso en una película tan incómoda como turbadora, donde los planos largos y los silencios dicen más que los diálogos.

"El cine no sirve para mostrar la realidad, para eso está la televisión, sino que necesitamos los medios artísticos para ayudarnos a meditar", explicó el director. "La película es el medio de transporte para incitar al espectador a reflexionar", añadió, "y para darle tiempo se necesita detener la cámara".

Esta historia del amor cegador por Cristo que siente una joven y desorientada ex novicia, y el oscuro curso que tomará esa pasión hasta desembocar en la locura y la violencia, desató sentimientos encontrados entre la crítica del festival. Si bien se reconoció el esfuerzo estético y la valentía de Dumont al abordar la desesperación de quienes sólo conciben la fe absoluta, la cinta no terminó de cuajar.

En un intento de explicar el mensaje último de Hadewijch, el director instó a dejarse llevar por el lado poético, pues concibe la película como "una metáfora del amor humano" donde la figura de Dios, en quien dijo no creer, es simplemente la expresión "poética de lo misterioso".

La jornada se completó además con la presentación, en Zabaltegi, de Un prophete, el drama carcelario que alzó al francés Jacques Audiard con el Gran Premio del Jurado en Cannes; The Schock Doctrine(Michael Winterbottom), sobre el origen de las teorías radicales de Milton Friedman, y The Limits of Control (Jim Jarmusch), una película coral en la que comparten cartel la británica Tilda Swinton, el estadounidense Bill Murray, el mexicano Gael García Bernal y los españoles Luis Tosar y Oscar Jaenada.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • el "ecuador" que ustedes mencionan como una linea divisoria, se origina del nombre del pais El Ecuador. El nombre de nuestro pais es un toponimico frances: LŽaqua dŽor, osea "agua de Oro". Ese siempre ha sido el nombre original de nuestro pais: LA TIERRA DE LAS AGUAS DE ORO, desde hace mas de tres mil anos !!!Rocio

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual