x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Japón se inclina por el cambio en unas elecciones históricas

Dos sondeos señalan hoy que Hatoyama, de 62 años, lleva una ventaja de entre 16 y 20 puntos porcentuales sobre el actual primer ministro

Actualizada Martes, 18 de agosto de 2009 - 11:43 h.
  • AGENCIAS. Tokio (Japón)

La campaña electoral de unos comicios que se auguran históricos arrancó hoy en Japón con clara ventaja de la oposición, cerca de arrebatar a la fuerza gubernamental, el PLD, un poder que controla desde hace más de medio siglo.

Yukio Hatoyama, presidente del opositor Partido Democrático (PD), pidió hoy el voto en su primer mitin de campaña en Osaka (centro de Japón) para "cambiar el Gobierno en esta oportunidad de hacer historia" en las elecciones generales del próximo día 30.

Dos sondeos señalan hoy que Hatoyama, de 62 años, lleva una ventaja de entre 16 y 20 puntos porcentuales sobre el actual primer ministro, Taro Aso, del Partido Liberal Demócrata (PLD), fuerza que gobierna Japón desde 1955 de forma ininterrumpida, a excepción de un corto período de diez meses entre 1993 y 1994.

La posibilidad de que Japón se incline por el cambio, tras una legislatura en que ha tenido cuatro jefes de Gobierno del PLD, parece que animará a los nipones a votar pues se espera una participación mayor del 70 por ciento, según un sondeo de la cadena NHK (en 2005 votó el 67,5 por ciento).

Más de 104 millones de japoneses están convocados a las urnas dentro de trece días para elegir a sus 480 representantes en la Cámara Baja, la decisiva en el sistema parlamentario bicameral nipón.

Desde mediados de 2007 el Senado está controlado por la oposición pero es la Cámara Baja, ahora dominada con autoridad por el PLD, la que decide en caso de confrontación entre ambas cámaras, además de elegir al primer ministro y aprobar el presupuesto.

Las últimas elecciones generales se celebraron en Japón en septiembre de 2005 y fueron ganadas con una mayoría aplastante por Junichiro Koizumi, quien, no obstante, ha admitido que su partido tiene ahora "el viento en contra" y afronta "tiempos duros".

Aso, de 68 años y que centra su campaña en defender que el PLD es el único que puede gobernar un Japón en crisis, carece sin embargo de la popularidad de Koizumi pues su apoyo actual es de apenas el 19 por ciento, debido en gran parte a sus numerosas meteduras de pata.

El primer ministro que sucedió en septiembre de 2008 a Yasuo Fukuda -heredero a su vez de Shinzo Abe y éste de Koizumi, todo ello desde 2006- es famoso en Japón por sus problemas para leer el "kanji" (ideogramas nipones) y por soltar perlas como que los ancianos no deberían jubilarse porque sólo saben trabajar.

Algo que en una población envejecida como la japonesa (un 21 por ciento supera los 65 años), tiene poca gracia.

De cumplirse los augurios de una victoria opositora en los comicios, la segunda economía mundial verá algunos cambios pues el PD defiende un ideario algo más progresista que el conservador PLD.

Aboga por desplazar a los burócratas del Gobierno como sistema de recorte de gastos, una relación menos dependiente con EEUU, concluir la misión logística japonesa de apoyo a la guerra de Afganistán y eliminar los peajes en las autopistas, entre otras premisas.

Frente al apoyo al Partido Democrático en los entornos urbanos y los más jóvenes, la clase empresarial favorece el mantenimiento del "status quo" que propone el PLD, no obstante muy minado por la crisis que sumió a Japón en recesión durante un año, que ha afectado sobre todo a su tradicional dominio en las áreas rurales.

Mientras, los críticos del PD y muchos analistas resaltan que ese partido apenas tiene una década de historia y que sus bandazos en temas políticos sensibles -recientemente adoptó una postura menos beligerante hacia Washington, posiblemente por verse más cerca del Gobierno- son síntoma de su bisoñez.

En lo que sí coinciden es que sus líderes, ambos sexagenarios, son dos clásicos representantes del mundillo político nipón, gris, opaco y dominado por dinastías de apellido ilustre.

Aunque no ha tenido ningún puesto político de responsabilidad, Yukio Hatoyama perteneció en el pasado al PLD y es nieto de un ex primer ministro al igual que Taro Aso, un ex titular de Exteriores emparentado además con la familia imperial nipona.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

La campaña electoral de unos comicios que se auguran históricos arrancó hoy en Japón con clara ventaja de la oposición, cerca de arrebatar a la fuerza gubernamental, el PLD, un poder que controla desde hace más de medio siglo. En la imagen, un miembro del partido Democrático Liberal (LDP) pone un cartel de campaña con un mensaje contra la caída de los campos de arroz en la provincia de Chiba.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual