x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
POLITICA

"Parar el golpe", objetivo de la presentación de Zapatero

Por primera vez admitió "equivocaciones" en los cálculos y calificó de "abrumadora" la cifra del paro

Actualizada Miércoles, 13 de mayo de 2009 - 04:00 h.
  • PAULA DE LAS HERAS . COLPISA. MADRID

Rodríguez Zapatero llegó al debate sobre el estado de la Nación con una estrategia diseñada para desconcertar al contrario. Después de haber calentado el ambiente con el enardecido discurso de izquierdas del mitin de Vistalegre, el presidente del Gobierno subió a la tribuna de oradores del Congreso y soltó una ráfaga de medidas económicas del más variado signo con las que trató de desarmar a la oposición.

Esta vez no hubo un único golpe de efecto, como el "cheque bebé" de 2007, sino un aluvión de propuestas que el PSOE defiende como socialdemócratas, pero que se alejan de posiciones maximalistas.

Las hubo, incluso, muy cercanas a planteamientos del PP, como la reducción de 1.000 millones de euros del gasto corriente, ayudas directas a la compra del automóvil o la reducción del Impuesto de Sociedades para pequeñas y medianas empresas.

"Parar el golpe"

Otras medidas, como la eliminación de la deducción por hipoteca para quienes tengan rentas superiores a los 24.000 euros anuales, marcan diferencias.

Lo cierto es que, de las 35 páginas de discurso, alrededor de treinta estuvieron dedicadas al anuncio de iniciativas para hacer frente a la crisis.

Algunas, como las mencionadas, para "parar el golpe" (expresión del propio Rodríguez Zapatero), otras para intentar construir un nuevo modelo de crecimiento. Y todas con una particularidad: que no son del todo incompatibles con los postulados del primer partido de la oposición.

Tras meses defendiendo que su seña de identidad son las políticas sociales, el jefe del Ejecutivo dejó pasar la oportunidad de hacer anuncios sonados en este terreno durante su primera intervención. Se limitó a resumir lo ya hecho y prometió que las personas sin empleo son quienes han guiado y seguirán guiando en el futuro su acción política.

Zapatero quería dar en la línea de flotación del PP, que ha hecho de la política económica su único caballo de batalla. De hecho, apenas se refirió a la acción de ministerios de otra índole, salvo el de Educación y el de Interior.

Reconocimiento de errores

El arranque fue muy medido. Rodríguez Zapatero, escarmentado tras su último balance de la situación económica, en el que recibió un rapapolvo de todas las fuerzas de la Cámara, dejó atrás los tonos triunfalistas e incluso salpicó su introducción con inusuales reconocimientos. "Es evidente que el Gobierno se ha equivocado sucesivamente en sus previsiones durante este último año", admitió.

También llegó a calificar de "abrumadora" la cifra del paro y aseguró que es el primero en "compartir la impaciencia" por la tardanza de los resultados del "Plan E". Pero pidió tiempo porque " ya están aflorando".

El colofón fue una oferta de diálogo, que quedó algo desdibujada porque no la definió en sus justos términos y porque el propio Rodríguez Zapatero optó por descafeinarla con su lenguaje.

En el discurso impreso que se repartió a la prensa hablaba de "gran pacto", pero sus palabras en el hemiciclo lo dejaron en "acuerdo".

"Debemos dialogar y buscar acuerdos en torno a las grandes prioridades del nuevo modelo productivo junto a los agentes sociales y también con las comunidades autónomas, de manera singular -reclamó- sobre la atención a los desempleados".

De la lucha contra ETA señaló que, aunque siempre hay nuevas amenazas y nunca se puede bajar la guardia, "juntos estamos más cerca del fin" de la violencia terrorista.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Zapatero se dirige a la tribuna para su primera intervención. EFE


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual