x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
BALONMANO

De la peor manera

Un gol de Polakovic, en un golpe franco con el tiempo cumplido, dio un merecido triunfo ayer al Octavio

Actualizada Lunes, 9 de febrero de 2009 - 04:00 h.
  • J.J. IMBULUZQUETA . PAMPLONA

Polakovic, lateral derecho del Octavio Pilotes Posada, tardará en olvidar el gol que ayer dio el triunfo a su equipo ayer en Vigo frente al Portland. Danjel Saric, meta del equipo navarro, también lo recordará. Ese último gol, con un lanzamiento rectificado que el zurdo coló bajo las piernas de Saric prácticamente la posición del extremo izquierdo y con cinco jugadores antonianos formando la barrera, rubricó el pésimo partido, lleno de imprecisiones, de los de Chechu Villaldea ayer en Vigo.

El Portland, en un sorprendente reinicio de la Liga Asobal, no aprovechó los tropiezos de Barcelona y Ademar y dejó escapar la posibilidad de haberse puesto segundo de la Liga. Pero, aún más, cedió el tercer puesto al Valladolid, perdió por lesión a Niko Mindegia (con un esguince en el tobillo izquierdo) y recibió un fuerte golpe moral de cara al duelo que el próximo miércoles frente al Hamburgo en la Liga de Campeones.

Y es que la imagen que dejó ayer el equipo navarro no fue buena. Más bien, todo lo contrario.

No es normal, ni fácilmente explicable, que el Octavio pudiera conseguir un parcial de 7-1 gracias a una defensa intensa y que ahogó totalmente al Portland, al que le costó casi 9 minutos anotar su segundo tanto.

Por otra parte, el Octavio buscaba una y otra vez el pase al pivote (anotó hasta 7 goles desde esa posición en la primera parte) sin que la defensa 5-1 del Portland fuese capaz de cortar esa sangría que le estaban inflingiendo.

Ese monumental atasco ofensivo del cuadro antoniano sólo se palió con la salida de Jakobsen y Malmagro, que se produjo junto a un cambio a la defensa 6-0, el equipo mejoró un tanto en velocidad y movilidad. Al menos -con Ruesga regresando al banquillo tras no estar fino en el lateral izquierdo, Niko lesionado y Vugrinec errático y precipitado en el lateral derecho- esas entradas rompieron el tapón ofensivo que le tenía atrapado.

Poco a poco, y después de que el Octavio estuviera casi toda la primera mitad con6 goles de ventaja, la retaguardia comenzó a carburar, se intensificó y ganó enteros. Saric comenzó a parar balones y el ataque ganómordiente. Así, y aunque desaprovecharon hasta dos inferioridades númericas, el Portland logró irse al descanso con un 15-14. Todo un premio tal como se había ido desarrollando el encuentro.

La línea ascendente que protagonizó el equipo navarro en esos últimos minutos de la primera parte continuó en la reanudación.

La retaguardia se estaba consolidando y los albiazules firmaron un 4-1 con el que Urdiales -uno de los más destacados del equipo ayer- puso por primera vez al Portland por delante (17-18, m.34). El equipo ha entrado de llenó en el duelo gracias a una reacción de carácter, aunque su juego aún dejaba mucho que desear.

El duelo entró entonces en un auténtico toma y daca, con numerosas exclusiones de uno y otro equipo que el Portland no logró aprovechar y una alternancia en el liderato del marcador.

En esa dinámica, el equipo dispuso de una ocasión inmejorable para irse con una ventaja de tres goles (22-24, m.45) pero no acertó a romper el choque y luego, eso, le pesaría. Aún más cuando también desaprovechó una superioridad con un 28-28 en la que cometió dos faltas consecutivas en ataque que impidieron que el San Antonio se colocase con un 28-30 a falta de menos de cinco minutos.

Esos errores ofensivos, unidos a la inmediatamente posterior descalificación de Nikolic, acabaron por ser claves. de esa positiva situación para el equipo navarro se pasó a un 30-29 con el que se entró en el último minuto.

La descalificación de Alonso facilitó el empate de Urdiales. Pero aún quedaban unos segundos para el ataque del equipo local, que forzó un último golpe franco. Y ahí, Polakovic dio el mazazo definitivo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso

Jorgensen trata de frenar a Mitrovic ante la mirada del extremo Urdiales, destacado ayer. La defensa navarra no estuvo ayer fina. MARTA BREA/DIARIO ATLÁNTICO

Alonso, en el pivote, fue una pesadilla para el Portland. MARTA BREA /ATLÁNTICO


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual