x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
JUAN IGNACIO RUIZ ALDAZ

Darwin y la evolución, ¿Qué había en el principio?

Actualizada Jueves, 5 de febrero de 2009 - 04:00 h.
  • JUAN IGNACIO RUIZ ALDAZ ES PROFESOR DE LA FACULTAD DE TEOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE NAVARRA

E STE 12 de febrero se cumplen 200 años del nacimiento de Charles Darwin (1809-1882), el padre de la teoría de la evolución. Después de un largo periplo a bordo del Beagle (1831-1836) que le llevó a Brasil, Tierra del Fuego, Chile, Galápagos, Australia y algunas islas del Índico, publicó su obra Sobre el origen de las especies(1859) exponiendo las conclusiones de sus estudios.

Desde entonces, la teoría de la evolución ha sido objeto de investigación, debate y a veces de dura confrontación. Algunos han visto en ella la confirmación de sus puntos de vista materialistas. Otros han reaccionado enrocándose en un rígido fundamentalismo. Pero, si a veces el debate se ha enconado tanto, es porque unos y otros han visto en lo que es una teoría científica la explicación fundamental de la realidad y de lo que el ser humano es. Y ahí está el error.

A una teoría científica hay que pedirle todo lo que puede dar, pero no más. Tiene una importante capacidad de explicar determinados aspectos de la realidad, pero otros quedan fuera de su alcance. Por poner un ejemplo, sucede que los murciélagos son expertos pilotos gracias a un sistema semejante al radar que les permite volar en completa oscuridad, con rapidez y sin estrellarse. Pero a un murciélago no se le puede preguntar nada sobre los colores porque son ciegos. Del mismo modo, las ciencias experimentales poseen una gran capacidad de iluminar algunas dimensiones de la realidad. Eso es lo que sucede con la teoría de la evolución: la observación y el estudio de las fomas de vida actuales, del registro fósil y de la genética le permite elaborar un mapa de cómo ha sido el desarrollo de los seres vivos a lo largo del tiempo. Pero su capacidad explicativa no llega a más. Cuando de la teoría de la evolución se pretende hacer una justificación del materialismo se busca lo mismo que cuando al murciélago se le pide una explicación de los colores. La ciencia experimental logra determinar cómo se desarrollan determinados fenómenos materiales, pero sobrepasa sus capacidades si pretende afirmar que la realidad es solamente eso.

La teoría de la evolución indica que el ser humano ha tenido una larga serie de antepasados biológicos, entre ellos el mono. Y en ello no hay nada inquietante, siempre y cuando sepamos distinguir entre una persona humana y un primate. Como no hay nada inquietante en decir que el David de Miguel Ángel tiene como antepasado un pedrusco de mármol de Carrara. La capacidad creadora del espíritu humano fue capaz de introducir en la materia una realidad completamente nueva e imprevisible que la materia, por sí misma, nunca habría logrado alcanzar. La madera de los bosques de abetos, arces y robles, el cobre y el zinc de los yacimientos y las granjas de animales domésticos aportaron los elementos con los que un día se interpretó la Novena Sinfonía de Beethoven. La naturaleza contenía las piezas, las condiciones y las propiedades en las que el espíritu creador introdujo como novedad libre, maravillosa y fascinante el orden, la armonía y la belleza. No hay nada degradante en ello, siempre y cuando sepamos distinguir un tronco, una lámina de latón y una crin de caballo de la Novena Sinfoníade Beethoven.

Para descubrir la entera realidad del ser humano y su dignidad única se necesita algo más que la teoría de la evolución. La compleja realidad del ser humano, además de lo material, incluye también lo personal, es decir, espíritu, apertura ilimitada, inteligencia, creatividad, dignidad, libertad y amor. Y lo espiritual del ser humano no proviene de la evolución, porque excede sus posibilidades. Cualquier manifestación de la cultura humana habla de la irreductibilidad del hombre a los fenómenos materiales. Basta una reflexión franca, abierta y sin prejuicios para percibirlo.

Además, hay que caer en la cuenta de que la existencia del ser humano sobre la tierra es un hecho que, desde la pura estadística matemática, es altamente improbable. Si comenzáramos a tirar al aire las letras del alfabeto al azar y obtuviéramos un texto con sentido como El Quijote, todo el mundo pensaría en la sabiduría que ha guiado ese proceso desde el inicio. El mero hecho de que el ser humano exista tal y como es nos está hablando de la existencia de un proceso que actúa con vistas a un fin, de un plan preconcebido, de un proyecto inteligente. El pasillo que lleva hasta el ser humano es enormemente estrecho, y sin embargo ha sido recorrido. En la profunda realidad de las cosas, el ser humano -y cada persona humana- ha sido un ser querido y esperado desde el inicio. Lo racional no puede provenir de lo irracional. La enorme complejidad ordenada que es el ser humano no puede ser un producto de la sinrazón. Al principio no estaban el puro azar y la necesidad ciega. Al principio existía un Ser personal, que es la Inteligencia y el Amor.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Angel, el argumento de que como no se puede demostrar científicamente la existencia de Dios, Dios no existe, me parece muy simplista.Las cosas no se han podido crear porque sí, y ya está. Es un argumento absurdo. Las cosas, lo que somos y los que nos rodea, tiene que haber sido creado por "algo". Y ese "algo" para muchos, entre los que yo me encuentro, es Dios. Pero ojo, no estoy hablando de religión, estoy hablando de Dios. Dios está por encima de cualquier religión.¿Existes porque sí, y ya está?
  • Que hay un ser superior que ha guiado nuestro origen y posterior evolución es una teoría muy bonita, resulta atractiva y da una respuesta a muchas personas, pero tiene un problemilla, es necesario tener fe, es decir, no hay nada ni nadie capaz de demostrarla.Quizás la teoría de la evolución no da una explicación perfecta de todo, pero es lo que tenemos, no hay otra teoría que resuelva mejor nuestra evolución. Angel

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual