x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Un navarro, condenado a 17 años de cárcel por matar a tiros a su cuñado en San Sebastián

Al hombre, de 37 años, un jurado popular lo declaró culpable de asesinar a su cuñado por dos tiros de escopeta, en 2003, en el barrio donostiarra de Amara

Actualizada Jueves, 10 de marzo de 2011 - 16:20 h.
  • E.PRESS Pamplona

Un hombre navarro de 37 años de edad, al que un jurado popular encontró culpable de asesinar a su cuñado de dos tiros de escopeta en 2003 en el barrio de Amara en San Sebastián, ha sido condenado a 17 años y medio de cárcel por la presidenta del tribunal.

La sentencia, fechada este jueves y contra la que cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco (TSJPV), impone, además, al acusado, F.U.G. una indemnización de 90.000 euros a la madre de la víctima, así como la totalidad de las costas procesales.

El jurado popular considera probado que F.U.G., de etnia gitana, se encontraba el 25 de enero de 2003, junto a su tío, ya fallecido, esperando a su cuñado a la salida de su domicilio en la calle La Salud de San Sebastián. Sobre las 07.15 horas, este último salió de su casa acompañado de su mujer y su hijo de 6 años. Los tres se subieron a una furgoneta que circuló desde la calle La Salud hasta la calle Amara, donde pretendía tomar dirección hacia la plaza Easo.

Cuando el acusado vio la furgoneta, hallándose a unos 30 ó 50 centímetros de la misma, disparó dos veces con una escopeta que portaba impactando los proyectiles en la luna delantera izquierda de la furgoneta y, tras fracturarla, adentrándose en la cabeza de su cuñado.

Como consecuencia de los disparos éste murió de forma prácticamente inmediata y el acusado huyó corriendo del lugar arrojando el arma en la acera de la donostiarra calle Autonomía donde posteriormente fue encontrada. Después se subió a bordo de un vehículo propiedad de su padre, permaneciendo cinco años huido hasta que en 2008 se presentó voluntariamente en la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Pamplona, donde residía.

La sentencia recoge que F.U.G ejecutó estos hechos "con intención de matar" a su cuñado y "a sabiendas" de que éste "tenía que conducir su vehículo marcha atrás para salir de la calle La Salud" y estaría "totalmente desprevenido" cuando disparara, quedando sin "posibilidad alguna de defensa".

Además, el documento judicial establece que antes de disparar contra su cuñado el acusado se cubrió la cabeza con la capucha de la sudadera que vestía para intentar ocultar su rostro y así no ser identificado.

En su declaración ante el jurado, F.U.G. acusó del asesinato de su cuñado a su tío fallecido y afirmó que en la fecha de autos se encontraba fuera de Pamplona puesto que, al conocer una sentencia dictada por la Audiencia Provincial de Navarra por la que perdía la custodia de su hijo mayor, que le era atribuida a la madre, decidió marcharse con el menor porque no pensaba acatar tal resolución judicial.

Según explicó después de permanecer cinco años huido de la acción de la justicia, coincidiendo con la fecha en que su hijo habría cumplido 12 años y podría ser escuchado en el Juzgado de Familia sobre con qué progenitor quedarse, decidió volver a Pamplona. Este relato no fue asumido por el Jurado en la medida en que el acusado no aportó prueba alguna.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra