x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los emprendedores de Navarra que nacieron en San Francisco

Cada quince días congregan regularmente a una media de setenta personas para poner en común proyectos

Actualizada Domingo, 6 de marzo de 2011 - 16:24 h.
  • Marta Quintín. EFE. Pamplona

Dieciséis personas vinculadas con Navarra viajaron el pasado mes de diciembre a la Bahía de San Francisco, a Silicon Valley, un enclave conocido por ser un foco de desarrollo de proyectos, donde impera una "cultura del emprendimiento" que ahora pretenden trasladar a la Comunidad Foral. Los expedicionarios, que desde entonces han protagonizado en Navarra reuniones cada quince días, la próxima el martes, eran, según ha declarado uno de ellos, el periodista Rafael Aguilera, gente "procedentes de sectores como las nuevas tecnologías, la comunicación institucional, del entorno del márketing, la promoción o la salud".

Profesionales con una dilatada trayectoria, algunos de los cuales han sido objeto de reconocimientos públicos. Es el caso de David Luquin, director de Médicis, que el año pasado recibió el Premio Aster al mejor emprendedor, de Eduardo Valencia, Premio Cluster TIC 2010 a la Empresa Innovadora por "Marque 21" o de Oscar Matellanes, "Mejor Ingeniero" del año 2009 según la Asociación Navarra de Ingenieros de Telecomunicación.

Todos estos "perfiles heterogéneos", que emprendieron el viaje a título individual, buscaban "inspirarse, aprender y posteriormente compartir la experiencia vivida en sus respectivos entornos profesionales", una idea que acabaría llamándose #NASF y que surgió de "manera espontánea" una noche de sábado.

En el programa Informe Semanal de TVE estaban emitiendo aquel sábado un reportaje en el que se describía una expedición de empresarios a Silicon Valley, que generó una serie de comentarios en la red social Twitter por parte de algunos usuarios que estaban viendo la televisión en ese momento.

"¿A que no hay cojones de ir a San Francisco?", decía uno de los mensajes que intercambiaron ese grupo de internautas conectados, pregunta a la que otro respondió: "¿Cómo que no? Quedamos para comer y ver quién puede ir".

De este "particular" modo se gestó el viaje a California, que desde el principio estuvo presidido por el "propósito final" de "compartirlo luego, hacerlo a la vista de todo el mundo, trasladarlo a la gente que no podía ir", porque "era un compromiso con ellos".

Así, los nueve días que duró la estancia, en los que visitaron empresas como Google, Softonic, Ideo o la Universidad de Stanford, los expedicionarios estuvieron contando en tiempo real, vía Twitter una vez más, las experiencias de las que estaban haciendo acopio al otro lado del Atlántico.

Allí se percataron de que "todo el mundo intenta buscar una oportunidad para sacar adelante su proyecto o su idea" y de que existen "un montón de espacios en los que la gente comparte cosas y en los que están en contacto permanentemente".

También mantuvieron reuniones con algunos españoles afincados en San Francisco, que están montando empresas allí, tan activos que incluso disponen de una asociación para juntarse de forma regular, ya que, según constataron, "en San Francisco la gente ante todo busca puntos de encuentro".

Ese espíritu es el que quisieron rescatar al volver a Navarra, momento en el que adquirieron "el compromiso de organizar un acto para contar las cosas" que habían visto de forma "más estructurada". La idea inicial para articular estos encuentros fue la de "quedar a comer cada quince días".

Pero la primera convocatoria fue "imposible de organizar" en torno a una mesa, debido a que a ella se apuntaron 103 personas, un número de potenciales comensales tan elevado que obligó a "dar la vuelta al formato" y convertirlo en presentaciones de los proyectos de hasta 20 diapositivas, a cada una de las cuales se les asigna una explicación de 20 segundos como máximo.

Tras la presentación, se abre un turno de preguntas y de intercambio de impresiones: "Es el componente más importante, hacer un llamamiento para ver quién puede colaborar", como el que ha lanzado una empresa que prepara menús precocinados para empresarios u otra que sirve de intermediaria entre compañías y estudiantes.

"Son proyectos en diferentes grados de maduración, algunos ya están en marcha y otros aún no pasan de ser ideas", ha especificado Aguilera, quien sí ha detectado "una necesidad por parte de un movimiento de personas, con intereses comunes, que quieren sentirse parte de una comunidad, de sacar cosas adelante y colaborar con otros".

Lo que persiguen es "poner en valor las ideas, porque éstas valen más cuanto más se comparten, ya que no son de nadie, y lo que más importa es convertirlas en proyectos, llevarlas a alguna parte, pasar con ellas a la acción".

Este afán ha logrado que, cada quince días, en los bautizados como Súper martes o Súper viernes se logre congregar regularmente a una media de setenta personas, a las que se cita vía internet y con apenas tres o cuatro días de antelación. En la próxima reunión, la del 8 de marzo, se presentarán cuatro proyectos.

Son "una organización desorganizada", y cada vez se reúnen en un sitio diferente, en el que les ofrecen... "Vamos siempre de prestado, pero nunca hemos tenido que hacer encaje de bolillos para encontrar un lugar", han sostenido el periodista.

La respuesta es "tremenda", tienen proyectos en lista de espera para exponerse, y "eso en las instituciones no lo consiguen" y por eso quieren saber cómo lo hacen ellos, según los miembros de la expedición que han reconocido que la crisis económica "tiene algo que ver" en el éxito de #NASF, visto "como una salida" por gente, por ejemplo, en paro.

#NASF, que no tiene parangón a nivel nacional, "ha llamado la atención en el entorno más cercano", como en Cantabria o en La Rioja, cuya Cámara de Comercio les invitó recientemente para que explicaran cómo habían organizado este viaje no oficial: "Es un caso rarísimo, en Softonic nos dijeron que era la primera vez que unos particulares hacían un viaje así, sin estar asociados", recuerdan.

Particulares, sí, pero ya son 300 los que han firmado el manifiesto colgado en su página web, suscribiendo así el espíritu #NASF, la actitud que caracteriza a los emprendedores.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra