x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La primavera árabe se enquista en Libia

La habilidad que el dirigente tenía para manejar a las tribus del país se ha convertido en su principal problema

Actualizada Viernes, 4 de marzo de 2011 - 10:06 h.
  • Aurora Moreno. Libia

Al contrario que en Túnez y Egipto, donde las revueltas populares consiguieron la salida de sus longevos dictadores, Ben Alí y Hosni Mubarak respectivamente, sin derramamiento de sangre, la rebelión civil que estos días tiene lugar en Libia no tiene visos de terminar de forma pacífica.

Gadafi ya ha dejado claro por activa y por pasiva que no piensa abandonar el país y que, si es necesario, no dudará en comenzar una guerra civil contra los rebeldes. De hecho, ya ha lanzado su primera contraofensiva para recuperar la zona oeste de Libia, donde las milicias se han hecho con el poder.

El coronel, como se le conoce, llegó al poder en 1969 mediante un golpe militar que acabó con la dictadura anterior. Desde entonces, ha gobernado gracias a una especial habilidad para manejar los intereses y enfrentamientos de las diversas tribus que pueblan Libia, un país con poco más de 6 millones de habitantes repartidos en una extensión de tres veces el tamaño de España.

Ahora, esto le está pasando factura, ya que durante años ha privilegiado a las tribus del centro - especialmente las de su bastión, Trípoli -, frente al resto de regiones, especialmente las orientales, donde, por cierto, se encuentran las mayores reservas de petróleo. Precisamente fue el maná del oro negro lo que, en buena medida, permitió la reintegración de Gadafi en el panorama internacional en los años 90, después de casi dos décadas de ser considerado poco menos que un paria y acusado de terrorismo.

¿Y cómo reacciona ahora la Comunidad Internacional? De momento, contemporizando, como siempre, aunque cierto es que Estados Unidos ha vuelto a tomar el liderazgo y Barack Obama ha lanzado serias advertencias contra el líder libio, quien podría ser acusado de genocidio ante la Corte Penal Internacional. Son muchos los que piden la intervención militar de Naciones Unidas, pero mientras eso se prevé bastante complicado - China y la URSS tienen derecho a veto en el Consejo de Seguridad y no son muy amigos de las interferencias en asuntos domésticos de otros países -, sí es factible que se apruebe la creación de una zona de exclusión aérea sobre Libia para evitar que Gadafi bombardee a su propio pueblo.

A día de hoy, lo único seguro es que miles de egipcios, tunecinos y emigrantes de otros países africanos residentes en Libia están intentado salir del país, colapsando las fronteras y creando una dramática situación humanitaria en los países vecinos. Una situación que, como si de un círculo vicioso se tratara, agrava aún más la realidad de Túnez, donde el sustituto de Ben Alí dimitió el pasado domingo por exigencias del pueblo y donde existe un creciente temor a un golpe de Estado.

Mientras tanto, miles de personas continúan manifestándose en Yemen contra el dictador Ali Abdula Saleh y en algunos países del África subsahariana se han registrado también diversas protestas. De momento, se han quedado en eso, pero todavía está por ver lo que dará de sí esta primavera árabe que comenzó en pleno invierno y amenaza con extenderse por el continente a lo largo de todo el año.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Porque se trata de un primavera de derechos humanos, de libertad y de democracía. Nada que ver con el sentido meteorologico. Se hablo así tambien cuando hubo premisas en el bloque este de Europa.la frite
  • Y me pregunto, porqué lo quieren poner todo tan romántico? la primavera árabe? pero si estamos en invierno!!!seamos realistas, por favor

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra