Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Comienza en Navarra el juicio contra una mujer que se hizo pasar por cirujana

La acusada había ingresado en prisión preventiva después de tres aplazamientos de la vista oral

Actualizada Miércoles, 2 de marzo de 2011 - 16:22 h.
  • EFE Pamplona

La sección tercera de la Audiencia Provincial de Navarra ha comenzado hoy el juicio por una presunta estafa cometida por una mujer que supuestamente se hizo pasar por cirujana cardiovascular y que había ingresado en prisión preventiva después de tres aplazamientos de la vista oral.

El pasado 8 de septiembre la vista se suspendió al alegar la acusada que sufría una gastroenteritis, el 26 de enero volvió a aplazarse por cambiar la procesada de abogado poco antes del juicio y el pasado día 23 se tuvo que retrasar de nuevo al comunicar su abogado al tribunal su renuncia al no haber podido ponerse en contacto con su defendida.

Después de tres aplazamientos del juicio, la sección tercera de la Audiencia Provincial decretó el ingreso de la acusada en prisión preventiva para que hubiera mayores garantías del inicio hoy del juicio, en el que la mujer ha negado que se hubiera hecho pasar por cirujana cardiovascular para cometer una estafa que la acusación cifra en más de 78.000 euros.

En su declaración de hoy ante el tribunal, la mujer, vendedora de cupones de la ONCE y, según ha afirmado, fisioterapeuta, ha relatado que en 2007 conoció a un vecino de Pamplona por internet, con el que mantuvo una relación sentimental de dos años y con el que residió en un piso de Buztuntxuri en el año 2008.

Con anterioridad, según ha señalado en el juicio por videoconferencia el jefe de vigilancia del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, la mujer había sido detenida en este centro sanitario al ser sorprendida en una habitación con una bata blanca, un fonendoscopio al cuello y una tarjeta con un nombre falso que la identificaba como médico.

La acusada ha asegurado que se encontraba en el hospital como miembro de una fundación humanitaria dedicaba a atender y ayudar a personas mayores ingresadas.

Ya en Pamplona, ha indicado, recibió regularmente cantidades de dinero de su pareja sentimental -unos 53.000 euros según la acusación-, aunque "yo nunca le pedí nada", ha aseverado.

La mayor parte de las preguntas del fiscal, que pide para ella cuatro años y medio de cárcel, y de la acusación particular, que pide cinco años, han estado centradas en las presuntas solicitudes de dinero que hizo la mujer a personas de su entorno, por ejemplo para la compra de un apartamento en Conil, y en un supuesto embarazo que según la procesada terminó con un aborto espontáneo.

La acusada, uno de cuyos hermanos, residente en Cádiz, es constructor, ha negado que pidiera en ningún momento dinero para comprar un apartamento.

Sí ha reconocido que aceptó un total de 19.000 euros de la madre de su pareja para la compra de un coche, pero nunca para la compra de un apartamento en Conil, sobre el que ha admitido que en algún momento sí podría haberles hablado.

Respecto al embarazo, ha comentado que, tras un primer aborto, volvió a quedar embarazada en 2008, en esta ocasión de gemelos, pero a los seis meses, encontrándose en Sevilla, tuvo un aborto espontáneo en su casa y al día siguiente acudió con los fetos a un ambulatorio de la capital andaluza, donde según ha dicho le recomendaron acudir a los servicios de asistencia por violencia de género.

También ha negado rotundamente que, cuando acompañó al padre de su pareja a varias consultas médicas, lo hiciera haciéndose pasar por cirujana cardiovascular y ha rechazado que en algún momento diera a este hombre consejos sobre la medicación que tomaba.

Acerca de un maletín que se le encontró con un fonendoscopio y un tensiómetro, ha asegurado que el primero lo utilizaba para escuchar a sus bebés durante el embarazo y el segundo para tomar la tensión a personas mayores dentro de su labor de voluntariado.

La acusada ha declarado que su pareja sabía su verdadero nombre y que no era cirujana cardiovascular, aunque fue él, ha respondido a la defensa, el que así se lo dijo a sus padres para que la aceptaran en la familia al ser divorciada y con hijos y mayor que él.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Vaya pedazo de película......

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra