Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Si quieres tocar, forma un grupo tributo

La medida del éxito y la influencia de un grupo de música se puede averiguar hoy por el número de bandas que le hacen homenaje. Se pueden contar por cientos. En Navarra también se han formado varios grupos "especializados" en otros

Actualizada Jueves, 24 de febrero de 2011 - 04:00 h.
  • JESÚS RUBIO . PAMPLONA.

HOY actúa en la sala Tótem de Villava href="https://www.diariodenavarra.es/enlaces.asp?id=http://navarra.definde.com/ficha-evento/dr-queen-en-concierto-10795" target="_blank">Dr Queen. Es un grupo argentino dedicado a interpretar las canciones de Queen. Mejor aún: es un grupo argentino dedicado a vestir como Queen, a sonar como Queen, a moverse como Queen. En su página web dicen ser el mejor tributo a la banda de Freddie Mercury. Quizá sí, quizá no. Lo cierto es que no son el único clon del cuarteto británico.

En los últimos años, por Pamplona han pasado otras dos bandas del estilo, Momo y Dios salve a la Reina, además de un espectáculo con orquesta especializada en las canciones de los británicos y un musical. Y existen muchos más: The Bohemians, Almost Queen, Rhapsody, Mercury..

Queen logró un éxito indiscutible y mantiene miles de seguidores que ya nunca podrán ver en directo a la banda con Freddie Mercury, fallecido en 1991. Esto podría explicar la abundancia de imitadores de la banda y la buena afluencia de público a sus conciertos. Pero quizá no lo haga del todo. Porque las bandas tributo se cuentan no por decenas, sino por cientos, quizá por miles. Una búsqueda no especialmente concienzuda en Google permite dar con todas las que aparecen en el listado de arriba. No sólo incluye grupos ya desaparecidos como los Beatles o grandes bandas como los Rolling Stones o U2. Hay formaciones en activos e incluso algunos habituales de los escenarios navarros, como Fito y los Fitipaldis.

Desde dos décadas atrás

El de los grupos tributo es otro de esos fenómenos que han cambiado el panorama de la música en directo. "Es en cierta forma una moda. En los 80 eran todo canciones propias. No cabía una banda que tocara versiones, y menos de un solo grupo", dice José Landa Lorés (Pamplona, 1950), un veterano de la música navarra que fue batería de grupos como Malos Tratos o los primeros Txarrena, pasó a las versiones con Dinosaurios y ahora está en el mundo del tributo con Un tal Jethro (Jethro Tull). Sin embargo, el asunto de la banda homenaje no es del todo nuevo. Una de las empresas que confiaron en primer lugar en los grupos tributo fueron los catalanes Tinglados Management, que representan a más de treinta bandas. "Comenzamos hace más de 20 años", rememora Miguel Rañé, su director. "Decidimos apostar por grupos muy buenos que empezaban como Smoking Stones (Rolling Stones) o Abbey Road (Beatles). Fuimos al Mercat de la Musica Viva de Vic (Barcelona), pero nos preguntaron qué era eso. Así que decidimos montar una carpa propia. Y fue un gran éxito".

Jokin Pallarés Vilches, pamplonés de 32 años, también ha visto, en festivales, carpas dedicadas en exclusiva a los grupos de homenaje. "Y tenían muchísimo público". Él conoce bien cómo es el éxito de las bandas tributo. A la suya, Enemigos Intimos, le ha ido bastante bien. Pallarés, músico de El Color de la Duda, la formó con Txuma Flamarique, otro veterano de distintas bandas navarras. "Ocurrió hace unos tres años, cuando ambos estábamos en la Epi Blues Band. Tocábamos al final una canción de Joaquín Sabina, Conductores suicidas, y las gente nos animaba a tocar más". Ahora clavan más de una veintena de temas y su homenaje a Sabina, "y a sus músicos Pancho Varona y Antonio García de Diego", ha recorrido media Navarra y varias provincias limítrofres. Su concierto en la Tótem de Villava, para el que estrenaron una formación más amplia, llenó la sala. "Nos fue mucho mejor que a Lordi, los noruegos que ganaron Eurovision", apunta.

Jokin Pallarés, gracias a Enemigos Intimos, a El Color de la Duda, a su trabajo como profesor de guitarra y a su labor de compositor, vive con la música. El chantreano Txutxo Villarroya estuvo cerca. Es uno de los fundadores del grupo Sparto, un nombre que a algunos cuarentones de Pamplona les evocará melodías como Todos juntoso Preso de mi guitarra.Sparto fue el grupo heavy pamplonés en la gran época heavy, los 80. Ganaron los Encuentros de Jóvenes Artistas, grabaron dos discos y un ep y ofrecieron cientos de conciertos antes de disolverse. En aquellos buenos tiempos sus recitales ya incluían versiones. Hoy se han transformado en grupo tributo. Durante meses se centraron en Judas Priest, ahora han virado hacia AC/DC. Incluso se han cambiado el nombre: se llaman Alto Voltaje. "Es lo que nos apetece. Nos gusta tocar, y ya no salen las canciones como antes. Además, tal como esta el mercado, no es el momento de sacar discos. Si no eres Fito o Barricada, no te comes nada. Además, en los conciertos te piden estas canciones. Las conocen y se quedan flipando", dice Villarroya.

Al fin y al cabo, los grupos tributos son, de alguna manera, una orquesta. Lo dice Pallarés y coincide Villaroya. "En vez de tener canciones de todo tipo, tocas las del artista que te gusta", señala el de Enemigos Intimos. "La gente disfruta mucho y a nosotros nos pagan algo", apunta el bajista de Sparto/Alto Voltaje. "Ya tenemos 46 años, ya no vamos a ser estrellas del rock. Vamos a disfrutar".

Un fórmula agradecida

Al contrario que Sparto/Alto Voltaje, los pamploneses Motobomba llevan años haciendo versiones de otros grupos. "Te juntas de crío cinco amigos a hacer un poco de ruido y empiezas con las canciones que te gustan. De repente te ves haciendo conciertos en los que dan de cenar y beber. ¿Qué más quieres?", evoca su guitarrista, Álex San Martín Maya. Durante años tocaron canciones de grupos desde Bon Jovi hasta Metallica. Hasta que en 2008 les plantearon un concierto de tributos, donde ya había grupos dedicados a Metallica y Judas Priest. "Decidimos fijarnos en Guns"n"Roses, en su primer disco. Teníamos siete temas en nuestro repertorio, bastaba con cinco más. Añadimos Iron Maiden para ofrecer una alternativa. Son canciones de dificultad mediana, accesibles para nosotros".

Otros grupos navarros eligieron la banda a la que homenajean de forma mucho más intencionada. Un tal Jethro, por ejemplo, nació en una convención de fans de Jethro Tull en Barcelona. "Queríamos formar una banda capaz de tocar los temas de Tull sin necesidad de que vinieran músicos del extranjero, que era lo que pasaba hasta dos años atrás", recuerda Landa. Otra banda, Destryper, también nació buscando originalidad. Según su guitarrista, Javier Gil Garrido, pamplonés de 41 años, se dieron "cuenta de que no existían en el mundo bandas que versionaran a Stryper", un grupo de heavy rock con letras de inspiración cristiana. "Internet ha hecho el resto. Incluso nos ha salido un club de fans en Colombia", indica Gil, que ha incorporado a una cantante de 22 años, Yaiza Vázquez Gorritxo, a la nueva formación del grupo.

Gil defiende el formato del tributo. "Sacar un disco por ti mismo hoy es casi imposible. De este modo puedes juntarte cinco amigos y tocar las canciones que te gustan. Eso es lo que se ha hecho siempre". Algo parecido piensa Alex San Martín. "Es una fórmula agradecida. La gente quiere oír esas canciones, lo que conoce", asegura el guitarrista, que admite, como el resto de Motobomba, que les queda "el gusanillo" de haber hecho canciones propias. "Pero al grupo que hace sus propios temas, cuando comienzan, le van a ver diez. Es un camino muy duro". José Landa regenta la taberna Onki Xin, donde hay conciertos semanales, y los grupos tributo siempre han tenido buena respuesta. "Es más, en conciertos de músicos buenos la gente se queda a veces fría, precisamente por no conocer los temas". El batería de Un tal Jethro defiende la validez tanto del tributo como del grupo que hace sus propias canciones. "Hay quien sobrevalora el tributo por atreverse con grupos consagrados y hay quien les infravalora por no ser composiciones propios. Para mí tienen el mismo valor", asevera. "Aunque sea una moda, el tributo gusta a la gente y funciona. Al fin y al cabo, los músicos más reputados son los de orquesta sinfónica y ellos nunca tocan temas propios".


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra