Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Un experto policial asegura en el juicio que Yamiled "no tuvo escapatoria"

Las investigaciones confirmaron que las llamadas relacionan a los acusados, y no al presunto inductor del crimen

Actualizada Miércoles, 2 de febrero de 2011 - 13:53 h.
  • EFE. Pamplona

El exhaustivo trabajo de la Policía foral en el caso de la muerte de una mujer a manos de un sicario por una presunta venganza ha constatado hoy el intenso tráfico de llamadas telefónicas que relacionan a los acusados con los hechos, si bien ninguna de ellas se atribuye directamente al presunto inductor.

Así se desprende de las investigaciones, expuestas hoy por miembros del numeroso grupo de agentes de la Policía Foral que han participado en la investigación del tiroteo que en abril de 2009 acabó, "sin escapatoria ninguna" según ellos, con la vida de Yamiled Giraldo cuando acudía junto a su hijo a un falso encargo para realizar un trabajo de esteticista en un domicilio de Cordovilla (Navarra).

En la tercera sesión del juicio, que desde el lunes sienta en el banquillo a cinco acusados para quienes el fiscal pide un total de 150 años de cárcel, han intervenido una quincena de policías forales y un miembro de la Guardia Civil, todos ellos como testigos, que han relatado sus diferentes actuaciones en la investigación.

En el testimonio más exhaustivo, el agente de la Policía foral instructor del caso ha relatado que al examinar el lugar donde tirotearon a la mujer pudo comprobar que ésta "no tenía escapatoria ninguna", ya que le habían disparado cuando se encontraba en el hueco de acceso a un portal.

La mujer había recibido entre 6 y 7 impactos de bala, dos de ellos en la cabeza y realizados a modo de "tiro de gracia", según reveló la autopsia, si bien en la escena se encontraban algunos casquillos más que revelan que en total fueron disparados 9 tiros desde dos posiciones distintas, los 7 primeros desde unos 6 metros y los últimos "a quemarropa" contra la frente y la zona parietal izquierda.

También ha indicado que tras recibir el aviso, y antes de llegar, por lo apartado de la urbanización en proceso de construcción donde murió la víctima, ya intuyeron que no era "un hecho fortuito" y que había sido "engañada".

El instructor ha expuesto el exhaustivo trabajo realizado por su equipo para determinar el tráfico de llamadas realizadas desde diez teléfonos móviles comprados de forma irregular en Zaragoza, la mayoría de los cuales terminaron en manos de los procesados en este caso y de personas cercanas a ellos, uno de los cuales fue el que sirvió para contactar con la víctima para ofrecerle el falso trabajo.

Los otros constatan llamadas desde o a la cárcel de Pamplona, lo que por ese motivo y por algunas de las conversaciones grabadas que se mantuvieron a través de ellos, apuntan a la implicación del autor material de los hechos, Rodrigo S.S., la mujer que le acompañaba en el momento del crimen, Nira A.M., así como la relación con ellos de otros dos de los imputados, los entonces encarcelados Karlos I.M. y Pedro G.P..

Sin embargo, ni de las llamadas ni de las conversaciones puede desprenderse ninguna alusión, según han reconocido hoy los agentes, al también imputado y considerado por el fiscal instigador del crimen, José L.L., denunciado en su día por prostitución y abusos sexuales por la víctima y a quien se acusa de pagar su asesinato.

A preguntas del abogado de José L.L., quien ha recordado que Giraldo trabajó en más clubes de alterne que el de su defendido y ha dado a entender que la venganza podía proceder de otras personas, el instructor ha insistido en señalar que se optó por investigar esta vía por los indicios a los que les llevaron los teléfonos móviles.

Uno de sus compañeros, que intervino en el registro de las propiedades de José L.L. ha relatado que en su vehículo encontraron, entre otros elementos, 8.400 euros y un dossier sobre una mujer encargado a una agencia de detectives de Bilbao.

Otro de los agentes, de los primeros en llegar a donde fue tiroteada Giraldo, ha recordado que al llegar al lugar la vieron ya muerta, con "dos impactos claros en la cabeza y en el pecho", y atendieron a su hijo, que les reveló que era su madre y que desde el principio les advertía que había sido una "trampa".

Asimismo, ha intervenido un policía foral que ha destacado que en el coche abandonado, que posteriormente se determinó que había servido para desplazar a los autores del crimen a Cordovilla, se encontró una llave que resultó ser la que permite el acceso a unas dependencias de la vivienda donde residía el sicario, Rodrigo S.S.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra