Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
MORIR EN LA CALLE

Jacek, el hombre que vivió y murió en este banco

Jacek Mazur murió como vivió, en la calle, bajo este banco de madera blanco de la avenida Baja Navarra. Falleció la madrugada del 13 de noviembre. Su noticia se publicó un mes después, y en un breve. Esta es la historia de un empresario polaco que terminó de indigente en Pamplona. Los que le conocieron, aseguran que huía de una vida personal que terminó en ruptura. Aquí, en Pamplona, también tuvo una segunda familia que le cuidó

Actualizada Sábado, 29 de enero de 2011 - 10:46 h.
  • IVÁN BENÍTEZ/CARMEN REMÍREZ . PAMPLONA

Lo trajeron a la pensión a primera hora de la mañana. Parecía cansado. Solo llevaba una chaqueta desgastada de cuadros y una bolsita de plástico con pertenencias. Se tumbó en la cama. Se puso la chaqueta por encima y descansó unas horas. Se volvió a marchar media hora antes de comer. Regresó a media tarde.

Creo que no había comido. Estaba inquieto, como si le faltara algo en su cuerpo. Entró y salió cuatro veces más a lo largo de la tarde. A medianoche, desapareció definitivamente. Me levanté y vi que se había dejado la chaqueta en la silla. Pensé que volvería a por ella. A la mañana siguiente, unos agentes vinieron a decirme que no volvería. Les pregunté por qué. Me dijeron que había muerto en un banco, por la zona de la Media Luna, donde él solía refugiarse. ¿Quién sería ese hombre?".

Este crudo testimonio de la recepcionista de una pensión de Pamplona relata las horas previas a la solitaria muerte de un hombre en la calle. Un transeúnte cuyo cuerpo aún permanece en el depósito de cadáveres del Instituto Anatómico Forense de Pamplona, pero al que recuerdan más personas de las que él probablemente podría imaginar.

Aquella noche del 13 de noviembre, Jacek Mazur, de 47 años, y nacionalidad polaca, fallecía en un banco próximo a la avenida de Baja Navarra, frente al Lar Gallego, por causas aún sin concretar. De momento, la autopsia descarta que fuese de frío. De hecho, la capital navarra registró aquella jornada una temperatura de entre 8 y 18 grados.

No llevaba una vida al uso. Antes de emigrar a España, gestionaba una empresa maderera con 8 empleados a su cargo. Pero la separación de su mujer le arrancó de sus hijos y de su tierra y le empujó a una vida de exclusión. Abusaba del alcohol y eran muchas noches las que pasaba en la calle. Los servicios sociales del Ayuntamiento de Pamplona le atendieron durante años, con épocas de mayor lucidez, pero Mazur no acababa de levantar cabeza. Quienes le conocieron en primera persona aseguran que su aspecto era el de un hombre a mitad de camino entre rubio y pelirrojo, de complexión delgada, frágil, con bigote, que cuando iba aseado pasaba por ser "bastante guapo", con "una mirada que oculta parte de su vida anterior. Despertaba ternura".

Más allá del titular

Varias de estas personas que le conocieron fueron reunidas por este periódico, a lo largo de esta semana. Todas dibujaron, junto al banco donde murió, el retrato de un Jacek al que el alcohol llevó al deterioro físico y psicológico, y al que echan de menos. El resultado: un retrato que dignifica la vida de un hombre que saltó a los medios de comunicación bajo el título de "muere un mendigo en las calles de Pamplona".

Yailet Cordero, de 22 años, fue una de las primeras personas en ver el cuerpo de Jacek tendido en el suelo, junto al banco. Como todas las mañanas, sobre las 9.30h, acudía junto a su madre al Lar Gallego, local donde trabaja. Esta joven cubana se entristeció mucho al conocer la noticia. El polaco, como llamaban a Jacek, era parte de su paisaje diario. "Mi madre hasta lo lloró. Le cogimos mucho cariño al polaco. No era como los demás. Siempre tan educado. Todo era por favor y gracias. Bebía mucho, pero nunca perdía los modales", explica, desde detrás de la barra. "Muchas veces le dábamos tortilla y café con leche. Es que estaba ahí todos los días. A todas las horas". No era un hombre muy dado a la conversación. Los que tuvieron trato con él afirman que conocía bien la lengua española, que la entendía y "se defendía" si tenía que expresarse en ella, pero que prefería el silencio.

A pesar de sus desvelos, con esa ausencia de palabras obsequiaba muchas noches a Amparo Florenza Itoiz, una de las personas con las que más relación entabló. "Todavía me sigo asomando por la noche a la ventana para ver si sigue en el banco", asegura.

Todo comenzó hace ya años y una galleta tuvo la culpa. Jacek se aproximó con ternura al perro de Amparo y le desmigó una, que el animal engulló con alegría. "Me gustó el gesto y empecé a hablar con él. Me dio mucha pena que estuviera ahí tirado, en la calle. Le pregunté a ver si tenía madre y me dijo que madre, sí. Madre, madre, me dijo varias veces, como si se acordara de ella...". No era su madre biológica, pero Amparo actuó muchas veces como tal durante la estancia de Jaceck en Navarra. Durante muchas noches le bajó la cena. Casi siempre, sopa. "Algo calentito, que le entonara". Aceptaba todo, cuenta, pero nunca pedía. "Gracias, me decía, y me besaba la mano".

Le escucha sonriente José María Aicua, párroco de San Francisco Javier. "Jacek era un hombre transeúnte y bohemio, mendigo y profundo a la vez, con un grave problema de alcohol". Después de ayudarle en innumerables ocasiones, taparle o llevarle en su propio vehículo al albergue del Ayuntamiento (antes, de Cáritas), la sensación que se le queda a este sacerdote con respecto a su labor con Jacek es "la de impotencia". Y eso que ni mucho menos se ha quedado de brazos cruzados tras la muerte de Jacek. "Oficié un funeral muy importante para él y en todas las misas del domingo pedimos por él. ¿Por qué no íbamos a hacerlo? Ésta es la Casa de Dios y todos somos sus Hijos".

Un hombre religioso

Jacek era un hombre religioso. Discretamente, solía sentarse en la iglesia de María Auxiliadora, en Salesianos, y escuchaba al padre Javier Arizmendi Gárate. A sus 78 años, este religioso de Ordizia que lleva en Navarra desde 1959, vio con agrado cómo este polaco se acercó a comulgar un domingo. Fue la última vez que lo vio con vida. A los pocos días, murió. "Cuando lo vi comulgar pensé que volvía a sus raíces, a su pasado". Su muerte entristeció a Arizmendi y a otros salesianos que conocían a Jacek de la zona. "Nos llevamos una pena... En más de veintitantos años nunca hemos conocido a un mendigo tan sencillo, tan humano...".

En sus andanzas por Pamplona, Jacek estuvo muchas veces acompañado de un compatriota llamado Thomas Alexander, de 43 años. Juntos pasaron horas y horas. Ahora es Alexander el que regresa al banco de Jacek. Minutos después de él, llega otro polaco. Sacan bebida de una mochila. "Trabajé con él en una empresa de construcción pequeña, poniendo pladur, en Aragón. Pero él pasaba épocas muy tristes en las que no quería trabajar. Bebía...". Thomas reconoce que Jacek despertaba la compasión de muchos vecinos, que le llevaban comida. "Siempre había algún amigo que le traía algo caliente. Bocadillos, muchos bocadillos". Thomas se enteró de la muerte de Jacek en el hospital. "Me sentí muy mal".

La noche en que Jacek murió, Amparo se asomó a la ventana. Eran las 22 horas y el banco de su amigo estaba vacío. "Recuerdo que pensé que ojalá estuviera en un cajero y no por ahí tirado. Casi mejor no verlo, si estaba mal. Ojos que no ven, corazón que no siente". A las 2 de la madrugada, cuando se levantó al baño, volvió a mirar por la ventana. Esta vez Jacek sí que estaba. Parecía dormido, sobre el suelo. Quizá fue de las últimas miradas que recibió mientras aún estaba vivo. Estuvo llena de preocupación, y de cariño.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • ûycz™ dobrego przyjaciela podróüysergio
  • Cuanta hiocresia veo aqui.Es una vergüenza que pase esto.
  • Para todos deciros que cuando veais personas como Jacek con unas palabras y una sonrrisa basta tienen mucha vida por detrás y muy dura.Gracias Jacek por tus palabras y ..... el señor que mientras miraba tickets me decia buenos dias....Natalia
  • (viene del comentario anterior) Mis sentimientos de aquel día fueron dos: a nivel personal, vergüenza y frustración al reconocerme incapaz de acoger con más humanidad y cercanía a gente como Jacek . Y, mirando a los demás, confusión por comprobar la aparente indiferencia de los otros transeúntes. No los juzgo, ¡ojo!. Imagino que cada cual gestiona sus emociones como puede, y ésa fue la forma que ellos tuvieron de hacerlo: actuando como si nada hubiera pasado, como cualquier otro día. Por último, mi reconocimiento y agradecimiento a la gente que hace que este mundo sea más humano, menos raro. En el reportaje tenemos buenos ejemplos.Descanse en paz
  • Yo pasé casualmente aquella mañana por el lugar donde murió "el polaco" como se le conocía en el barrio. Estaba tirado en el suelo al lado del banco en el que él y otros solían sentarse habitualmente. La policía había acordonado ese espacio. Me llamó la atención que otros de los transeúntes que habitualmente estaban con él en ese banco estaban sentados en otro banco, más retirado, fuera del cordón. Charlaban animadamente como si la escena no fuera con ellos (eso parecía desde fuera). Llegó el coche de la funeraria, levantaron el cadaver y se lo llevaron. Me impresionó que al poco rato -volví a pasar por allí- ese grupo de transeúntes se había movido y estaban con sus bebidas como todos los días en "su" banco.... en el que acababa de fallecer su compañero, charlando igual de animadamente (sigo en otro comentario).Descanse en paz
  • La tristeza y la impotencia acompañan a esta noticia y , digo yo ¿No hubiera necesitado un servivio de atención mental que acabara con la tristeza causada por la ruptura con su mujer y el alejamiento de sus hijos? ¿Una depresión grave no empuja a la gente a la soledad y al aislamiento?¿¿Cúanta gente hay en esta humanitaria Navarra sin ayuda médica? Es cierto que habrá sido para él positivo el calor humano de los que han hecho lo posible por atenderle espiritualmente y afectivamente, pero ¿Fue atendido médicamente y medicado para evitar su depresdión y abatimiento? Noticias así hace que una eche en falta la solidaridad de las Instituciones que, en la mayoría de las ocasiones, si no te adptas al canon requerido, son burocráticas e inhumanas.teresA
  • He leído todos los comentarios expuestos hasta las seis y veinte. Y creo que todos tenéis algo de razón. Entre todos "dibujáis" la realidad. También ribera. Ni más ni menos, como los demás. No sé por qué tenéis que criticarlo con tanta inquinia. ¿No será porque da en el clavo respecto a vosotros, como vosotros dáis en el clavo respecto a él y otros? ¡Qué soberbios somos todos y cómo nos gusta ver la paja en el ojo ajeno y no ver la "viga" - o aunque sea la "pajita" -, en el nuestro! Luis
  • vecian te ahs pasado cuatro pueblos, dudo que alguien que vive asi este psicologicamente capacitado para nada. Por cierto!yo si pongo MUY en duda a los servicios sociales. Bonito nombre nada mas!!!o estas en la absoluta miseria o mientras como si te mantiene la prima del cuñao de la vecina!su frase magica es YO NO PUEDO HACER NADA MASrojoillo
  • unà pena que una persona enferma muera en la calle.pena
  • Vecina: a mi parecer, un comentario improductivo y un tanto cruel. Lo único que queda de esa persona es su recuerdo. Quizá no sirva de mucho ensalzar su figura, pero de mucho menos sirve crtiticarla a estas alturas, cuanto menos merece un respeto, y si esta es tu opinión quizás debieras haber hablado o actuado antes. Poca educación
  • Menos mal que los que le conocimos a Jacek sabemos que lo que dice la última vecina con su comentario no tiene sentido. Me da la impresión de que este comentario procede de algún político rabioso. Por cierto, ¿por qué sigue en el depósito de cadáveres?Yo
  • RIBERA,que prepotencia no?? eres así siempre? te digo una cosa majete, mucha gente de la que escribe, seguramente el dia 25 de cada mes ,estan bastante jodidos para terminar el mes,( me incluyo) en este pais hay servicios sociales,está la iglesia(que tambien pilla dinero del estado) y organizaciones que están para ayudar a este tipo de gente, otra cosa,YO escribo aqui,por que no tengo una revista,un camal television y no puedo expresarme como me gustaria,lo que quiero decir es que los ciudadanos tenemos esto para expresarnos e intentar que politicos lean esto e intenten hacer algo. DAVID
  • Si un alcohólico quiere vivir (y morir) en un banco, no hay quien se lo pueda impedir. No se le puede llevar contra su voluntad ningún sitiojavier goñi
  • A buenas horas os acordais de él los que le conocisteis! Mas os valía haberle ayudado en vida!clicly
  • Se veía venir que el polaco iba a terminar así. Todos los que hemos visto cómo iba deteriorándose, lo teníamos bastante claro. No voy a entrar en las circunstancias personales que le llevaron a semejante situación, parece ser que las tenía.... al igual que mucha otra gente que se ve forzada a estar en la calle, sin trabajo y sin casa, pero en muchos casos de una manera mucho más digna. El bando-jardín que literalmente "ocupó", era insalubre, meadas, vómitos, suciedad y otras lindezas. Llamaba noche sí, noche también, a los porteros automáticos a cualquier hora para entrar en los portales. No se si sería "tan educado" como muchos comentan (yo le he visto hacer cosas que no son de gente educada, vaya), pero a muchos también nos molestaba. Me da pena que haya terminado así, pero no tenía voluntad de salir de ahí. Hay otro indigente por la zona de la Media Luna. Ése sí se merece todo mi respeto. Nunca le ha visto borracho, siempre se pone al sol a leer periódicos atrasados, no pide, no molesta a nadie y él sí que va a donde los acogen los servicios sociales. Me parece que con algunos comentarios se ha ensalzado la figura de un hombre ( que dudo mucho que lo mereciera) y se ha intentado poner en duda la eficacia de los servicios sociales. ¿Apropiado?VECINA
  • Cuando hay personas con estas situaciones y oimos a politicos decir que este año debido a la crisis el Ayuntamiento de Pamplona solamente gastará 15000 Euros en adquirir obras de arte contemporaneas, creo que hay algo que chirria en la conciencia de cualquier persona con sentido común. Con los bienes de todos no se cuida a los más desfavorecidos y se despilfarra el dinero publico en "cosas" y no en personas. Necesitamos un gran ERE politico en todas las formaciones para tener politicos que busquen cercania al ciudadano y que se aleje de paseos suntuosos y escoltas en los "phaEtoN". FANTOMAS
  • No lo conocí, pero ahora ya es tarde. Se merecía este reconocimiento Quizas antes lo deberíámos de haber conocido y porque no, igual impedirlo. Yo quisiera saber porque no se hizo más desde Asuntos Sociales o desde otras organizaciones, no era un problema sin solución. Esta sociedad tiene que reaccionar ,tenemos que reaccionar ante estas personas. Ojala esta muerte no haya sido en vano y a partir de ahora hagamos más y exijamos que se haga. No se puede seguir así. carmen
  • A nivel personal, en este tipo de casos, preferiría que os identificárais con otro sobre-nombre, por aquello de no igualar la parte con el todo.Para Ribera y otros
  • yo lo veia todos los dias desde la villavesa al ir a trabajar me ha dado pena,aqui tenemos un ejemplo de los muchos que hay de como hay que poner una ley dura con el alcohol lo mismo que la del tabaco pues como este muchacho hay muchas personas destruidas,y a los que me digan que solo le afectaba a el no estoy de acuerdo tambien estaba una familia sufriendo por su situacion,descanse en paz maribel
  • Y que hacemos todos los que escribimos aqui diciendo que otros tienen que hacer?logico
  • TODAVÍA HAY MUCHO POR CAMBIAR. Todo el mundo lo niega pero hay racismo, egoísmo y xenofobia (y muchos otros ...ismos y muchas otras ...fobias). En cualquier caso, ESTE HA SIDO UN HECHO TRISTE. Hay muchos más que no salen a la luz. Todos ellos, estoy casi seguro, más de una vez habrán exclamado "ESTO NO ES JUSTO". Si han encontrado apoyo puntual, a su manera lo habrán agradecido, pero lo puntual, nunca es suficiente. AMIGOS MÍOS... ESTO NO ERA LEY DE VIDA (aunque vistas las noticias, los mercados pensaran que sí) esto no era ley de vida
  • He leído todo el reportaje en el periódico escrito y me ha parecio muy, muy bueno. Mis felicitaciones para redactores y fotógrafos.José Masila
  • para ribera y otros lumbreras: yo pago mis impuestos y seguridad social, para que entre otras cosas, se ayude a esta gente a tener un techo y una asistencia sanitaria; en mi casa entra quien yo quiero, faltaria más, pero exigo como ciudadano y contribuyente que las instituciones sociales, que las mantenemos entre todos cumplan su función, si no, tendremos que cortar el grifo. Jacek, descansa en paz.titonetes
  • Jo, si murió en Noviembre yo estuve hablando con él por esas fechas, la verdad es que era amable y educado, en fin... una pena...Vecina
  • Me ha sorprendido el comentario de "asi vamos",¿deduzco que conocías a Jacek? me alegraría que fuera así, para que los comentarios también sean de gente que lo conoció. Yo lo conocí por motivos profesionales y debo decir que muchas de las noches que pasó en ese banco fue porque él quiso, puesto que a pesar de que le reservaban cama en el servicio de acogida municipal, él mismo solía preferir dormir en la calle... D.E.P.I.

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra