x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Ni el toque de queda ni las promesas de Mubarak alejan a los egipcios de la calle

Fueron las primeras palabras de Mubarak desde que el martes pasado los egipcios participaran en una masiva manifestación para exigir reformas políticas

Actualizada Sábado, 29 de enero de 2011 - 01:59 h.
  • EFE. El Cairo

Ni el toque de queda ni la promesa del presidente Hosni Mubarak de cambiar el Gobierno han sacado a los egipcios de las calles ni acallado su clamor para que haya un cambio total del régimen que está vigente desde hace treinta años. Mubarak, en el poder desde 1981 y objetivo de las protestas que comenzaron el martes y se intensificaron este viernes, sorprendió a los egipcios poco después de la última medianoche con un discurso en el que abordó muchos temas, menos el de la renuncia que se le pide.

"He ordenado la disolución del Gobierno y mañana designaré otro que asuma nuevas funciones", afirmó el gobernante en su discurso, que comenzó a las 00.15 horas de hoy (22.15 GMT de ayer), casi doce horas después de que comenzaran masivas protestas contra su régimen.

Informe médicos dieron cuenta de que las manifestaciones de este viernes han sido las más sangrientas desde que comenzaran las protestas de los últimos días, con 29 muertos, tanto en El Cairo como en la ciudad de Suez.

Esta noche, en El Cairo se veían menos policiales que los que habitualmente están apostados en esta capital, con las calles a merced de los manifestantes y la vigilancia de los militares, colocados en lugares estratégicos.

La retirada parcial de la policía comenzó poco después de que Mubarak ordenara el toque de queda en el Gran Cairo, Alejandría y Suez, los principales focos de las protestas, y ordenara al Ejército que ayudara a la policía para garantizar la seguridad del país.

"Hay una línea muy estrecha entre la libertad y el caos", afirmó el presidente egipcio en su mensaje, que pronunció en tono firme, a veces, y con gestos de comprensión cuando se refirió a los sufrimientos que han lanzado a los egipcios a las calles.

"Soy consciente de las aspiraciones en favor de más democracia, el combate del desempleo, la lucha contra la pobreza y el combate de la corrupción", afirmó Mubarak.

"Pero los objetivos que se buscan -añadió- no pueden ser logrados por la violencia, sino por el diálogo nacional y esfuerzos que unan a las partes".

En momento alguno Mubarak mencionó el principal clamor que se está oyendo en las calle, que pide el final de su régimen, y, en cambio, disparó los tiros hacia el gobierno, que decidió cambiar para que el que nombre hoy "asuma nuevas funciones".

Fueron las primeras palabras de Mubarak desde que el martes pasado los egipcios participaran en una masiva manifestación para exigir reformas políticas, al calor del relevo en el poder de Túnez, que ha animado los deseos de cambio en este país.

Lejos de lograr su propósito, el de calmar a la población para que volviera a casa, las palabras de Mubarak calentaron más los ánimos de los manifestantes que aún estaban en las calles, y también se ganaron las críticas de los grupos de la oposición.

"El discurso de Mubarak no cumple con las aspiraciones del pueblo", señaló un comunicado de la Asamblea Nacional para el Cambio, liderada por el premio nobel de la paz Mohamed el Baradei, que llegó anoche a El Cairo para sumarse a estas protestas.

Según esta organización, creada hace un año para impulsar reformas electorales y políticas en el país, los egipcios deben persistir en las protestas que protagonizan desde el martes pasado, "hasta que se vaya Mubarak".

La Asamblea Nacional para el Cambio también pidió la formación de un gobierno provisional "de salvamento nacional", la disolución del Parlamento, la anulación de la Ley de Emergencia vigente desde 1981 y la liberación de los detenidos políticos.

Otro partido de la oposición, el Ghad, liderado por el excandidato presidencial Ayman Nur, rechazó también el discurso y dijo que no se corresponde con las peticiones populares.

"Lamentamos que él no haya entendido estas peticiones por un cambio", agregó el grupo político.

Por su parte, Abdelmenam Abdelfatah, dirigente de los Hermanos Musulmanes, el principal grupo de la oposición, respondiendo al discurso de Mubarak, insistió en que el gobernante deje el poder y pidió la ayuda del Ejército para mantener la seguridad.

Mubarak ordenó el viernes al Ejército que asista a la Policía tras las protestas registradas en El Cairo y otras ciudades del país, y, cuando llegaron a las calles, los soldados fueron recibidos con muestras de júbilo por los ciudadanos.

Todo ello mientras la sede central del gobernante Partido Nacional Democrático (PND) era devorada por las llamas por un incendio que estalló durante las protestas, como señal de la clara descomposición del régimen que se vive desde las últimas horas.

Se desconoce cuáles serán los siguientes pasos si los anuncios de Mubarak no logran parar las revueltas.

"Sé que la gente no está contenta con el discurso", dijo a la cadena qatarí Al Yazira el parlamentario del PND Mustafa el Fiki.

El legislador del grupo gobernante se hizo eco de versiones que indican que el primer ministro saliente, Ahmed Nazif, será reemplazado por el ministro de Comercio Mohamed Rashid Rashid, una elección que, según el Fiki, no parece la más acertada.

"Es un empresario, lejos de las necesidades de justicia social", agregó el legislador, marcando distancias con el régimen.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra