Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Fastuosa ceremonia de bienvenida en la Casa Blanca al presidente de China

El presidente de EE UU habló del respeto de los derechos humanos sin aludir a los presos políticos de Pekín

Actualizada Jueves, 20 de enero de 2011 - 04:00 h.
  • EFE. WASHINGTON

El presidente de EE UU, Barack Obama, afirmó ayer, al dar la bienvenida a su homólogo chino, Hu Jintao, que "las sociedades son más armoniosas y las naciones tienen más éxito" cuando se respetan los derechos humanos.

Y el presidente chino, Hu Jintao, aseguró que la relación entre los dos colosos mundiales debe basarse "en el respeto mutuo" y en el respeto a cómo cada uno de ellos gestiona "sus intereses principales", en una alusión a lo que en China se ha percibido como intentos de EE UU de coartar su ascenso como potencia económica y política mundial.

Ambos mandatarios hablaban así durante una fastuosa ceremonia de bienvenida en los jardines de la Casa Blanca a Hu, quien realiza en Washington una visita de Estado.

Tanto Obama como el presidente chino aseguraron el interés de sus respectivos países en aumentar su cooperación.

En su discurso, Obama afirmó que a ambos países "les conviene enormemente" la cooperación y consideró que con la visita, sientan las bases de su relación "para los próximos treinta años". "Todos los países, incluidos los nuestros, serán más prósperos si colaboramos", indicó Obama.

Derechos humanos y presos

El presidente estadounidense, como había apuntado previamente la Casa Blanca, sacó a relucir el asunto de los derechos humanos en China, uno de los más espinosos en la relación bilateral, para instar a Pekín a respetar las libertades fundamentales.

Obama no mencionó, sin embargo, a los presos políticos en China, cuya libertad reclamó su secretaria de Estado, Hillary Clinton, en un discurso el pasado viernes, en el que se refirió en concreto, entre otros, al premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo.

Por su parte, el presidente chino aseguró que desde que se restablecieron plenamente las relaciones diplomáticas entre los dos países en 1979, "la relación se ha convertido en una de influencia global".

Hu Jintao invitó a la "cooperación para lograr un desarrollo sostenido" y a una relación basada en el respeto mutuo, en el que cada país "respete cómo el otro gestiona sus intereses principales", y en "el beneficio mutuo".

21 salvas de cañón

El presidente chino mencionó "nuevos progresos" en la relación bilateral e instó a "aprovechar esta oportunidad para forjar un camino de desarrollo codo con codo" y conseguir "un mundo más armonioso".

Tras la ceremonia, en la que Hu fue recibido con 21 salvas de cañón -la cifra que se reserva a los jefes de Estado- y música de pífanos, los dos presidentes regresaron al interior de la Casa Blanca para tomas un café.

Inmediatamente después, comenzaron una reunión bilateral, primero a solas, y después rodeados de sus equipos de asesores, tras lo cual tenían programado un encuentro con empresarios de ambas nacionalidades en torno a las relaciones comerciales y la situación económica a nivel mundial.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra