Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
CRÓNICAS DE ASFALTO FRANCISCO JAVIER ZUDAIRE

Me dejen en paz

Vamos aguantando las circunstancias con mayor o menor fortuna, no es sabio pegarse con el mundo cuando tienes la certeza de que vas a perder. Pero un día se hincha la vena y te salen los demonios.

Actualizada Domingo, 26 de septiembre de 2010 - 03:40 h.
  • OPINION@DIARIODENAVARRA.ES

V IVIMOS un modismo venturoso para el despropósito, un mal encaje en la sociedad libre -inducido desde el poder-, una generosidad de prohibiciones que, en caso de mutarse en tolerancias, nos trasladarían a otros siglos repudiados y de mala prensa, pero, posiblemente, menos agresivos con la voluntad de cada cual.

Son, éstas, prohibiciones que se inmiscuyen, incluso, en la vida íntima, como si mandar fuera cercenar iniciativas y riesgos ajenos, y algunos, que venimos de anteayer, estamos hasta los mismísimos de tanto veto, olemos los mismos tufos y nos sentimos devueltos a las andadas trilladas, siempre con el mismo discurso de las narices, o sea, lo hacemos por tu bien. Ni siquiera se han molestado en darle una vuelta al mensaje y manipular al personal con otras sentencias más democráticas y transparentes, como Déjate llevar, gilipollas, o algo parecido. No, todo es por nuestro bien. No bebas, no fumes, no corras, no conduzcas, no seas zampabollos, no cocines con sal, no vayas a los toros (con o sin minifalda), no aparques, no al móvil, no a las cruces, no ingieras hamburguesas, no des de comer a las palomas, no cantes en la ducha (la SGAEestá conectada a la alcachofa), no, no, no. y siempre no. Ni se discute que haya vetos admisibles, pero aquí se reniega del afán, de la tendencia, del malsano placer de prohibir. Porque estos mandarines que nos mandan y otros que nos mandaron, ¿de dónde salen?, ¿nunca les dio el viento en la cara?, ¿jamás corrieron por el campo?, ¿han mirado la mar?, ¿alguna vez vieron el horizonte? Con sus caras de cartón, o son idiotas o se lo montan a escondidas. No puede ser que se hayan aupado hasta esas cumbres para capar a las hormigas divisadas desde su atalaya, ¿no saben que ellos también acaban siendo hormigas cuando se descalabran en las urnas? Menudos linces. Entre la escasa participación en un régimen que te llama a votar cada cuatro años, y apenas sabes a quién eliges, y esta psicosis de castigo y prohibición, van a hacer que confirmemos la ya intuida trampa de esa moto participativa que nos venden. Las dictaduras lo tienen mucho más claro, se limitan a prohibir una cosa y les basta, te quitan libertad y se acabó, ahí va todo en el paquete, pero estos modernos castradores te van extirpando el vigor poco a poco, como la gota malaya (también la bota, que aprieta lo suyo), hasta dar con tus huesos y paciencia en el cementerio de una vida anodina e insulsa. Hace años que dejé de fumar y la verdad es que me apetecía seguir echando humo, pero me quité, y no fue por mi salud ni por mi bien, que hasta entonces bien había vivido, sino por no aguantarlos ni soportar sus campañas, por no sufrir su presión de prepotentes, por no plegarme a sus disposiciones de encender un cigarro a escondidas. Hoy me dan pena esas personas que fuman y son tratadas como leprosos de la Edad Media, sin campanilla de momento, gente que hace cuatro días alternaba sin complejos. ¡Discípulos de Jekylly Hyde!, ¡acólitos de la dualidad!, éste es vuestro país, donde el Estado te vende el tabaco y el Gobierno te fríe a multas por fumar. Como si la Guardia Civil pusiera un bar en el kilómetro 20 y un control de alcoholemia a continuación.

En medio de esta calentura de prohibiciones, los fumadores, como los renegados del tabaco, se mueren; las carreteras siguen matando; los gordos añaden grasas a su geografía más receptiva; las palomas procrean sin desmayo; las corridas de toros permanecen, y lo único incuestionable es que, al final, todos calvos, incluidos los que cofradean con todo el catálogo de prohibiciones. Como siempre, bla, bla, bla, y ninguna solución.

Lo peor de esta fiebre es haberse cargado el libre albedrío, esa pauta personal e intransferible que contiene la esencia de la libertad individual, la potestad de decidir si vas por la izquierda o por la derecha, si paras o sigues. Alguien más listo que todos ellos debió de patentar el libre albedríoe hizo de esa unión de palabras un sintagma indivisible, cuando ni siquiera hacía falta. Albedrío ya es por sí mismo la posibilidad de tomar una decisión libremente, pero, lo dicho, alguien le añadió libre. Para evitar dudas y confusiones y, también, por lo que pudiera pasar. Y ha pasado. Nos han hecho cisco el libre albedrío y eso no se puede perdonar a menos que nos hayan convertido en acémilas con orejeras y cabezanas, burros de atender al palo y a la zanahoria del iPhone. En qué caldero conformista andaremos metidos para que los gobernantes echen mano del casposo y malhadado paternalismo preindustrial. Déjennos en paz, déjennos ser libres, déjennos morir de neumonía, de cirrosis, de chupar nicotina, de lo que nos salga o de lo que nos entre. Si tan excelsas gónadas tienen, prohíban la miseria, el hambre, la explotación, el terror... O, cojoniam tuam, prohíbanse a sí mismos. Eso.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Ojo, ojo, que podemos cambiar de canal en la televisión cuando nos da la gana. No seas tan duro con nuestros domadoresPakito
  • GENIAL!HA DADO EN EL CLAVO.ME HE REIDO CON EL COJONIAN TUAM UN MONTON,ME HA RECORDADO A MI PADRE,QUE TAMBIEN ERA GENIAL.ERES HERMANO DE CARLOS?GENIAL TAMBIEN.BESOS.cojonian............
  • Me encanta ese estilo desenfadado y MUY REALISTA de lo ir por casa. ¡Adelante, Zudaire, das en el clavo!más...
  • Un artículo brutal. Enhorabuena al autor.Un madriarra
  • Brillanteunomas
  • una vez mas de acuerdo Felicidadeslector
  • "Ángeles": has escrito una falacia, puesto que la carga de la prueba recae en quien afirma, no en quien niega. Por lo demás, completamente de acuerdo con el gobierno paternalista que padecemos en los últimos tiempos, como si fuéramos poco menos que gilipollas. JM
  • El colmo de los nos, es decirte que Dios no Existe. Pero para mì que creo qué ciertamente existe, me pregunto con que autoridad lo afirman, acaso están dentro de lo que nostros sentimos.. Un respeto por favor.Angeles
  • Lo primero es untar de vaselina a todos los ciudadanos,cuando estan bien untaditos entonces poco a poco se la van clavando y el ciudadano tan contento,son cosas que protejen a la ciudadania!,es por nuestro bien!,es el papa estado!,es la izquierda no te equivoques! , Y esa amarga sensacion de haber sido engañados la enfocamos hacia el que no se la deja clavar y nos sacamos los ojos entre nosotros mientras Papa estado nos sigue sodomizando.¡¡Como un bebedero de patos !!
  • Al ciento por ciento con tu artículo. Dios creó al hombre y lo hizo libre. Pero estos, que a lo peor, ni creen en Dios, necesitan sentirse dioses que dirijan la humanidad. Son tan imbéciles que no saben a dónde van, pero se creen con derecho a dirigir los pasos de todos.Pedro
  • Son prepotentes porque "el sistema" se lo permite. Si los diputados se eligieran uninominalmente,también se podrían revocar. Y entonces,por la cuenta que les traía,ya tendrían mucho cuidado en lo que entorpecen y prohiben.d
  • Buen articulo Javier, asco de mandarines prepotentesjorge
  • ¿Que en este régimen apenas sabes a quién eliges en las "elecciones"? Pues a nadie,puesto que nuestros supuestos representantes(pulsabotones)los eligen las cúpulas de los partidos. Los que ingenuamente acuden a votar no hacen más que refrendar las listas de diputados que los jefes de los partidos han elaborado. Cierto es que los que perpetraron este régimen político postfranquista concedieron ciertas libertades civiles(qué buenicos),pero para enmascarar un gran engaño: nos impidieron la libertad política,es decir,que pudiéramos elegir y deponer a nuestros representantes,y que pudiéramos organizar los poderes institucionales(ejecutivo-legislativo-judicial)separándolos de raiz. Entonces sí que es verdad que en las dictaduras hay algo ventajoso: que no hay engaño. A parte, puesto que este régimen que padecemos es una Oligarquía(de Partidos), las prohibiciones,recomendaciones,desgravaciones fiscales en unas cosas,gravaciones en otras,todo suele ir encaminado,directa o indirectamente,a beneficiar a ciertas oligarquías.digo

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra