Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Títeres de todo el mundo tienen su hogar en un museo de Buenos Aires

Lo componen más de quinientos huéspedes y ofrece representaciones que mantienen vivo el arte titiritero

Actualizada Viernes, 24 de septiembre de 2010 - 11:45 h.
  • AGENCIAS. Buenos Aires (Argentina)

Títeres de todo el mundo aguardan el momento de volver a escena o permanecen jubilados en un museo de San Telmo, uno de los barrios más antiguos de Buenos Aires, donde se atesora la mayor colección de marionetas de América Latina. El Museo Argentino del Títere, con más de quinientos "huéspedes", preserva el milenario arte del titiritero con representaciones teatrales que mantienen "viva" la imaginación de los espectadores, comentó su director, Julio Cacciatore.

"Todos tenemos algo de chicos, uno puede maravillarse a cualquier edad", remarcó el director del museo, que además alberga una biblioteca de 500 volúmenes sobre el arte del títere, el teatro infantil y talleres relacionados con el mundo de la marioneta.

El museo fue fundado en 1983 por Mané Bernardo (1913-1991) y su discípula Sarah Bianchi (1922-2010), pioneras del movimiento titiritero argentino, quienes formaron la primera colección con los "actores" que ellas mismas habían fabricado para la compañía de títeres que fundaron en 1946.

Pero se trataba de un museo "itinerante" con el que las artistas llevaron a cabo más de 50 exposiciones en ciudades de Argentina y Uruguay con lo que recaudaban fondos para financiar el proyecto.

"Desdichado de aquél que quiere ver los hilos que mueven a nuestros muñecos", solía decir Bernardo, quien murió seis años antes de que el museo tuviera finalmente su sede en la casa natal de la artista, apuntó Cacciatore.

A la colección original, se sumaron los muñecos que las titiriteras fueron comprando en los países que recorrieron en sus giras internacionales, las donaciones de compañías extranjeras visitantes y los que se consiguieron por canje, hasta completar un muestrario "que aún sigue recibiendo piezas", comentó.

"Pedían, compraban e intercambiaban hasta que se dieron cuenta de que tenían una cantidad enorme de arcones con títeres y ellas jamás venderían un muñeco", subrayó Cacciatore, quien es sobrino de Bianchi, fallecida en julio pasado.

Además están las muestras itinerantes: "todo el mundo tiene derecho a traer sus reproducciones, no solamente para ser exhibidos los muñecos, sino también sus obras de teatro", recalcó.

Cientos de muñecos oriundos de África, Oceanía, Asia y Europa lucen sus formas y vestimentas en las vitrinas de la sala "Serguei Obraztsov", en homenaje al célebre titiritero ruso y autor de "Mi profesión", un clásico del género.

En la sala creada en honor a Carlos Moneo Sanz, "prócer" de los titiriteros argentinos, se muestran las marionetas argentinas de todas las épocas, como "Doña Mercedita", que entre 1965 y 1967 ostentó la condición de primera "presentadora" del horóscopo en la historia de la televisión desde los noticieros del estatal Canal 7.

Las titiriteras mexicanas Lola y Mireya Cueto dan su nombre a una sala en la que se muestran marionetas fabricadas en el resto de Latinoamérica, entre ellas algunas que "actuaron" durante la Revolución Mexicana de 1910.

El auditorio Federico García Lorca, con capacidad para 140 personas, hospeda cada fin de semana espectáculos teatrales de compañías nacionales y extranjeras.

"Vienen dos formaciones teatrales por fin de semana, el año pasado nos visitaron más de treinta formaciones de Argentina, Colombia, Perú o Bolivia", explicó la coordinadora de las actividades artísticas y culturales del museo, Silvia Musselli.

Una imagen de San Simeón, patrono de los titiriteros, tiene su altar en el museo, que cuenta con un elenco propio para brindar los espectáculos con cuya recaudación lleva una supervivencia austera, en vista de la falta de ayudas o subsidios.

El museo se sustenta con la colaboración y participación de la gente ya que con el fallecimiento de Bianchi dejó de recibir los fondos de premios "vitalicios" que había ganado la artista.

Ahora, el museo se encuentra en un "punto complicado" y funciona con mucho esfuerzo, destacó su director.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra