x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra
TENIS

Nadal se convierte en mito

Nadal consiguió en la madrugada del lunes lo que solo seis tenistas habían conseguido en la historia: ganar en su carrera los cuatro torneos de "Grand Slam"

Actualizada Miércoles, 15 de septiembre de 2010 - 07:52 h.
  • COLPISA. MADRID. .

En el verano de 2005, un joven de Manacor, que disputaba su primer Roland Garros, conseguía el primero de sus cinco trofeos logrados en la arcilla parisina al vencer en la Philippe Chatrier al argentino Mariano Puerta. Al terminar la final, su rival de aquel día no dudó en vaticinar que el español haría historia en el tenis: "Felicito a Rafa. Es el mejor. Será una leyenda". Y no se equivocó.

El español sigue, torneo tras torneo, éxito tras éxito, cruzando metas impensables hasta hace poco tiempo para el tenis español. Nadal consiguió en la madrugada del lunes lo que solo seis tenistas habían conseguido en la historia: ganar en su carrera los cuatro torneos de "Grand Slam". El balear ya no es solo un ejemplo por su mentalidad, su carácter, su entrega, su lucha y su poder de sacrificio. Ahora también es un modelo si nos ceñimos exclusivamente a sus cualidades como tenista. En este US Open ha demostrado que puede ganar jugando bien y pegándole a la bola. A su mejorada derecha liftada ya hay que añadirle no solo un revés perfeccionado, sino también un saque que supera con facilidad los 210 km/h y que se suma a la enorme lista de recursos del número uno del mundo.

En esta ocasión, el mejor tenista español de todos los tiempos fue el verdugo de Novak Djokovic, nuevo número dos del mundo. A pesar del buen partido del serbio, que se dejó la piel en el intento, el campeón del Abierto de Australia no consiguió mantener el ritmo. La enésima demostración de superación de Nadal impulsó al balear para lograr la victoria por 6-4, 5-7, 6-4, 6-2 y alzarse con su primer US Open, el noveno "Grand Slam" de su carrera. Y con solo 24 años.

El choque comenzó bien para el mallorquín. Un primer servicio dubitativo del serbio marcó la pauta de la primera manga. Pese a que Rafa cometió 7 errores no forzados -algo inusual del balear-, por 12 de Djokovic, dos roturas de servicio del mallorquín propiciaron que el número uno del mundo empezase la final como buscaba, ganando el primer parcial.

Sin embargo, el partido cambió en el segundo set. El Nadal incisivo, asumiendo la iniciativa del juego y pegándole dentro de la pista que había dominado la primera manga, despareció en la segunda. El juego más agresivo del serbio, empujando desde el fondo de la pista y entrando mucho más con la derecha, le sirvió para romper el segundo servicio del número uno y colocarse con 4-1 favorable. Este panorama favorable para el balcánico se transformó en la enésima remontada del manacorense, que le sirvió para llegar al 4-4 y 30-30 en el que se paró el partido. Y es que la lluvia volvió a ser protagonista en la final. Después de más de una hora y media de encuentro entre el primer y tercer cabeza de serie del torneo neoyorkino, las primeras gotas comenzaron a caer justamente cuando Nadal volvía a dominar a Djokovic.

Sucesor de Santana y Orantes

Después dos interminables horas de parón, el partido comenzó más vivo que nunca. Varios puntos explosivos y espectaculares dieron paso al servicio de Nadal con 5-4 para el serbio. Tras la reanudación, Djokovic se "enchufó" y mostró su mejor versión. Gracias a los tres juegos completos que se disputaron, "Nole" dio un paso al frente en el enfrentamiento y se anotó la segunda manga por 7-5.

Al comienzo del tercer set, el ritmo trepidante de Djokovic presagiaba un comienzo complicado para el manacorense. Pero, si hay algo que caracteriza a Nadal, es su poder mental, su "cabeza", y en esa faceta, Rafa es el número uno indiscutible y, probablemente, el mejor de la historia. Cuando peor estaba, cuando mejor estaba jugando el serbio, el Premio Príncipe de Asturias comenzó a agarrarse a la pista y conectó tres juegos seguidos que le sirvieron para retomar su mejor juego.

A Nadal no le tembló el pulso y el bicampeón de Wimbledon se colocó dos sets arriba después de más de dos horas y media de partido. Al igual que el primero y el tercero, el cuarto set comenzó con 3-1 para el español y "break". Y Nadal no desaprovechó oportunidad. Después de 3 horas y 43 minutos, el de Manacor se dejaba caer al suelo para celebrar que un español volvía a alcanzar la gloria en Nueva York, después de las victorias de Santana y Orantes en 1965 y 1975. Nadal daba un paso más en su meteórica e histórica carrera que le permite seguir forjando una leyenda que permanecerá muchos años en la retina de los amantes del deporte. Su próximo objetivo es atrevido: ser el más grande de todos los tiempos. Sin embargo, sólo es cuestión de tiempo.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Grande Nadal! Eres muy grande!Yo misma

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual