Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Las claves de los 109 años de Paca, la abuela de Navarra

¿Por qué cada vez vivimos más? El equipo de profesionales que atiende a la navarra más longeva da sus razones.

Actualizada Lunes, 13 de septiembre de 2010 - 01:01 h.
  • C.R. . BURLADA

LEJOS de las líneas de la palma de la mano o de elixires de eterna juventud, la longevidad es una suma de muchos factores que a día de hoy, nadie controla. Lo que sí existen son pautas, comportamientos recomendables y vicios a evitar. También es cierto que nadie duda de que cada vez vivimos más y mejor.

Como Francisca García, Paca, que es la "abuela" de Navarra y hoy cumple 109 años. Acompañada del equipo de profesionales que la atiende, explica cómo ha vivido ella hasta ahora.

1 Una salud de hierro

Paca no duda. "He tenido buena salud y trabajado mucho". Su nieta Alfonsi Martos únicamente recuerda que, una vez cumplidos los cien años le operaron de una fractura de cadera y una pequeña intervención en la vesícula. Anteriormente, una operación de cataratas es la única ocasión que llevó a Paca al hospital. "Ni jaquecas ni catarros. Nada". María José Irigoyen, médico de familia, asiente con ella para explicar que "las personas mayores llegan cada vez mejor a esa etapa final de su vida". Aunque, matiza, influye mucho la parte constitucional o genética con la que nace cada cual, que ya lo hace menos susceptible ante ciertas enfermedades. "A eso se suman los hábitos de vida, que condicionan directamente la salud de las personas. La alimentación o la higiene en la infancia tienen una influencia importantísima". Paca, continúa, ha vivido en circunstancias similares a las de otras muchas personas y es ella la que ha alcanzado los 109 años. "El suyo es un caso excepcional, en el que la parte constitucional ha jugado un papel importante". Actualmente, Paca sufre las patologías propias de una edad muy avanzada. Desde osteoporosis a pérdida de visión, por ejemplo, pero "en general, está muy bien", dice Irigoyen.

2 5 comidas al día

¿Qué es lo Paca ha comido a lo largo de su vida? "Patata en caldo, cocido, arroz... Lo que podía", admite. "Cuando podía, le echaba carne...". No es de las que podía permitirse que algo no le gustara. "No. Todo es bueno". Ahora es una dietista, Carmenchu Galáin, la que controla qué ingiere. "Toma alimentos triturados. Cada día intentamos que tome entre 3 y 4 piezas de fruta, por todas las propiedades que aporta. Verdura, carne o pescado, huevo, lácteos, pan, cereales...". La cantidad que necesita una persona mayor no es la misma que la de un adulto joven. "Disminuye algo, porque gastan menos". Lo recomendable, 4-5 comidas al día. Sin privarse de nada. "La dieta debe ser variada, aunque la frecuencia de dulces y grasas debe tender a espaciarse más...". Paca goza de bastante buen apetito, lo que en general es síntoma de buena salud, y se da algún capricho. "Todos los días se toma algún Actimel y no suele decir que no a lo que le ofrezcas. Todo le cae bien", comenta Alfonsi.

3 ¿Alcohol? Jamás

La suya no fue una época dada a hábitos poco saludables entre las mujeres. Con expresión de asco, niega que haya fumado o bebido. "¿Ni una copa de orujo después de las comidas?", pregunta una de las trabajadoras de la residencia. "Jamás", asegura. Tampoco es de dormir mucho, indica la nieta. El único "vicio" que admite: la coca-cola. Desde la óptica médica, no haberse excedido prácticamente nunca disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cánceres, obesidad, problemas neurológicos... En otros campos, como el de las condiciones de trabajo, María José Irigoyen no se muestra tan contundente. "Se está investigando cómo puede afectar a la esperanza de vida", enuncia.

4 Mente y cuerpo

Paca no entiende bien el concepto de tiempo libre. En su época, no había de eso. Aún así, como aficiones o inquietudes a la hora de mantener activa su mente señala dos: hacer punto y leer los titulares grandes de periódicos y revistas. Marta Arrubla, pedagoga, indica cómo tratan de involucrar a los residentes en distintas actividades orales o gimnasias sencillas. "Leer la prensa es muy bueno, los crucigramas, novelas, oír la radio, charlar... Hay que evitar el sedentarismo y luchar contra la idea de "yo ya he llegado a una edad y no tengo nada más que hacer en la vida que no sea estar sentados frente al televisor", comenta. En cuanto al deporte, Paca sólo recuerda "todo lo que había que andar para recoger la aceituna". En sus tiempos, bastante ejercicio tenían con sobrellevar una casa. Marta Arrubla insiste en la importancia de que, al ir cumpliendo años, no dejen de moverse. "Es por su propia autonomía personal". Maite Arikaberri, fisioterapeuta, relata qué hace Paca para mantenerse. "Pasea con el andador para trabajar las articulaciones". Como ella, cada cual debe buscar su momento. "Puede ser un único paseo más largo o varios cortitos. El caso, salir un poco todos los días", cuenta.

5 Con ganas de vivir

"Ahora ya menos, pero antes era muy animada. No paraba quieta un momento". Su nieta habla de Paca como una mujer con "muchas ganas de vivir". Muskilda Merkapide y Eva Beltrán, psicólogas, subrayan que uno, cuando se hace mayor, "tiene la misma personalidad que ha tenido siempre, si ha sido optimista o no, si ha afrontado las dificultades o se ha hundido...". En ello además incide directamente cómo cada persona vive su propio envejecimiento. ¿De todo ello puede deducirse que una persona optimista vive más? "No me atrevería a decir tanto", expresa con cautela Merkapide. "Pero sí que una persona alegre goza, en general, de mayor calidad de vida que alguien que no lo es". Lo de hacerse cascarrabias tampoco está tan claro. El gran peligro se llama depresión. "Hay que hablar con nuestros mayores, preguntarles por sus inquietudes y escucharles. Hablar les relaja mucho", señala Beltrán. La familia sigue siendo el mayor revulsivo para la mayoría. Y la fe. "A muchos, tener unas creencias arraigadas les da muchísima paz", concluyen.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra