x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

ETA ha declarado ocho treguas anteriores y ha asesinado a 829 personas

La banda terrorista ha asesinado a un total de 829 personas, de las cuales 486 eran miembros de cuerpos policiales y 343 civiles

Actualizada Domingo, 5 de septiembre de 2010 - 19:16 h.
  • AGENCIAS. Madrid

Hasta el momento ETA había decretado a lo largo de su historia cuatro treguas totales y cuatro parciales desde su nacimiento en 1959. Desde su última declaración de alto al fuego, en una tregua que duraría 437 días después, a la declaración de "abandono de acciones armadas ofensivas" realizada el pasado domingo, la banda terrorista ha asesinado a 12 personas. En medio siglo de historia, ETA ha matado a un total de 829 personas y ha secuestrado a otras 84.

La última vez que la banda anunció un parón en su actividad criminal fue el 22 de marzo de 2006, cuando anunció un alto el fuego "permanente", que entró en vigor 48 horas después. Fueron los terroristas los que anunciaron el final de la tregua el 5 de junio de 2007. De este modo, se puso fin a un periodo de más de 14 meses en los que la banda no cesó en ninguna de sus actividades terroristas. ETA activó la 'kale borroka' para influir en el proceso, no cesaron las cartas de extorsión a empresarios vascos y navarros --exceptuando un pequeño parón veraniego--, perpetró un espectacular robo de 350 pistolas en el sur de Francia y el 30 de diciembre de 2006 llegó a matar a dos personas en un espectacular atentado en el aeropuerto de Madrid-Barajas.

Esta declaración de alto el fuego estuvo precedida por la 'Declaración de Anoeta', en la que 15 meses antes, Batasuna hizo públicas las bases del denominado 'proceso de paz'. Tras el anuncio de ETA, el Gobierno dijo que verificaría la desaparición de la violencia antes de iniciar el diálogo y así se conocieron hasta tres informes que supuestamente certificaban el cese de actividades de la banda.

La última víctima mortal de ETA fue el jefe de brigada de la policía francesa fallecido en un tiroteo en Dammarie-les-Lys, en el sureste de París. Es el primer miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad franceses que ha muerto a manos de ETA, y el número 12 de los fallecidos tras el fin de la última tregua.

El asesinato del agente galo fue fruto de un encontronazo de los terroristas con la policía francesa, en una operación de abastecimiento en la que un 'comando' salía de robar coches de un concesionario. La banda explicó la acción como un accidente, no como un atentado premeditado. Esta muerte se produjo ocho meses después de que, el 30 de julio de 2009, los guardias civiles Carlos Sáenz de Tejada García y Diego Salva Lezaún, fallecieran frente a un cuartel de la Guardia Civil en Palmanova (Mallorca) por una bomba-lapa que ETA colocó en su coche patrulla.

De la misma manera murió en junio de 2009, el inspector de Policía Nacional Eduardo Antonio Puelles García, en el primer atentado desde que el socialista Patxi López llegó en a la 'Lehendakaritza'. El empresario Ignacio Uría Mendizabal, de 71 años de edad, fue la anterior víctima. Dueño de una de las constructoras de la 'Y' vasca, Uría fue tiroteado el 3 de diciembre de 2008 en Azpeitia cuando se dirigía al restaurante donde solía acudir. El brigada del Ejército de Tierra Luis Conde de la Cruz murió el 22 de septiembre de 2008 en la explosión de un coche-bomba en las inmediaciones del Patronato Militar de Santoña (Cantabria). El coche, robado y preparado por los pistoleros en Francia y con unos 100 kilos de explosivos, causó varios heridos. El guardia civil Juan Manuel Piñuel Villalón, de 41 años, también fue asesinado en la explosión de un coche bomba el 14 de mayo de 2008.

Dos días antes de las elecciones generales, el 7 de marzo de 2008, el ex concejal del PSE-EE en el término guipuzcoano de Arrasate fue tiroteado en portal de su casa en presencia de su esposa y de una de sus hijas. Al finalizar el año 2007, los agentes de la Guardia Civil Fernando Trapero y Raúl Centeno fueron tiroteados en la localidad francesa de Capbreton. El 1 de diciembre de aquel año, tres etarras les acribillaron a balazos causando la muerte en el acto de Centeno, mientras que Trapero falleció en el hospital cinco días después.

La anterior tregua anunciada por ETA el 16 de septiembre de 1998, que se hizo efectiva dos días después y que se prolongó hasta el 3 de diciembre de 1999, fue el alto el fuego más largo de los decretados por la banda armada a lo largo de su historia. Cuatro días antes de la declaración del cese de atentados, el 12 de septiembre de 1998, las fuerzas nacionalistas PNV, HB y EA firmaron la Declaración de Lizarra, a la que después se le sumaría IU (ahora EB), junto a otras organizaciones políticas, sociales y sindicales. En este contexto, ETA afirmó que, ante "las oportunidades" que se abrían para Euskal Herria y el deseo de "encaminarse hacia la soberanía", suspendía de forma "ilimitada sus acciones armadas, limitándose únicamente sus funciones a las tareas habituales de suministro, mantenimiento de estructuras y a su derecho de defensa en hipotéticos enfrentamientos".

Tras 439 días sin violencia, la banda armada anunció que el proceso hacia la soberanía y la constitución de unas instituciones para toda Euskal Herria había sufrido "un claro bloqueo" y se estaba "pudriendo" -de lo que responsabilizó a PNV y EA-, por lo que declaró que "reactivaba la lucha armada".

La organización terrorista también ha decretado varias treguas parciales. El 20 de noviembre de 1997 declaró un alto el fuego en 'El frente de las cárceles', en referencia a los funcionarios de prisiones.

Aunque no se conoció públicamente que había habido una suspensión de las acciones terroristas contra la Ertzaintza hasta que ETA anunció su fin, la banda armada informó en un comunicado el 24 de junio 1998 que reanudaría los atentados contra la Policía autonómica vasca tras ocho meses de tregua unilateral.

Además, el 18 de febrero de 2004, ETA anunció una tregua en Cataluña, después de haberse entrevistado en Perpignan (Francia) con el líder de ERC, Josep Lluís Carod-Rovira. Aunque el PP acusó a éste de haber pactado un alto el fuego sólo para la comunidad autónoma catalana, en el encuentro que mantuvo con Mikel Albizu, 'Mikel Antza', y José Antonio Urrutikoetxea, 'Josu Ternera' Carod-Rovira lo desmintió.

El último alto el fuego parcial se produjo el 18 de junio de 2005, cuando anunció el cese de sus acciones contra los electos de "los partidos políticos de España", un mes después de que se aprobara en el Congreso la Resolución por la que el Gobierno de Zapatero se comprometía a iniciar un diálogo con ETA si ésta abandonaba las armas.

ETA decretó entre finales del pasado mes de marzo y principios de abril un parón técnico y estratégico a nivel interno, en el que la banda decidió aparcar sus acciones terroristas con un objetivo doble. Tenía que recuperarse operativamente ante la multitud de arrestos llevados a cabo por las fuerzas de seguridad, y ganar tiempo para controlar de nuevo a su brazo político.

Sólo en los meses de enero, febrero y marzo se habían practicado hasta 32 detenciones repartidas entre España, Francia, Portugal e Inglaterra en las que habían participado seis cuerpos policiales distintos. La operación más relevante fue la que el 28 de febrero logró el arresto del entonces 'número uno' de ETA, Ibon Gogeaskeotxea, junto a otros dos terroristas en Francia.

Además se habían asestado importantes golpes a la logística de la banda, como la desarticulación en febrero de la base de ETA en Óbidos (Portugal). Allí los terroristas escondían 1.500 kilos de explosivo, 300 de ellos preparados para una acción inminente. Acosada policialmente, la banda buscó respiro reduciendo el riesgo de sus militantes para recomponer sus estructuras y abastecer de nuevo su almacén de cara a retomar los atentados, posiblemente durante los meses de verano.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra