Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Catherine Deneuve lidera la revolución de las "mujeres florero" en la Mostra

Un cambio de tono considerable supuso "Ovsyanki (Silent Souls)", el denso y sosegado ritual mortuorio filmado en tono de fábula por el realizador ruso Aleksei Fedorchenko

Actualizada Sábado, 4 de septiembre de 2010 - 16:31 h.
  • AGENCIAS. Venecia (Italia)

La Mostra se mantuvo en lo notable en su cuarta jornada gracias al nuevo vodevil de François Ozon, "Potiche", donde Catherine Deneuve deslumbra como líder de una hilarante revolución de las "mujeres florero", y al hermoso relato antropológico ruso "Ovsyanki", de Aleksei Fedorchenko.

"Nunca he sido una mujer florero, pero en ocasiones sí me he sentido usada sólo en función de mi físico. Me gustaría ayudar con este filme a que la situación de las mujeres mejore, porque todavía queda un largo camino por hacer", explicó Catherine Deneuve, que se iguala en "Potiche" a Natalie Portman de cara a la Copa Volpi.

En esta cinta, basada en la pieza teatral de Barillet y Grédy, la gran dama del cine francés interpreta a Suzanne Pujol, una adinerada mujer que, tras una vida dedicada a su jardín y a su marido, tiene que sustituir a éste como directora de una fábrica de paraguas y lidiar con las revueltas sindicales de una plantilla sobreexplotada.

El contenido agudo y reivindicativo de esta cinta es compatible, por obra y gracia del prolífico cineasta François Ozon, con un tratamiento ligero, casi ingrávido, que la convierte en una impagable píldora de diversión en la que también aparecen Gérard Depardieu y Fabrice Luchini. Y en la que el español Sergi López hace un gracioso cameo.

Pero la protagonista absoluta es Deneuve, que abre la película haciendo footing en chándal y es tan lista como para otorgar al realizador francés -que ya le dirigió en "Ocho mujeres"- carta blanca para hacer de ella una magnífica comediante.

"Puedo hacer reír, pero no soy una actriz de comedia. Me parece muy difícil", aseguró.

Ozon, cuando vio cómo reaccionaba el país ante la candidatura de la socialista Ségolène Royal a la presidencia en Francia, descubrió que la obra "Potiche" estaba de plena actualidad y, de paso, volvió a uno de sus terrenos favoritos: el vodevil.

Así, disfruta con la ambientación burguesa de los setenta, con el tono sobreactuado y autoparódico y, una vez más, con su gusto por introducir números musicales entre lo "kitsch" y lo encantador.

"Cuando adapto una obra de teatro, me gusta hacer muy explícita su teatralidad", confesó Ozon, cuya opción artística no parece, no obstante, carne de reconocimiento en un festival.

Un cambio de tono considerable supuso "Ovsyanki (Silent Souls)", el denso y sosegado ritual mortuorio filmado en tono de fábula por el realizador ruso Aleksei Fedorchenko. Es "un cuento narrado por un hombre ahogado", dice el director, y partiendo de esa base, la poética y la simbología campan a sus anchas.

El filme retrata el viaje que un viudo y su mejor amigo -interpretados por Yuriy Tsurilo e Igor Segeyev- inician hacia la antigua región de Merya, para incinerar a la esposa del primero según los ritos de este pueblo desaparecido en el siglo XVII pero todavía vivo a través de sus ritos.

En ellos, el agua salva a las almas, incluso aquellas regadas con vodka, y en ese fluir acuoso de confesiones, recuerdos y aceptación "post mortem", en esa canalización antropológica de la emoción a través del ritual, "Ovsyanki" acaba siendo una pieza escueta -dura sólo 75 minutos- de esa emoción seca y dolorosa que llevó al cine ruso a conseguir el León de Oro con "El regreso" en 2003.

Como en aquélla, la vulnerabilidad de los personajes es destapada en medio de la crudeza del entorno, donde el director rueda escenas con una ductilidad y un sentido del lirismo dignos de premio.

"Nuestros ejes para esta historia eran la nostalgia eterna que se solapa con la ternura, hasta convertir a ambas conceptos en sinónimos de amor", explicó.

La jornada competitiva se completó con la comedia italiana "La Passione", de Carlo Mazzacurati, que narra el surrealista periplo de un director de cine en crisis que tiene que coordinar la representación de Semana Santa de un pueblo toscano.

Protagonizada por el ganador de la Copa Volpi 2008, Silvio Orlando -que bromeó diciendo que este año viene sólo a "supervisar las obras del Palazzo del Cinema"-, "La Passione" consigue sobreponerse a la caspa en algunos giros cómicos ingeniosos, pero sirve más como ejemplo del trato de favor que el cine italiano recibe en la selección oficial de la Mostra.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar con muy poca publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra