x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

La directora de los premios Pritzker considera un error utilizar la arquitectura para vender imagen

Hablará en la inauguración del certamen sobre el impacto de la crisis en la evolución del "star system"

Actualizada Miércoles, 7 de abril de 2010 - 11:44 h.
  • AGENCIAS. Santa Cruz de Tenerife

Martha Thorne, directora ejecutiva de los premios Pritzker, cree que en la última década se ha cometido el error de utilizar la arquitectura para vender una imagen o el nombre de un arquitecto, algo "peligroso y preocupante" porque esta disciplina, afirma, "nunca puede ser simple". Así lo indica la directora de estos premios, considerados los "Nobel" de la arquitectura, en una entrevista con Efe con motivo de su participación en el encuentro internacional de arquitectura "Islas del futuro", que inaugurará pasado mañana, 9 de abril, en el centro de arte y congresos Magma, de Adeje (Tenerife).

Martha Thorne tiene previsto hablar en la conferencia inaugural del impacto de la crisis en la evolución del "star system" de la arquitectura, su impacto en el desarrollo de las "ciudades-islas" y su evolución futura.

Para ello ahondará en "lo positivo y lo negativo" de que haya arquitectos de gran renombre, y además citará dos ejemplos de transformaciones urbanas, que son Bilbao y el centro de Chicago.

En el caso de Bilbao, Thorne cree que es una simplificación el creer que la transformación de la ciudad se debe al museo Guggenheim y precisa que se trata de un fenómeno "más complejo".

Precisamente el autor del Guggenheim, Frank Gehry, participó también en el "Parque del milenio" de Chicago, el otro ejemplo del que proyecta hablar Thorne, que ocupa unas diez hectáreas en el centro de la ciudad, entre una de las principales avenidas, la Michigan, y el borde del lago del mismo nombre.

A su juicio, este proyecto es interesante por la manera en que se financió y porque en él se involucraron artistas como Anish Kapoor y Jaume Plensa.

Estos ejemplos se contraponen con el uso de la arquitectura para que los políticos vendan una "imagen" interesada, algo que Martha Thorne cuestiona, porque refleja, dice, una actitud social, la de equiparar la arquitectura "con el dinero".

"Esto es muy peligroso y también supone una especie de simplificación de los mensajes, cuando mi argumento es que la arquitectura nunca puede ser simple, aunque sí sencilla y directa", añade.

En los últimos diez o quince años, añade, se intenta usar el nombre de arquitectos de gran renombre para "vender" las obras, algo que supone "un gran error" porque "cuanto más simple es un mensaje, menos preciso es", y porque no se puede decir que una obra "es buena o mala porque la haya hecho fulanito".

"Eso no es ningún criterio válido. Hay que evaluar una obra de arquitectura según su función, si es adecuada o mesurada para ese lugar y ese tiempo, si intenta avanzar en algún aspecto de la disciplina, la teoría o el pensamiento o en ideas de sostenibilidad", precisa.

También se debe analizar, añade Thorne, si se trata de una obra "responsable", esto es, si cumple su función, contribuye a la vida de los que la usan y si se ajusta a cosas "tan banales" como la normativa o el presupuesto.

La especialista en arquitectura reivindica estas cuestiones "tanto como la responsabilidad del cliente" y opina que la parte positiva de la crisis es que "quizás nos haga ir un poquitín más despacio y contemplemos más las prioridades y cómo gastamos un presupuesto".

Esto será "una buena lección" si se piensa que una obra de arquitectura va a existir y durar "décadas y décadas", así que "¿por qué no tomar un año más en el diseño y en la construcción de lo que se hizo cuando la economía era boyante y había una especie de entusiasmo por hacer las cosas rápidamente?".

Al respecto, Thorne anhela que el sector de la construcción remonte la crisis "de una forma en la que se premie la calidad".

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual