x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Los huevos de Pascua invaden los mercadillos y escaparates en Viena

En Viena, siguiendo el ejemplo de los exitosos mercadillos navideños, en la última década se han establecido también varios mercadillos de Pascua

Actualizada Lunes, 29 de marzo de 2010 - 10:09 h.
  • AGENCIAS. Viena (Austria)

El tradicional huevo de Pascua ha llegado a Viena, tras un duro invierno, y domina estos días las calles del casco antiguo de la capital, tanto en pintorescos mercadillos como en las más refinadas confiterías, pero también en los escaparates de diversas tiendas.

No parece haber límite para la variedad de diseño, tamaño y precios, tanto para los huevos comestibles, como para otros de uso decorativo.

Los motivos pintados en los huevos pueden ser religiosos o paganos, abstractos o figurativos, originales o inspirados en obras famosas, como las del pintor austríaco Gustav Klimt.

Además de los huevos duros pintados, son tradicionales los de chocolate, solo o con licores, mazapán, y diversos sabores, así como de chocolate blanco o merengue, para las delicias de adultos y menudos.

En Viena, siguiendo el ejemplo de los exitosos mercadillos navideños, en la última década se han establecido también varios mercadillos de Pascua.

Con 52 expositores, el "Altwiener Ostermarkt" (Antiguo mercadillo vienés de Pascua) en la pintoresca plaza de Freyung, se precia de poseer "la mayor montaña de huevos de Europa".

Y es que una enorme cantidad de huevos duros pintados con vivos colores y adornados con lazos, se amontonan sobre esta plaza situada delante de la Iglesia de los Escoceses.

Numerosos objetos de artesanía inspirados en la Pascua se ofrecen aquí, además de golosinas para los niños, y la posibilidad de que ellos mismos puedan pintar unos huevos.

También las más refinadas confiterías y supermercados vieneses compiten entre sí con sus escaparates protagonizados por gigantescos modelos del huevo y del conejo de pascuas, que según la leyenda lo trae y los esconde para ser descubierto el domingo de estas fiestas.

Es el caso de la antigua confitería de la Corte imperial de los Habsburgo, Demel, que este año ha optado por presentar una gran gallina de merengue, rodeada de pequeños pollitos blancos.

En el interior se acumula todo tipo de chocolates y otras delicias creadas con recetas secretas y codiciadas.

Pero además, el huevo, cuyo significado ritual como símbolo de la renovación de la vida y de la fertilidad se remota a los tiempos paganos más remotos, ha invadido también las tiendas de libros y decora estos días los escaparates de las renombradas perfumerías, joyerías, relojerías y hasta farmacias.

"Las fiestas de Pascua son, sin duda, una de las épocas más bonita del año", se afirma en una página web para niños dedicada exclusivamente a estas festividades.

"Se despiertan los sentimientos primaverales y también el conejo de pascuas sale a regalar a los niños una cantidad de huevos de colores y obsequios".

La tradición en Austria es similar a otros países de la región: el de Pascua es un huevo duro teñido y pintado, en general, con colores naturales, que se esconde el domingo de Pascua para que los niños salgan a buscarlo.

En muchas culturas el huevo está considerado como un símbolo de fecundidad, y se relaciona con la primavera, entre otros, porque numerosas son las aves que regresan a las tierras nórdicas tras la migración de invierno.

Otra teoría está relacionada con el fin del ayuno cristiano, puesto que en algunas zonas el huevo se consideraba "carne líquida", y por lo tanto era un alimento prohibido durante el ayuno, pero para no perder la fuente alimenticia, los campesinos los hervían para poder guardarlos y comerlos duros después.

Pero si hay diversas explicaciones para el huevo, el misterio rodea a la figura del conejo, cuya función estos días, semejante quizás a la del Papa Noel que trae los regalos en Navidades, presenta más incógnitas que respuestas.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual