x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
    Navarra

Miles de personas dan el último adiós a Delibes en la Catedral de Valladolid

La capilla ardiente se reabrió esta mañana a los vallisoletanos, que hicieron cola desde las ocho

Actualizada Sábado, 13 de marzo de 2010 - 13:29 h.
  • AGENCIAS. Valladolid

Miles de personas acompañaron hasta la Catedral de Valladolid entre muestras de cariño a la comitiva fúnebre que trasladaba los restos mortales del escritor vallisoletano Miguel Delibes, fallecido ayer a los 89 años. Pasadas las doce del mediodía, los nietos del escritor portaron a hombros el féretro desde el salón de Recepciones del Ayuntamiento de Valladolid hasta el coche fúnebre que encabezó la comitiva y que partió de la Plaza Mayor.

Las tribunas instaladas en la plaza con motivo de la próxima celebración de la Semana Santa estaban abarrotadas de ciudadanos, al igual que la explanada. Todos querían dar con aplausos su último adios a quien ha sido uno de los vecinos más ilustres de la capital vallisoletana, la misma en la que nació, vivió y murió el escritor.

Una vez que el féretro fue depositado en el coche fúnebre, los nietos, emocionados, se fundieron en un profundo abrazo mientras que los miles de asistentes aplaudieron durante más de un minuto a Miguel Delibes, tras lo cual guardaron un minuto de silencio para, posteriormente, seguir aplaudiendo.

El recorrido hasta el templo contó con la presencia de cientos de ciudadanos entre los que estaban la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, y la portavoz del PP en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, además de diversos representantes políticos como Tomás Burgos, Miguel Ángel Cortés, Ana Tormes o Emilio Álvarez.

Durante el recorrido, controlado por un fuerte dispositivo policial, Germán Delibes, uno de los hijos del autor de obras como 'Los santos inocentes' o 'El hereje', agradeció las muestras de cariño de los asistentes.

El paso del cortejo fúnebre era recibido con aplausos por los cientos de ciudadanos que se agolparon en las inmediaciones de la catedral metropolitana una hora antes de que comenzara el funeral por Miguel Delibes, el escritor de Castilla.

El acceso a la Catedral por la puerta principal era prácticamente imposible, pues fueron muchos los vallisoletanos que querían despedir a uno de sus escritores más ilustres, junto a José Zorrilla o Rosa Chacel.

Uno de los momentos más emotivos se vivió cuando el cortejo llegó a la puerta de la catedral y el féretro con los restos del insigne y laureado escritor descendían del coche fúnebre, mientras que los cientos de ciudadanos que se encontraban en el interior del templo se ponían en pie para recibir al escritor y a sus familiares.

Una veintena de curas recibió el féretro de Miguel Delibes, que quedó depositado a los pies del altar mayor de la catedral custodiado por dos guardias municipales vestidos de gala, mientras que a sus pies se depositaron parte del centenar de coronas y ramos que en estos dos días han llegado al Consistorio, ya que era imposible trasladar todas ellas hasta la seo.

En los bancos delanteros de la derecha se ubicó la familia de Delibes, mientras que en la parte izquierda los principales representates institucionales como el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, la vicepresidenta primera del Gobierno, el delegado del Gobierno, Miguel Alejo, o la ministra de Cultura.

Los miembros de la Corporación municipal, vestidos de riguroso luto y con la medalla de la ciudad al cuello, hizo su entrada en la catedral una vez depositado el féretro del escritor y se situó en la parte de la izquierda, mientras que la zona de la derecha se habilitó para las decenas de medios de comunicación que siguieron el funeral.

Nada más comenzar el funeral, oficiado por el administrador diocesano, Félix López Zarzuelo, se abrieron las puertas de la catedral, que en apenas unos minutos quedó totalmente abarrotada.

Diariodenavarra.es no se responsabiliza ni comparte necesariamente las ideas o manifestaciones depositadas en las opiniones por sus lectores La discrepancia y la disparidad de puntos de vista serán siempre bienvenidos mientras no ataquen, amenacen o insulten a una persona, empresa, institución o colectivo, revelen información privada de los mismos, incluyan publicidad comercial o autopromoción y contengan obscenidades u otros contenidos de mal gusto.
Diariodenavarra.es se reserva el derecho a decidir las noticias que admiten comentarios de los lectores.

Atención: Tu petición no ha sido procesada correctamente. Comprueba que has rellenado todos los campos obligatorios correctamente y vuelve a intentarlo.

(*) Todas las opiniones que tengan rellenados estos campos pueden aparecer publicadas en el periódico impreso


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra
  • Miguel Delibes era un magnífico exponente de nuestra literatura, merecedor del Nòbel sin la más mínima duda.Ser humano de una sencillez admirable. Resulta un privilegio que hayamos podido compartir sus creaciones. Siempre estará presente entre nosotros por su magnífica obra y por el cariño compartido. Miguel Delibes, siempre gracias. Isabel Blanco.ISABEL BLANCO OLLERO
  • Me imagino que algún miembro de la casa real, no tendría las suficientes ocupaciones para acudir a la despedida de uno de los mayores defensores de la lengua. Luego no se que es lo que quieren defender, ya que las miembro-as del gobierno, no son de lo más indicado.larun
  • DESCANSE EN PAZ. GRACIAS POR LOS MARAVILLOSOS MOMENTOS QUE DISFRUTE LEYENDO "EL HEREJE".NAVARRA
  • Gracias por La Hoja Roja, libro que me gustó mucho.Descanse en paz. Esther
  • Gran escritor,mejor persona y como tal, muy amante de la naturaleza. Descanse en Paz.GorkaCB

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual